Un sacerdote, sobre las medidas tomadas por la Iglesia




(...) en primer lugar, creo que lo que está en juego en este asunto es doble. Por un lado, la salud pública de los ciudadanos, que siempre debe ser garantizada por el Estado. Por otra parte, la salud del alma que la Iglesia tiene también el deber de proteger para respetar ese mandato divino recibido de Cristo y que representa el bien más precioso de todo bautizado. Digo esto porque en situaciones similares es necesario estar unidos incluso en la división de tareas y la separación de áreas de competencia. De lo contrario llegamos a interferencias y malentendidos desagradables.


Es evidente que el Estado no puede regular los asuntos espirituales, ya que no tiene autoridad en estos asuntos y no tiene mandato divino. Por otra parte, la Iglesia no puede ocuparse de cuestiones relativas a situaciones temporales, excepto en el caso de que pueda expresar, como autoridad moral, sus opiniones sobre ciertos asuntos particularmente graves y de vital importancia.

La situación de emergencia provocada por la epidemia, la necesidad de tomar decisiones rápidas para frenar el contagio, ha impedido de hecho una reflexión seria y un diálogo sano, para salvaguardar las prioridades de un Estado laico sin dañar los bienes espirituales de la Iglesia.

Hace pensar mucho que en un período histórico como el nuestro, atento a los derechos de todos, garante de las minorías, enemigo de los que incitan al odio, una situación de emergencia de este tipo lo hará estallar todo, revelando los defectos de un sistema estatal no preparado y de una Iglesia cuya preocupación se desequilibra más hacia el cuerpo que hacia el alma. Nivelándolo todo, parecía la mejor opción para resolver el asunto rápidamente y casi sin dolor.

Al hacerlo, existe un serio riesgo de tirar al niño con el agua sucia, teniendo en cuenta que en Italia el número de cristianos católicos sigue siendo mayoritario y, aunque el cristianismo ya no es la religión del Estado, como lo era antes, sigue teniendo un importante peso civil. Personalmente creo que la Santa Iglesia, a través de sus pastores, debería haber iniciado inmediatamente un diálogo franco con el Estado para que se garantizara a los fieles el derecho a ejercer su fe y a los sacerdotes el derecho a ejercer su ministerio, aunque con la debida cautela ante la situación actual.

En una situación de emergencia sanitaria como ésta, la fe sigue representando una fuerte esperanza para muchas personas, un instrumento interior que activa los recursos y permite esa resistencia capaz de avanzar. La fe no sólo concierne a la esfera religiosa, sino que está ligada a la virtud de la esperanza, y el hombre sin esperanza muere. Por esta razón, una medida restrictiva de este tipo, a pesar de las buenas intenciones, corre el riesgo de traer consigo efectos secundarios que sólo veremos lúcidamente cuando el peligro haya cesado, entendiendo en un futuro próximo el tipo de precedente que se ha creado.

Mis pensamientos están con los muchos ancianos que no están acostumbrados a usar las nuevas tecnologías y que no pueden seguir a la Misa en vivo en Facebook. Para ellos el consuelo no pasa sólo por la emisión de la misa en la televisión o la radio, sino sobre todo por la visita del sacerdote y la recepción de la comunión eucarística. Este pensamiento mío se refleja en las palabras del Papa en estos días que dice: "los pastores no deben dejar sólo al pueblo de Dios, sin la Palabra, los sacramentos y la oración". Bien, pero cómo puedo oír una confesión si no me acerco, cómo puedo administrar la unción si no toco el cuerpo enfermo y moribundo con aceite. ¿Difíciles decisiones que casi imponen una elección entre la corporalidad y la espiritualidad? 

El cuerpo es un regalo de Dios y es nuestro deber curarlo y salvaguardarlo de peligros y enfermedades, pero este cuerpo nuestro es limitado, no inmortal. Cuando no se puede hacer nada más, todavía se puede actuar sobre el alma, se puede curar y salvar el alma de la muerte eterna, y así también recuperar el cuerpo mientras se espera su gloriosa resurrección, tal como se recita en el Credo dominical. Desgraciadamente, ha habido casos en los que los fieles enfermos no han podido recibir la Eucaristía, los penitentes no han podido reconciliarse y los sacerdotes se han visto impedidos por diversos factores de llevar a cabo su ministerio. No digo esto para tentar a Dios ni para transmitir un sentimentalismo religioso supersticioso, lo digo porque mi experiencia de tantos años como capellán en el hospital me ha llevado a esta conclusión, y los propios trabajadores de la salud han reconocido el valor meritorio de la asistencia a los enfermos.

Cuando la emergencia termine, todos debemos responder a nuestra conciencia con respecto a ciertas deficiencias que ponen en duda el bien común, que también pasa por el respeto a la fe del prójimo.

Para concluir, permítanme citar la actitud burlona de algunos fieles cristianos hacia sus obispos. En este momento la Iglesia no necesita divisiones, si la situación que estamos viviendo es grave es aún más grave para agitar las luchas internas. Las disposiciones dadas no son ciertamente perfectas, de hecho habrían necesitado más sabiduría, pero esto no autoriza a nadie a transgredirlas y a ponerse de pie como juez de los obispos y de nosotros sus sacerdotes, que por gracia o por desgracia todavía representamos a los líderes reconocidos del Pueblo de Dios. Como niños libres, también expresamos nuestro dolor y disensión sin que ello termine en una rebelión, lo que nos haría más parecidos a lobos voraces que a ovejas mansas.


http://isoladipatmos.com/

Comentarios