Viganò vuelve a poner los puntos sobre las íes



(...)MJM: ¿Siente Su Excelencia que hay ciertos pecados que han provocado la ira de Dios más que otros?

Los crímenes que nos manchan a cada uno de nosotros a los ojos de Dios son otro golpe de martillo en los mismos clavos usados para perforar las sagradas y venerables Manos de Nuestro Señor, un látigo que arranca la carne de su Sagrado Cuerpo, un escupitajo en su amado Rostro. Si nos diéramos cuenta de estas cosas, nunca volveríamos a pecar. Y los pecadores llorarían con profundo dolor por el resto de sus vidas. Y sin embargo, esto es lo que realmente sucedió: durante su Pasión, nuestro divino Salvador tomó sobre sí no sólo el pecado original, sino también todos los pecados que todos los hombres han cometido y cometerán. Lo más glorioso es que Nuestro Señor fue a morir en la Cruz, cuando una sola gota de su Preciosísima Sangre hubiera bastado para redimirnos a todos. Cujus una stilla salvum facere totum mundum quit ab omni scelere, como nos enseña Santo Tomás.

Además de los pecados cometidos por los individuos, también están los pecados de las sociedades, de las naciones. El aborto, que sigue matando a niños inocentes incluso durante la pandemia; el divorcio, la eutanasia,  los llamados "matrimonios gay", la celebración de la sodomía y otras perversiones terribles, la pornografía, la corrupción de niños, la especulación de la élite financiera, la profanación de los domingos, y la lista continúa...

MJM.¿Podemos preguntar por qué Su Excelencia hace una distinción entre los pecados de los individuos y los pecados de las naciones?

Santo Tomás de Aquino enseña que es el deber del individuo reconocer, adorar y obedecer al único Dios verdadero. Por la misma razón, las sociedades, que comprenden muchos individuos, no pueden dejar de reconocer a Dios y asegurar que sus leyes permitan a los miembros de la sociedad alcanzar el fin espiritual al que han sido destinados. Hay naciones que no sólo ignoran a Dios, sino que lo niegan abiertamente. Hay otras que requieren que sus ciudadanos acepten leyes contra la moral natural y la enseñanza católica, como el reconocimiento del derecho al aborto, la eutanasia y la sodomía. Otros corrompen a los niños y violan su inocencia. Aquellos que permiten que la gente blasfeme contra la Divina Majestad de Dios no pueden evadir el castigo de Dios. Los pecados públicos requieren una confesión pública y una expiación pública, si se busca el perdón público. No olvidemos que la comunidad eclesiástica, que también es una sociedad, no está exenta de los castigos celestiales cuando sus dirigentes se hacen responsables de las ofensas colectivas.

MJM.¿La Iglesia puede tener faltas?

La Iglesia siempre ha sido indefectiblemente santa, porque es el Cuerpo Místico de Nuestro Señor y Salvador, y sería no sólo temerario sino también blasfemo comenzar a considerar que esta institución divina que la Providencia puso en esta tierra para darnos a todos la gracia como la única Arca de la Salvación pudiera ser incluso mínimamente imperfecta. Las alabanzas que cantamos a la Madre de Dios, a quien llamamos precisamente Mater Ecclesiae, pueden ser cantadas a la Iglesia, la Mediadora de todas las gracias a través de los Sacramentos, la Madre de Nuestro Señor, en cuyos miembros se apoya. La Iglesia es el Arca de la Alianza, guardiana del Santísimo Sacramento y de los Mandamientos. La Iglesia es el Refugio de los Pecadores, a quienes concede el perdón después de una buena confesión. Es la salud de los enfermos, a quienes siempre ha prodigado mucho cuidado. Esta Reina de la Paz promueve la armonía predicando el Evangelio. Sin embargo, también es terrible como un ejército puesto en orden de batalla, porque Nuestro Señor ha dado a sus ministros sagrados el poder de aplastar demonios y la autoridad de las Llaves del Cielo. No olvidemos que la Iglesia no sólo es la Iglesia Militante aquí en la tierra, sino también la Iglesia Triunfante y la Iglesia Penitente, cuyos miembros son todos santos.


