Si no hay infierno, la 2ª venida de Cristo no tiene sentido


23 de marzo de 2020 - El pecado, por su propia naturaleza, es un ataque directo o una violación de algún bien. Por ejemplo, la mentira ofende el bien de la verdad; la gula transgrede el bien de la alimentación adecuada. Ahora bien, ¿algunos actos malvados contravienen un bien hasta tal punto que merecen la condenación eterna? De acuerdo con la tradición católica, estos actos se denominan pecados mortales. Veamos algunos ejemplos.

La fornicación y el adulterio violan gravemente el bien del matrimonio y la sexualidad. Mientras que las parejas, en estos actos sexuales, pueden desear expresar su amor por el otro, lo que en realidad están haciendo es atacar el bien del matrimonio y los actos sexuales que pertenecen exclusivamente al matrimonio.

Al sostener que la fornicación y el adulterio son pecados mortales, la moral cristiana percibe que el matrimonio y los actos sexuales realizados dentro del matrimonio poseen una dignidad y una bondad tan grandes, que violar la belleza inherente del matrimonio mediante la fornicación y el adulterio es merecedor de la condenación. La condenación relacionada con la fornicación y el adulterio, por lo tanto, es un reconocimiento que acentúa la inexpugnable sacralidad, la inviolable bondad y el vínculo indisoluble entre un hombre y una mujer en el matrimonio. Disminuir el juicio contra la fornicación y el adulterio, suponer que "no es gran cosa", es degradar la absoluta bondad dada por Dios al propio matrimonio.


Una vez más, las graves violaciones contra la dignidad y el valor inherentes de la persona humana son también pecados mortales que merecen la condenación eterna, por ejemplo, el asesinato, la esclavitud, la trata de seres humanos y el odio y los prejuicios extremos. Matar a los inocentes, realizar abortos o abortar, vender a otros para su explotación sexual, atacar y agredir a otros por su raza o religión, practicar la eutanasia a los ancianos o a los discapacitados físicos o mentales, todos estos actos, al igual que otros similares, abusan gravemente de la sacrosanta bondad y dignidad que reside en cada ser humano.

Una vez más, sostener que tales actos malvados no son merecedores del Infierno es decir que la dignidad y el valor de cada persona no tiene un valor supremo. La naturaleza del castigo debe ser siempre proporcional a la ofensa cometida y al bien violado. En los ejemplos anteriores, el bien de la persona es tan profanado que, sin arrepentimiento, el Infierno es el único castigo apropiado.

Aunque los pecados mortales son merecedores del Infierno, lo que no se puede olvidar es la misericordia del Padre manifestada en Jesucristo. Arrepentirse de tales pecados mortales y pedir perdón, junto con hacer penitencia por la ofensa, devuelve al pecador a la vida a través del Espíritu Santo. Esta es la buena noticia de la salvación - ningún pecado es imperdonable. Hasta el momento de la muerte, todos pueden evitar el infierno y llegar a disfrutar de la vida eterna con Dios.

Aquí, algunos pueden, sin embargo, proponer que el arrepentimiento después de la muerte puede ser posible. Los que mueren en pecado grave pueden ser castigados por un tiempo, tal vez por mucho tiempo, pero, eventualmente, serán purificados y perdonados, y así entran en la dicha celestial. Abogar por tal posición, sin embargo, hace que la vida en esta tierra sea una farsa.

Si todos van al Cielo, nada de lo que se haga en esta vida tendrá un significado eterno, ni para el bien ni para el mal. El bien que uno hace no merecería, en Jesucristo, la vida eterna, y el mal no tendría consecuencias condenatorias duraderas. La importancia de esta vida se ha perdido. Esforzarse por vivir una vida virtuosa no tiene sentido. El valor, la valentía, la galantería y la nobleza pierden su integridad inherente.

No hay situaciones en las que uno pueda manifestar su temple y firmeza - cuidar de un amigo enfermo o de un cónyuge anciano, o defender abiertamente lo que es verdadero y bueno contra las fuerzas del mal. No habría ninguna disposición a predicar el Evangelio, ni siquiera a practicar la propia fe. No habría momentos en los que uno deba elegir entre ser valiente o encogerse por cobardía - al final tampoco importaría.

Los mártires se hacen en un mundo donde el infierno es una opción de vida, porque uno nunca se sentiría desafiado a amar a Dios y al prójimo al máximo, a renunciar libremente a su vida. Sin la posibilidad del Infierno, la vida pierde su entusiasmo, su vitalidad, su seriedad, porque nada de lo que uno haga aquí tendrá un valor eterno. La vida se convierte simplemente en una farsa - una pretensión de tomar decisiones importantes, de ejecutar decisiones significativas, de lograr realmente algo importante.


Un Dios bueno y amoroso, sin embargo, nunca habría creado un mundo tan fútil ni habría aprobado una vida tan inútil. Dios nos creó para expandir su bondad e imitar su amor, y hacerlo es para su gloria eterna y la nuestra. No hacerlo es para nuestra condena eterna.

