Ser pacientes en la lucha interior


Tened, pues, paciencia, hermanos, hasta que llegue el Señor. Ved cómo el labrador, con la esperanza de los preciosos frutos de la tierra, aguarda con paciencia las lluvias tempranas y las tardías.

Es necesario saber esperar y luchar con paciente perseverancia, convencidos de que con nuestro interés agradamos a Dios. «Hay que sufrir con paciencia –decía San Francisco de Sales– los retrasos en nuestra perfección, haciendo siempre lo que podamos por adelantar y con buen ánimo. Esperemos con paciencia, y en vez de inquietarnos por haber hecho tan poco en el pasado, procuremos con diligencia hacer más en lo porvenir».
Además, la adquisición de una virtud no se logra, de ordinario, con violentos esfuerzos esporádicos, sino con la continuidad de la lucha, la constancia de intentarlo cada día, cada semana, ayudados por la gracia. «En las batallas del alma, la estrategia muchas veces es cuestión de tiempo, de aplicar el remedio conveniente, con paciencia, con tozudez. Aumentad los actos de esperanza. Os recuerdo que sufriréis derrotas, o que pasaréis por altibajos –Dios permita que sean imperceptibles– en vuestra vida interior, porque nadie anda libre de esos percances. Pero el Señor, que es omnipotente y misericordioso, nos ha concedido los medios idóneos para vencer. Basta que los empleemos (...) con la resolución de comenzar y recomenzar en cada momento, si fuera preciso».
El alma de la constancia es el amor; solo por amor se puede ser paciente y luchar, sin aceptar los defectos y los fallos como algo inevitable y sin remedio. No podemos ser como aquellos cristianos que, después de muchas batallas y peleas, «acabóseles el esfuerzo, les falto el ánimo» cuando estaban ya «a dos pasos de la fuente del agua viva».
Ser paciente con uno mismo al desarraigar las malas tendencias y los defectos del carácter, significa a la vez huir del conformismo y aceptar el presentarse muchas veces delante del Señor como aquel siervo que no tenía con qué pagar, con humildad, pidiendo nuevas gracias. En nuestro caminar hacia el Señor, sufriremos abundantes derrotas; muchas de ellas no tendrán importancia; otras sí, pero el desagravio y la contrición nos acercarán todavía más a Dios. Este dolor y arrepentimiento por nuestros pecados y deficiencias no son tristes, porque son dolor y lágrimas de amor. Es el pesar de no estar devolviendo tanto amor como el Señor se merece, el dolor de estar devolviendo mal por bien a quien tanto nos quiere.



Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD

Escalera hacia la perfección espiritual


Miércoles 24 de noviembre de 2010

Escribe esto, Mi amada hija. La Fe tiene una manera de abandonar a Mis más devotos seguidores cuando menos se lo esperan. Esto es importante ya que prueba su Fe para que puedan regresar dentro de Mi Corazón mucho más fuertes por la experiencia. No teman, esta es una prueba que Yo permito que Mis hijos soporten para que se vuelvan más fuertes.

No es fácil mantener su Fe en Mí, hijos Míos, porque hay muchos obstáculos que o
bloquean su devoción. Ustedes, de vez en cuando, sentirán un completo vacío en su alma. Esto puede dejarlos en un estado muy agitado porque se sienten solos sin apoyo.

Para Mis fieles seguidores, deben entender esto. Yo, a pesar de la soledad que puedan experimentar, nunca estoy lejos. Todos estos episodios tienen un objetivo, fortalecer su Fe de tal manera como para asegurar que se muevan un nuevo paso hacia Mí cada vez. Es lo que se llama la escalera hacia la perfección espiritual, que es el Cielo. Es una escalera larga y puede llevar mucho tiempo alcanzar los peldaños más altos. Cada peldaño puede representar una nueva revelación en las lecciones que ustedes deben experimentar, antes de poder alcanzar las gracias que necesitan para elevar sus almas a la perfección espiritual necesaria para entrar en el Paraíso de Mi Padre.