También debo decir que aunque la Iglesia es santa, algunos de sus miembros y de su jerarquía aquí en la tierra pueden ser pecadores. En estos tiempos difíciles, ha habido muchos clérigos indignos del nombre, como lo demuestran los escándalos de abusos cometidos por ellos y, desgraciadamente, incluso por los obispos y cardenales. La falta de fe de los Sagrados Pastores es un escándalo para sus cohermanos y para muchos entre los fieles, no sólo en cuanto a la lujuria de la sed de poder, sino también -podría decirse que especialmente- cuando tocan la integridad de la Fe, la pureza de las enseñanzas de la Iglesia y la santidad de la moral. Incluso han cometido actos de una gravedad sin precedentes, como vimos con la adoración del ídolo de la pachamama en el mismo Vaticano. En efecto, creo que Nuestro Señor se ha indignado con razón por la gran multitud de escándalos cometidos por aquellos que deberían dar buen ejemplo, por ser Pastores, a los rebaños a los que han sido confiados.

No olvidemos que el ejemplo dado por tantos en la Jerarquía no es sólo un escándalo para los católicos: es un escándalo para los de fuera que miran a la Iglesia como un faro y un punto de referencia. Y esto no es todo: este flagelo no puede dispensar a la Iglesia, en su Jerarquía, de hacer un examen de conciencia adecuado para ceder al espíritu de este mundo. No puede eludir su deber de condenar firmemente todos los errores que ha permitido después del Concilio Vaticano II, que han hecho caer sobre ella todos esos justos castigos. Debemos enmendar nuestros caminos y volver a Dios.

Me duele tener que decir que incluso ahora, después de haber visto la ira divina golpeando al mundo, seguimos ofendiendo a la Majestad de Dios al hablar de la madre tierra exigiendo respeto, como dijo el Papa hace unos días en su enésima entrevista. Lo que debemos hacer es pedir perdón por el sacrilegio perpetrado en la Basílica de San Pedro, y reconsagrarlo antes de que el Santo Sacrificio de la Misa pueda ser dicho allí. También debemos convocar una procesión pública para mostrar la penitencia, aunque sólo los Prelados participen bajo la guía del Papa. Deben invocar la misericordia de Dios sobre sí mismos y sobre su pueblo. Esto sería un signo de esa verdadera humildad que todos esperamos ver, como reparación por todas las ofensas cometidas.

¿Cómo vamos a contener nuestro desconcierto cuando oímos palabras como las que se dijeron en Santa Marta el 26 de marzo? El Papa dijo: "El Señor no debe encontrarnos, al final de nuestras vidas, y decirnos: 'Sois unos corruptos'. Habéis abandonado el camino que os mostré. Os habéis inclinado ante los ídolos'". Palabras como estas son realmente desconcertantes, especialmente si recordamos que el mismo Fco cometió un terrible sacrilegio ante los ojos y oídos del mundo entero, ante el mismo Altar de la Confesión de San Pedro, una verdadera profanación, un acto de pura apostasía, con esas imágenes sucias y satánicas de la pachamama.  


MJM. En la fiesta de la Anunciación de Nuestra Señora, los obispos de Portugal y España dedicaron sus países al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María. Los obispos de Irlanda y de Inglaterra y Gales hicieron lo mismo. En muchas diócesis y pueblos de otros lugares, los obispos y las autoridades locales han puesto sus comunidades bajo la protección de María Santísima. ¿Cómo considera Su Excelencia estos eventos?