En última instancia, si no hay infierno, la gloriosa venida de Jesús al final de los tiempos sería un evento hipotético. Ya sabríamos el resultado. La verdad, la bondad y la justicia no ganarían finalmente 
sobre la mentira, la maldad y la corrupción, porque, al final, ni la rectitud ni la maldad tendrían una importancia eterna. Los cabritos no serían separados de las ovejas y arrojados "en el fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles" (Mateo 25:41), porque incluso los cabritos terrenales no arrepentidos pastorearían ahora en el pasto celestial de las ovejas.

Tal escenario no estaría en consonancia con la bondad del Padre, ni con la verdad de su Hijo, Jesús, ni con el amor del Espíritu Santo. Lo que realmente sucederá cuando Jesús vuelva en la gloria es que los Santos brillarán como las estrellas. Se regocijarán en la bondad y la virtud inquebrantable de cada uno, y juntos darán alabanza y gloria a Dios, que es verdaderamente un Dios de amor y bondad, un Dios que los ha rescatado del pecado y de la condenación del pecado - el infierno.

Moisés dice a los israelitas, justo antes de entrar en la Tierra Prometida, "Hoy he puesto delante de ti la vida y la prosperidad, la muerte y la perdición". Si el pueblo guarda los mandamientos de Dios, vivirá; si no lo hace, perecerá. Moisés los exhorta: "Escoged la vida" (Deut. 30:15-20).

La Cuaresma es un tiempo para elegir la vida, un tiempo para cultivar la virtud y crecer en santidad. Elegir la vida aquí en la tierra tiene consecuencias eternas - la obtención de la vida eterna en el Cielo. No elegir la vida aquí en la tierra también tiene consecuencias eternas - la de perecer para siempre en el Infierno.

Como cristianos, sabemos que sólo si permanecemos en Cristo, que es la luz de la vida, podemos elegir verdaderamente la vida - la vida del Espíritu Santo a través de la cual nos convertimos en hijos de nuestro Padre celestial.


https://www.thecatholicthing.org/  By Thomas G. Weinandy, OFM, Cap.

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD

14 abril 2012


..Mientras muchos creyentes continúan rindiéndome homenaje, esto lo hacen con sus propias condiciones.

Algunos sentirán la necesidad de diferenciarse de sus hermanos y hermanas, para mostrar al mundo cuánto saben en asuntos espirituales. Ellos entonces usan sus propias interpretaciones de lo que Mi Misericordia realmente significa.

¿Cuántas veces han oído que Dios es todo misericordia? “Él es tan misericordioso que, porque Él ama a todos, ¿Él nunca los condenaría?”

“Que Él ¿nunca enviaría un alma al Infierno?”

Bueno, esto es falso. Tantas mentiras, en donde la existencia del Infierno es negada, será la caída de los cristianos.

Las personas se condenan ellas mismas al Infierno. Yo no las pongo ahí. Ellos lo eligen, al negarse a dar su espalda al pecado mortal.

Tampoco buscarán perdón ni mostrarán remordimiento. Esto es un pensamiento peligroso y es el deber de todos los Cristianos, advertir a otros de los peligros del Infierno.

Tantos, incluyendo a aquellos que rechazan a sus hijos el sacramento del Bautismo, hablan como si el pecado ya no importara más.

Ellos creen que todo pecado “será” perdonado. Esto no es correcto.

Todo pecado “puede” ser perdonado, no importa cuán oscuro sea, pero sólo si el pecador busca perdón.

Ahora os hablo desde el Cielo para preparar a todos los hijos de Dios para Mi Segunda Venida y ¿qué encuentro?

Os hablo desde detrás de las paredes de la prisión y en una celda dentro de la cual Me habéis metido, porque rehúsáis creer que Yo podría hablaros de esta manera.

¡Oh, cómo Me ofendéis!

A aquellos que han dedicado sus vidas devotos a Mí y que están bien informados acerca de Mi Sagrada Escritura, pero que ahora me rechazan, les digo esto:

Vuestros rechazos de Mí ahora, os dejarán atormentados y con gran dolor, cuando la Verdad os sea revelada.

Porque entonces, os daréis cuenta de las almas que echasteís a un lado, cuando Yo necesitaba vuestra ayuda para salvarlas.

Cómo Me hacéis llorar con la frustración de vuestra ceguera, causada por vuestra falta de humildad.

Dudáis de Mi Santa Palabra cuando deberíais abrazarla, sujetarla, porque vosotros sois un alma que se ahoga y no tenéis generosidad de corazón.

Os suplico que respondáis a Mi llamada.



Vuestro bienamado Jesús,

Redentor de la Humanidad



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a2012-abr-14-tantas-mentiras-donde-la-existencia-del-infierno-es-negada-sera-la-caida-de-los-cristianos/
Templario ha dicho que…
S. Juan 15,1-8: Sin mí no podéis hacer nada.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador.
A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca,
y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto.
Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado;
permaneced en mí, y yo en vosotros.
Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.
Yo soy la vid, vosotros los sarmientos;
el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante;
porque sin mí no podéis hacer nada.
Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden.
Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros,
pediréis lo que deseáis, y se realizará.
Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.»

Non Nobis.