Conforme cada peldaño es subido una nueva conciencia de lo que espero de ustedes es alcanzada. Difícil a veces. Injusto, puede parecer, otras veces. Pero por cada peldaño que suban, más astutos se vuelven en la comprensión de la verdad de Mis Enseñanzas.

Algunos suben estos peldaños rápidamente mientras otros se toman su tiempo. Algunos de Mis devotos seguidores pueden perder el valor y retroceder un peldaño, dos peldaños o tres a la vez. Esto es natural. Otros que avanzan demasiado rápido, ganan una confianza que los convence de que ellos entienden todos los asuntos espirituales. Pero esta es la manera del engañador de hacerlos creer y aceptar esa falsa confianza. Todos los dones otorgados a ustedes solo pueden provenir de Mí. Se les dan, Mis fieles seguidores, por Mi ilimitado amor por ustedes. Nunca deben asumir que porque su Fe es fuerte, que todo esto es obra de ustedes. Sí, su Fe puede ser fuerte debido a su ternura de corazón. Sin embargo esto también es un don Mío. Deben, a fin de alcanzar el peldaño más alto, ser humildes en su amor por Mí. Muestren virtud todo el tiempo.

Muestren confianza en su Fe, por supuesto, ya que esto me complace. Pero nunca caigan en la trampa de creer que conocen los misterios completos del Reino Divino. Como humanos nacidos con pecado original, solo el tiempo les revelará estos misterios, hijos Míos.

Esfuércense siempre por aceptar todo, aún las pruebas que pueda enviarles, como un Regalo de parte Mía. Todos Mis regalos son otorgados para hacerlos fuertes en su amor por Mí.

Estoy tan orgulloso de todos Mis hijos que creen en Mí y que me muestran honor y respeto. A fin de que pueda elevarlos a la más completa gloria del Paraíso de Mi Padre, necesitan aspirar a la gloria de la unión perfecta Conmigo.

Hacer esto, hijos Míos, lleva un poco de tiempo y requiere paciencia antes de que cedan al total abandono de su alma a Mí. Una vez que eso ocurre se convierten en parte de Mi Cuerpo Místico por toda la eternidad.

Ríndanse, hijos Míos, a Mi absoluto amor puro y nunca tendrán que mirar atrás o temer porque estarán a salvo en Mis brazos.

Manténganse fuertes Mis hijos fieles, aún frente a los obstáculos porque no abandonaré nunca a Mis bienamados devotos seguidores. Jamás.

Su amoroso Salvador

Jesucristo



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a24-nov-2010/
Templario ha dicho que…
Nada te turbe,
Nada te espante,
Todo se pasa,
Dios no se muda.
La paciencia
Todo lo alcanza;
Quien a Dios tiene
Nada le falta:
Sólo Dios basta.
Eleva el pensamiento,
Al cielo sube,
Por nada te acongojes,
Nada te turbe.
A Jesucristo sigue
Con pecho grande,
Y, venga lo que venga,
Nada te espante.
¿Ves la gloria del mundo
Es gloria vana;
Nada tiene de estable,
Todo se pasa.
Aspira a lo celeste,
Que siempre dura;
Fiel y rico en promesas,
Dios no se muda.
Ámala cual merece
Bondad inmensa;
Pero no hay amor fino
Sin la paciencia.
Confianza y fe viva
Mantenga el alma,
Que quien cree y espera
Todo lo alcanza.
Del infierno acosado
Aunque se viere,
Burlará sus furores
Quien a Dios tiene.
Vénganle desamparos,
Cruces, desgracias;
Siendo Dios su tesoro,
Nada le falta.
Id, pues, bienes del mundo;
Id, dichas vanas;
Aunque todo lo pierda,
Sólo Dios basta.
Non Nobis.