Son acciones que llenan mi corazón de esperanza. Aunque no son suficientes para expiar nuestras faltas, han sido completamente ignoradas por los que están en la cima de la Iglesia, aunque los simples fieles han clamado durante mucho tiempo por actos solemnes como estos por parte de sus Pastores. Nuestra Señora de Fátima pidió al Papa y a todos los Obispos que consagraran Rusia a su Inmaculado Corazón, y anunció guerras y desastres hasta que esto ocurrió. Sus llamadas no han sido escuchadas. ¡La Jerarquía debe ahora reformarse y obedecer a la Madre de Dios! ¡Es vergonzoso y escandaloso que ningún Obispo de Italia (NT: ni de EEUU) se haya unido a esta gran iniciativa!

MJM: ¿Cómo juzga usted la suspensión de los Sacramentos que hemos visto en casi todo el mundo?

Es un sufrimiento terrible, tal vez el peor que los fieles han visto jamás. Es increíble pensar que tal cosa se le haya negado a los moribundos.


En esta coyuntura, parece que la Jerarquía, con muy pocas excepciones, no ha tenido ningún escrúpulo en cerrar las iglesias y en impedir la participación de los fieles en el santo sacrificio de la misa. Se han comportado como fríos burócratas, como ejecutores de la voluntad del Príncipe, y la mayoría de los fieles han tomado sus acciones como un signo de su falta de Fe. ¿Quién puede culparlos?

Casi me pregunto, y es terrible pensar, si el cierre de las iglesias y la suspensión de todas las celebraciones no será otro castigo de Dios, además de la pandemia. Que sepan que por las cosas que peca un hombre, por las mismas cosas también es atormentado. Aunque (Dios) se sienta ofendido por la negligencia y la falta de respeto de sus sacerdotes, indignado por la profanación del Santísimo Sacramento que se produce todos los días cuando comulgan en la mano, y cansado de tontos cantos o heréticas homilías, sigue estando -desde su lugar de silencio dentro del Sagrario- satisfecho por la austera alabanza que ofrecen los muchos Sacerdotes que siguen diciendo la Misa de todos los tiempos. La misa que se remonta a los tiempos de los Apóstoles. Y que siempre ha sido el corazón que late en la Iglesia a través de los siglos. Recordemos esta solemne advertencia: Nadie se burla de Dios.


Claramente entiendo y comparto las preocupaciones básicas sobre la seguridad y la protección que las autoridades requieren para la salud pública. Sin embargo, así como tienen el derecho de aprobar medidas para las cosas que afectan a nuestros cuerpos, las autoridades de la Iglesia tienen el derecho y el deber de preocuparse por la salud de nuestras almas. No pueden negar a los fieles el sustento espiritual que reciben de la Eucaristía, sin mencionar el Sacramento de la Confesión, la Misa y el Viático. 

Cuando todavía estaban abiertos tantos comercios y restaurantes, las distintas Conferencias Episcopales ya habían suspendido todas las funciones sagradas, incluso cuando las autoridades civiles no se lo habían pedido. Esto es una prueba más de que la Jerarquía está en un estado terrible y muestra que los Obispos están muy dispuestos a sacrificar el bienestar de las almas para pacificar el poder del estado o la dictadura de las ideas.


MJM.Su Excelencia mencionó restaurantes. ¿Qué dice de las comidas para los pobres que se ofrecieron en los últimos meses en los lugares de culto?

Para los católicos, ayudar a los necesitados es un acto de caridad. Así, de acuerdo con las bienaventuranzas, podemos ver a Nuestro Señor en los pobres, en los enfermos, en los prisioneros y en los huérfanos. Desde el principio, la Iglesia ha sido siempre un ejemplo luminoso en este campo. Incluso los paganos nos admiraban por ello. La historia nos muestra las muchas e impresionantes obras de ayuda que se han iniciado gracias a la generosidad de los fieles, incluso en tiempos de gran hostilidad por parte de los estados. Los gobernantes se han hecho cargo a menudo de estas obras bajo las órdenes de los masones, que claramente despreciaban las grandes obras de tantos buenos católicos. El cuidado de los pobres y de los marginados no es algo que haya empezado con Bergoglio o con varias asociaciones despiertas.

