Ex obispo pide dar la comunión en Jueves Santo


BIRMINGHAM, Alabama, 2 de abril de 2020- El obispo Robert J. Baker, el jefe saliente de la Diócesis de Birmingham, Alabama, ha animado a sus sacerdotes a distribuir la Sagrada Comunión a los fieles el Jueves Santo, el jueves antes de Pascua.

"Con esta carta deseo apelar a su sensibilidad pastoral y pedirle que encuentre una manera apropiada de distribuir la Sagrada Comunión a su pueblo el Jueves Santo, 9 de abril de 2020", escribió el obispo el 31 de marzo.

"Soy muy consciente de las dificultades que la suspensión del culto público ha causado a nuestro pueblo, tan devoto de Nuestro Señor en la Eucaristía", continuó.

Baker también recordó a su clero que el Jueves Santo es "el día en que recordamos la Institución de la Sagrada Eucaristía y el Santo Sacerdocio".

Sugirió que sería mejor distribuir la Santa Comunión al aire libre, durante un período de tiempo determinado, "con la gente conduciendo sus coches". El obispo advirtió que se respeten las reglas locales sobre reuniones públicas, añadiendo que los sacerdotes "pueden querer que los ujieres ayuden a controlar la línea y el flujo de personas". Si elige una opción de conducción, le pido que haga que la gente salga de su vehículo antes de recibirla".

Baker también aconsejó a sus sacerdotes que instalaran reclinatorios, y que tuvieran una lámpara encendida.

Dijo que sería bueno que los sacerdotes ofrecieran "más horas para la confesión en los días anteriores, para que todos estén dispuestos a recibir la Sagrada Comunión".

Al mismo tiempo, Baker elogió a sus sacerdotes por haber encontrado "formas apropiadamente creativas para dar los Sacramentos de Reconciliación y Unción de los Enfermos durante este tiempo, incluso mientras todos tomamos las precauciones extra de salud requeridas para frenar la pandemia".

Baker enfatizó que la recepción de la Santa Comunión el jueves antes de Pascua sería "un evento único". También dijo que era sólo una "apelación", no un mandato. "Entiendo que algunos de ustedes tienen serias preocupaciones sobre su propia salud, dadas las condiciones subyacentes o la edad", explicó. Muchos sacerdotes de su diócesis son de tendencia liberal y ancianos.

"Me preocupa no sólo la salud física de nuestra gente, sino más importante, su salud espiritual", concluyó su carta.

A estas alturas, todas las diócesis de los Estados Unidos han cancelado las misas públicas. A menudo, el acceso a otros sacramentos también ha sido restringido.

El obispo Anthony B. Taylor Little Rock, de Arkansas, había dicho que dar el sacramento de la unción de los enfermos a las personas que sufren de coronavirus "sería problemático". La mera exposición a ellos "te convertiría en un peligro para los demás".

En su lugar, el obispo recomendó guiar "a tales personas en la oración por la curación, manteniendo una distancia de al menos 3 pies".

El obispo Luis Rafael Zarama de Raleigh, Carolina del Norte, prohibió las confesiones, "excepto para aquellos en peligro de muerte". Su prohibición incluía incluso "la práctica de la 'penitencia estacional' desde los automóviles".

La Arquidiócesis de Baltimore, dirigida por el Arzobispo William Lori, ha ordenado que todas sus iglesias sean cerradas y ha instruido a los sacerdotes a administrar los sacramentos a los fieles sólo si "el individuo está en peligro de morir".

"Ningún sacerdote debe estar disponible para escuchar confesiones", ordenó el obispo Robert M. Coerver de Lubbock, Texas. El obispo Mitchell Rozanski de Springfield, Massachusetts ha suspendido todos los Últimos Ritos. 

Sin embargo, los decretos gubernamentales de los estados individuales no siempre son culpables de las medidas draconianas de algunos obispos. En Ohio, por ejemplo, las iglesias son consideradas un servivio esencial y se les permite permanecer abiertas. Además, las "reuniones religiosas" pueden continuar.

Los obispos del estado de Ohio, organizados como la Conferencia Católica de Ohio, ya habían decidido el 16 de marzo cancelar todas las misas y liturgias públicas.

El 1 de abril, un gran número de prominentes y respetados católicos instaron a los obispos "a hacer todo lo posible para que los sacramentos estén más disponibles" durante la pandemia COVID-19. "Algo está terriblemente mal con una cultura que permite que las clínicas de aborto y las tiendas de licores permanezcan abiertas, pero cierra los lugares de culto", señalaron.

Robert J. Baker ha sido obispo de Birmingham desde 2007. El Papa Francis aceptó la renuncia de Baker el 25 de marzo, que es el proceso habitual para los obispos de 75 años. Antes de ser llamado a Birmingham, Baker fue obispo de Charleston, Carolina del Sur, durante unos diez años.

https://www.lifesitenews.com/news/us-bishop-asks-to-his-priests-to-give-communion-on-holy-thursday

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD


Jueves, 5 de abril de 2012

El Viernes Santo es el día que deseo, y este año especialmente, para ser recordado por lo que realmente significa.

Mi Padre me envió al mundo y Me ofreció a Mí como un rescate para salvar al mundo del fuego del infierno.

Vine a serviros hijos, no a condenaros. Mi muerte fue una gracia especial, libre de cualquier otra obligación por vuestra parte que la de aceptar la mano de Misericordia, dada a vosotros por Mi Padre Eterno.

Este regalo fue ofrecido para permitir a la humanidad recibir el Don de la reconciliación, para que así pudiérais ser aptos para entrar en el Reino de Mi Padre.

Antes de ser Crucificado, asistí a una muy importante Cena Pascual con Mis Apóstoles, la noche anterior a Mi Muerte en la Cruz.

Esta Ultima Cena provee otro regalo especial. El regalo de la celebración de la Santa Eucaristía, es un Sacramento de amor, para proveeros con un Don único, en donde podéis verdaderamente recibirme a Mí en Santa Comunión.

Mi verdadera presencia, contenida en la Santa Eucaristía en el mundo de hoy, cuando es celebrada durante la Santa Misa, provee gracias muy especiales a aquellos en estado de gracia, que Me aman, quienes Me toman.

Mi presencia puede ser sentida de una manera en la que fortalecerá vuestra fe, cuando aceptáis Mi verdadera presencia en la Santa Eucaristía.

Si rechazáis Mi presencia en la Santa Eucaristía, rechazáis uno de los regalos más significativos que Yo dejé cuando vine a la Tierra para pagar por vuestros pecados.

Morí para salvaros y esto es, en sí mismo, un Gran Don.

Pero os dejé un regalo muy especial, en donde podéis recibirme en mente, cuerpo y alma.

Aceptad Mi presencia y vuestra alma estará más cerca en una unión verdadera Conmigo.

Acéptadme.

No me abandonéis.

No me neguéis.

Creed, sin lugar a dudas en vuestros corazones, que fue debido al amor de Dios Padre que estos Dones se os fueron otorgados.

Reflexionad ahora en la Verdad real de Mis enseñanzas.

No aceptéis Mi Crucifixión sin aceptar los Dones también ofrecidos a vosotros en Mi Ultima Cena. Si lo hacéis, estaréis matando de hambre vuestra alma del alimento de la vida.

Vuestro bienamado Jesús,

Redentor de la Humanidad



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a5-abr-2012-el-viernes-santo-es-el-dia-que-deseo-y-este-ano-especialmente-que-sea-recordado-por-lo-que-realmente-significa/