Un monseñor indignado con la homilía de Fco



(...)Monseñor ICS me escribió. No hablamos por teléfono, me escribió bastante indignado. ¿Sabes por qué? Porque después de un día duro también para él, había leído por fin la homilía que el Pontífice reinante había dado en Santa Marta por la mañana. Le ofrecemos una parte, el resto lo encontrará en el boletín de la Santa Sede de ayer. El Pontífice dijo:

"Había un hombre que había estado enfermo durante treinta y ocho años. ¡Treinta y ocho años allí, esperando la cura! Te hace pensar, ¿no? Es un poco demasiado... Porque un hombre que quiere curarse se las arregla para que alguien le ayude, se mueve, es un poco rápido, incluso un poco inteligente... Pero este, treinta y ocho años allí, hasta el punto de que no sabemos si está enfermo o muerto... "Jesús, viéndole acostado", y conociendo la realidad, que estaba allí desde hace mucho tiempo, "le dijo: "¿Quieres curarte?"" (v. 6). Y la respuesta es interesante: no dice que sí, se queja. ¿Sobre la enfermedad? No. "El enfermo respondió: 'Señor, no tengo a nadie que me bañe en la piscina cuando el agua se agita. Mientras estoy a punto de ir allí - estoy a punto de tomar la decisión de ir - otro baja antes que yo." (v. 7). Un hombre que siempre llega tarde. Jesús le dice: "Levántate, toma tu camilla y anda" (v. 8). "El hombre se restableció instantáneamente" (v. 9).
Nos hace pensar en la actitud de este hombre. ¿Estaba enfermo? Sí, quizás, tenía alguna parálisis, pero parece que podía caminar un poco. Pero estaba enfermo en su corazón, estaba enfermo en su alma, estaba enfermo de pesimismo, estaba enfermo de tristeza, estaba enfermo de pereza. Esta es la enfermedad de este hombre: "Sí, quiero vivir, pero...", ahí estaba. Y su respuesta no es: "Sí, quiero curarme". No, se está quejando: "Los otros son los primeros, siempre los otros". La respuesta a la oferta de Jesús de curar es una queja contra los demás. Y así, treinta y ocho años quejándose de los demás. Y no hacer nada para sanar".

Eso es todo. Y Monseñor ICS se empeñó en señalar, no sin cierta vehemencia..:

La homilía del Papa en la misa de hoy, fue sobre el paralítico y la piscina. Leí lo que dijo Bergoglio. No, no es que no sea "normal", como me dijo un amigo indignado. No, es ignorante e incluso un poco blasfemo.

En todos los comentarios del Evangelio, que conozco, este episodio de la piscina de Betsaida (Juan 5, 1-16) es el símbolo de la PERSEVERANCIA de este pobre hombre que permaneció allí, al borde del agua durante treinta y ocho años con la esperanza de curarse, sin salir nunca de ella.

Es también un símbolo de la paciencia que debemos tener con nosotros mismos en nuestra lucha interior contra los defectos dominantes.

Un autor, refiriéndose a este pasaje del Evangelio, explicó que el Señor puede pedirnos incluso treinta y ocho años para crecer en una virtud, teniendo paciencia con nuestras faltas.

Si el paralítico hubiera sido un perezoso quejoso perezoso (y un poco hipocondríaco, parece dar a entender Fco...), el Señor no le habría ayudado.


El hombre que es el protagonista del Evangelio de hoy PERSEVERA durante treinta y ocho años, no PECA de pereza durante treinta y ocho años.

No sólo eso, habría permanecido allí hasta el final de sus días, si no hubiera tenido la recompensa de encontrar a Jesús, precisamente por su constancia.

Este episodio también explica la importancia de la evangelización (proselitismo para el Papa Bergoglio).

De hecho, este pasaje del Evangelio siempre se ha utilizado para explicar que nadie debería tener que confesar "Señor, no tengo a nadie", ya que el pasaje del Evangelio se refiere - y debe interpretarse como una referencia - a los enfermos de espíritu.

La expresión del paralítico "HOMINEM NON HABEO" ("No tengo a un hombre") se ha convertido, o quizás siempre lo ha sido a lo largo de los siglos, en cada comentario del Evangelio, el significado de la INDIFERENCIA ESPIRITUAL hacia el prójimo necesitado en el alma.

Significa que todos han sido indiferentes a las necesidades de su alma, excepto el Salvador, y la invitación es de hecho a la evangelización.

Ciertamente, no atención ortopédica o psicoanalítica (como Bergoglio hubiera preferido) para actuar solo, sólo con la propia voluntad.



https://www.marcotosatti.com/author/wp_7512482/


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Leer la bella descripción del pasaje por María Valtorta: 3-225-435 (4-87-542).-Curación del paralítico de la piscina de Betsaida, en sábado, y la disputa con los judíos sobre las obras del Hijo