Debemos darnos cuenta de que cuando el nuevo régimen ayuda a los pobres, lo hace sin ninguna referencia a lo sobrenatural. Todo lo que vemos son obras de misericordia corporal, mientras que las obras de misericordia espiritual han sido completamente eliminadas. Y esto no es todo: el actual papado ha eliminado completamente cualquier forma de apostolado, y dice que la Iglesia no debe realizar ninguna actividad misionera, que llama proselitismo. Sólo podemos proporcionar comida, hospitalidad y cuidados sanitarios, pero nadie proporciona comida, hospitalidad o cuidados a las almas de aquellos que tan desesperadamente lo necesitan. La Iglesia moderna se ha convertido en una especie de ONG. La verdadera caridad no tiene nada que ver con su imitación masónica, por mucho que traten de ocultarla con un sentido extremadamente vago de la espiritualidad: es exactamente lo contrario, porque los diversos organismos que vemos en funcionamiento hoy en día niegan que haya una sola Iglesia verdadera, cuyo mensaje de salvación debe ser predicado a los que están fuera de ella. Pero esto no es todo: la Iglesia ha ido tan lejos después del Concilio en cuestiones de libertad religiosa y ecumenismo que muchos organismos caritativos confirman ahora a las personas confiadas a su cuidado en su paganismo o ateísmo. incluso les ofrecen lugares de culto donde pueden ir a orar. Hemos visto incluso terribles ejemplos de misas en las que, a petición explícita del Celebrante, en lugar del Santo Evangelio se toma una lectura del Corán o, como ha sucedido más recientemente, se ha practicado la idolatría en las iglesias católicas.

Creo que la decisión de convertir las iglesias en comedores o dormitorios para los necesitados es una prueba de esta hipocresía básica que, como hemos visto con el ecumenismo, toma una cosa aparentemente buena (como alimentar al hambriento o dar refugio a los desamparados) - y la explota para ayudar al gran plan masónico de una religión mundial sin dogmas, ni ceremonias, ni Dios. Usar las iglesias como hostales, en presencia de prelados engreídos que se dejan caer para servir pizzas o chuletas de cerdo con un delantal sobre su vestimenta eclesiástica significa profanarlas. Permítanme volver a lo que estaba diciendo y repetir que todo este sacrilegio es la causa subyacente de la actual pandemia.

Demasiado a menudo utilizan la pobreza y la falta de hogar de estas personas pobres para que puedan aparecer en las primeras páginas de los periódicos. Esto lo vimos muy a menudo con los desembarcos de todos esos inmigrantes. El único propósito era crear una nueva industria de recepción, detrás de la cual se esconden no sólo los intereses económicos sino también su complicidad con aquellos que buscan destruir una Europa cristiana, empezando por Italia.

MJM. En otros casos, como en la ciudad de Cerveteri cerca de Roma, las fuerzas del orden detuvieron a un sacerdote que estaba diciendo misa. ¿Cómo han reaccionado las autoridades de la Iglesia a este tipo de cosas?

Cerveteri puede haber sido simplemente un exceso de celo por parte de dos policías locales, especialmente si tienen que trabajar bajo todo el estrés extra que ha surgido desde el brote del coronavirus. Pero también debe quedar claro, sobre todo en un país como Italia que firmó un Concordato con la Iglesia en 1929, que las autoridades eclesiásticas tienen derechos exclusivos sobre los lugares de culto. La Santa Sede y el Ordinario local deberían haber protestado por tal violación del Tratado de Letrán, que fue confirmado de nuevo en 1984 y que sigue en vigor. Una vez más, la autoridad de los obispos, dada directamente a ellos por Dios, se derrite como la nieve y muestra cuán cobardes son todos ellos. Esto podría conducir a abusos aún peores en el futuro si no se corrige ahora. Permítanme aprovechar esta oportunidad para pedir una franca condena de esta inaceptable intromisión de las fuerzas gubernamentales en asuntos que son responsabilidad directa de las Autoridades de la Iglesia.

MJM. El Papa Francisco invitó a todos los cristianos, católicos y no católicos, a reunirse el 25 de marzo para pedirle a Dios que ponga fin a esta pandemia, y que se entienda que los miembros de otras religiones también pueden rezar.          

El relativismo religioso que se introdujo con el Vaticano II llevó a muchas personas a creer que la Fe Católica ya no era el único medio de salvación, o que la Santísima Trinidad era el Único Dios verdadero.

En su declaración de Abu Dhabi, el Papa Francisco dijo que Dios quiere todas las religiones. No solo es una flagrante herejía, sino que también es una apostasía muy seria y una terrible blasfemia. Decir que Dios quiere ser adorado como algo distinto a como se reveló a sí mismo significa que la Encarnación, Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Salvador no tienen ningún sentido. Significa que la razón de la fundación de la Iglesia, la razón por la que millones de santos mártires dieron sus vidas, por la que se instituyeron los Sacramentos, junto con el Sacerdocio y el propio Papado, no tienen sentido.


Desgraciadamente, justo cuando deberíamos estar expiando nuestras ofensas contra la divina Majestad de Dios, aquí hay alguien que nos pide que le recemos junto con los que niegan la divina Maternidad de su Madre, en su día de fiesta.
No será esta la mejor manera de poner fin a la peste actual

MJM: También es cierto que la Penitenciaría Apostólica ha concedido indulgencias especiales a los afectados por esta terrible aflicción y a los que les ayudan material y espiritualmente.

En primer lugar, permítanme subrayar que las indulgencias nunca pueden sustituir a los sacramentos. Debemos resistir firmemente a las viles decisiones tomadas por varios Pastores, que han prohibido a los Sacerdotes escuchar confesiones o bautizar a los niños. Estas medidas, junto con la prohibición de las Misas públicas y la suspensión de la Sagrada Comunión, van en contra de la ley de Dios, y son una prueba de que detrás de todo esto está Satanás. Sólo la malvada serpiente puede explicar estas medidas que traerán la pérdida espiritual de tantas almas. Sería como ordenar a los médicos que no traten a pacientes en peligro de muerte.

El ejemplo de los obispos de Polonia debería ser seguido por la Iglesia universal: ordenaron que se dijeran más misas para que más fieles pudieran ir con seguridad a escuchar la misa. Esto sucedería si la Jerarquía se preocupara realmente por la salvación eterna de los católicos. No olviden que en Polonia, los efectos de la pandemia son mucho menores que en otros países.

La enseñanza de la Iglesia sobre las Indulgencias no ha sido barrida por los revolucionarios, y esto es algo bueno. Sin embargo, mientras que el Obispo de Roma tiene el poder de aprovechar las infinitas riquezas de la Gracia, también es cierto que las Indulgencias no pueden ser trivializadas o consideradas como una especie de bono de ventas de fin de temporada. Los fieles sintieron lo mismo al final del Jubileo de la Misericordia, cuando se concedió una indulgencia plenaria en condiciones tan extrañas que los que se ganaban la indulgencia apenas se dieron cuenta de lo que estaba pasando.

También hay un problema con el Sacramento de la Penitencia y la Comunión Eucarística que son necesarios para que una indulgencia tenga efecto, que la Penitenciaría Apostólica ha pospuesto hasta algo no especificado: "tan pronto como sea posible".


MJM: ¿Cree Su Excelencia que las dispensas generales para la Absolución General en lugar de absolver a los individuos pueden aplicarse en la actual epidemia?

Un inminente peligro de muerte justifica ciertas soluciones que la Iglesia, en su celo por la salvación eterna de las almas, siempre ha permitido generosamente. Tal es el caso de la Absolución General para los soldados a punto de ir a la batalla, o para las personas a bordo de un barco que se hunde. Si una emergencia que afecta a una sala de cuidados intensivos significa que un Sacerdote sólo puede entrar en condiciones extremadamente estrictas, y no puede escuchar las confesiones individuales de los moribundos, creo que tal solución puede ser la mejor.

Sin embargo, si se establece un precedente por el cual la Absolución General se extiende a todos los casos, incluso cuando los penitentes no están en peligro de muerte inmediata, debemos ser extremadamente cuidadosos para asegurar que lo que la Iglesia permite en casos extremos no se convierta en la norma.

Permítanme recordarles que ver la misa en Internet o en la televisión no absuelve el precepto de ir a la misa dominical. Puede ser una buena manera de santificar el día del Señor cuando es absolutamente imposible ir a la iglesia; pero debemos recordar siempre que vivir los sacramentos no puede ser reemplazado por virtualizar los sacramentos. A un nivel más banal, no podemos alimentar nuestros cuerpos mirando una fotografía de una barra de pan.

MJM: ¿Qué mensaje le gustaría dar a Su Excelencia a los encargados de defender y guiar el rebaño de Cristo?

El Papa, la Jerarquía, y todos los Obispos, Sacerdotes y Religiosos deben convertirse inmediata y absolutamente. Esto es algo que los laicos están pidiendo, ya que sufren porque no tienen guías firmes y fieles. No podemos permitir que el rebaño que nuestro Divino Señor ha confiado a nuestro cuidado sea dispersado por mercenarios sin fe. Debemos convertirnos y pasar completamente al lado de Dios. No podemos llegar a ningún compromiso con el mundo.

Los obispos deben recuperar la conciencia de su propia Autoridad Apostólica, que es personal, que no puede ser delegada a sujetos intermedios como las Conferencias Episcopales o los Sínodos, que han distorsionado el ejercicio del ministerio apostólico, causando graves daños a la constitución divina de la Iglesia.


Ha llegado el momento de poner fin a los caminos sinodales. A un absurdo sentido de inferioridad y halagos al tratar con el mundo. A ese hipócrita uso de la palabra dialogar en lugar de predicar sin miedo el Evangelio. Debemos dejar de enseñar falsas doctrinas y dejar de tener miedo de predicar sobre la pureza y la santidad. Y dejar de callar ante la arrogancia del mal. Dejar de encubrir escándalos terribles. Dejar de mentir, engañar y tomar venganza.

La vida católica debe ser una batalla hasta el final, no un feliz paseo hacia el abismo. Todos nosotros, habiendo recibido las órdenes sagradas. se nos pedirá por Nuestro Señor que demos cuenta de las almas que hemos salvado, y de las que hemos perdido al no reprenderlas y rescatarlas. Volvamos a la única y verdadera fe. A vivir una vida de santidad. Por el único culto que Le complace...


https://remnantnewspaper.com/web/index.php/articles/itemlist/user/580-michaeljmatt|editor

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD


Miércoles 8 de octubre de 2014

Mi muy querida bienamada hija, Mi Corazón está tan despedazado en este momento. Los traidores han traspasado Mi Costado y la tierra ahora está siendo inundada con una efusión de Mi Dolor, el cual es tan intenso, que no puedo ser consolado.

Me pregunto ahora, ¿quién de entre Mis siervos consagrados será lo suficientemente fuerte para defender la Verdad?

Os doy, la última Oración de la Cruzada de Oración. Es para los sacerdotes. Pido que mis siervos consagrados la reciten diariamente:

Cruzada de Oración (170) Para defender la Santa Palabra de Dios

Oh, Querido Señor, mi amado Jesucristo,

Abrázame.

Protégeme.

Mantenme en la Luz de Tu Rostro, mientras que mi persecución se intensifica, cuando mi único pecado es defender la Verdad, la Santa Palabra de Dios.

Ayúdame a encontrar la valentía para servirte fielmente en todo momento.

Dame Tu valentía y Tu Fuerza, mientras lucho para defender Tus Enseñanzas contra la violenta oposición.

Jamás me abandones Jesús, en mi momento de necesidad y provéeme con todo lo que necesito para continuar sirviéndote, por medio de la prestación de los Santos Sacramentos y Tu Precioso Cuerpo y Sangre, a través del Santo Sacrificio de la Misa.

Bendíceme Jesús.

Camina conmigo.

Reposa en mí,

Quédate conmigo.

Amén

Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a8-oct-2014-os-doy-ahora-la-ultima-oracion-de-la-cruzada-de-oracion/
Templario ha dicho que…
Repito lo mismo que con el obispo Schneider. Es recta doctrina la que imparte el arzobispo Viganó, pero si no remata la faena, diciendo quien es en realidad Bergoglio, está pecando de omisión. Muchos católicos están siendo engañados porque los consagrados no se atreven a señalar a Bergoglio como quien es en realidad. Un usurpador, hereje, idólatra, judas y sodomita por justificarles y darles cargos de responsabilidad.
Quien justifica el pecado del prójimo se vincula a dicho pecado.
S. Atanasio: «Ellos PRETENDEN representar a LA IGLESIA pero en realidad, ellos mismos se han salido de ella y se pierden. Aunque los CATÓLICOS fieles a la TRADICIÓN se reduzcan a un puñado ellos son la VERDADERA Iglesia de Jesucristo…»
*Papa S. LEÓN XIII: “Retirarse ante el enemigo o callar cuando por todas partes se levanta un incesante clamoreo para oprimir la verdad, es actitud propia o de hombres cobardes o de hombres inseguros de la verdad que profesan.
La cobardía y la duda son contrarias a la salvación del individuo y a la seguridad del Bien Común, y provechosas únicamente para los enemigos del cristianismo, porque la cobardía de los buenos fomenta la audacia de los malos. El cristiano ha nacido para la lucha”.
“Una sola razón tienen los hombres para no obedecer, y es cuando se les pide algo que repugne abiertamente al derecho natural o divino; pues todas aquellas cosas en que se viola la ley natural o la voluntad de Dios es una iniquidad tanto el mandarlas como el hacerlas en cumplimiento de lo mandado…(hay que) a ejemplo de los Apóstoles responder animosamente: “hay que obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hechos 5:29).”
*1ª Jn 2,27: No hay necesidad de falsos maestros porque la unción de Jesucristo os enseña todas las cosas”.
*2ª Jn 1,9: Todo el que se extravía, y no permanece en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios. El que permanece en la doctrina, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa ni le saludéis. Porque el que le saluda participa en sus malas obras”.
Tito 3,10: “Al hereje, después de una primera y segunda amonestación, recházalo, sabiendo que tal hombre está pervertido y que, al pecar, es él mismo el autor de su condenación” .
*S. Bernardo de Claraval: EL QUE, POR OBEDIENCIA, SE SOMETE AL MAL, ESTÁ ADHERIDO A LA REBELIÓN CONTRA DIOS Y NO A LA SUMISIÓN DEBIDA A ÉL. (Falsa Obediencia).
*S. Roberto Belarmino: Tal como es lícito resistir al Pontífice que agrede el cuerpo, también es lícito resistir a quien agrede las almas o quien altera el orden civil, o, sobre todo, a quien intenta destruir la Iglesia. Digo que es lícito resistirlo, no haciendo lo que él ordena y evitando que se ejecute.
*S. Tomás Cayetano-Teólogo y Cardenal: Adherirse a un falso obispo de Roma es estar fuera de la comunión con la Iglesia.
Señala que el famoso axioma "Ubi Petrus, ibi Ecclesia" (Donde está Pedro está la Iglesia) es válido sólo cuando actúa y se comporta como un Papa, porque Pedro está sujeto a los deberes de la Oficio, de otra manera, tampoco ni la Iglesia está en él, ni él está en la Iglesia.
*S. Cipriano: QUIEN SE ADHIERE A UN FALSO PAPA O ANTIPAPA SE ADHIERE A UN FALSO CRISTO.
Non Nobis.