Monja de clausura escribe a Mons Viganò


Queridos amigos y enemigos de Stilum Curiae, el arzobispo Carlo Maria Viganò nos ha compartido una carta que recibió de una hermana de clausura y su respuesta a ella. Este intercambio de cartas es realmente muy interesante y digno de atención y reflexión. Feliz lectura.

§§§

Novena de Pentecostés 2020



Reverendísima Excelencia Monseñor Carlo Viganò,

Soy una hermana religiosa de clausura, y le escribo después de una conversación que tuve con nuestro Padre espiritual. Nuestra conversación se refería a su último "Llamamiento" que ha dado la vuelta al mundo para despertar las conciencias sobre el inminente peligro que hay bajo la máscara de la emergencia del "coronavirus". Y es interesante notar que incluso los no creyentes están alarmados por el despótico curso de los acontecimientos. La situación es cada vez más abrumadora, pero la estrategia utilizada por Bergoglio y las fuerzas aliadas con él emplea una técnica de aislamiento y desintegración de cualquier grupo que pudiera formar una fuerza contraria. Lo llamo "contrafuerza" porque la palabra "resistencia" me parece demasiado "humana" y algo insuficiente.

Es muy probable que en un futuro próximo la preparación para la manifestación del Anticristo sea cada vez más impuesta y opresiva, también debido a los pasos que el propio Bergoglio decida dar en preparación. El objetivo, obviamente, es eliminar a los "cabezas calientes", aquellos que son subversivos y que se interponen en el camino de un plan que ya ha sido diseñado y que ahora no espera otra cosa que ser plenamente realizado. La preocupación que expresé a nuestro Padre espiritual es el hecho de que no existe una "contraorganización" ni siquiera dentro de la "verdadera Iglesia" que pueda ser una especie de "Iglesia clandestina" capaz de movilizarse de manera coordinada en la medida en que esto sea posible. Los próximos pasos [de Bergoglio] estarán dirigidos específicamente a inmovilizar cualquier tipo de rebelión, de acuerdo con su "estrategia" de aislamiento y de imposibilitar la acción (una estrategia que ya no se oculta).

Como monja de clausura, creo en "estrategias" muy diferentes - estrategias sobrenaturales - que escapan notablemente a la atención de las fuerzas más organizadas y totalitarias. Pero el problema es que el tiempo me parece muy corto. Y a este respecto, me complace comunicarles que nuestra Madre Abadesa nos lee a menudo en la mesa, sus lúcidas y bien perfiladas intervenciones. Siempre que se oye la voz de la rectitud y el amor a Cristo y a su Iglesia, no se puede evitar reconocerla.

El Padre espiritual me sugirió que le escribiera estas reflexiones, animándole a seguir adelante. Les diré enseguida que no soy una mística, ni siquiera una santa, pero hablo en nombre de muchas otras voces silenciosas de la Iglesia para decirles que no está solo y que la batalla acaba de empezar.

Mirando las firmas del Llamamiento me parece que hay muchas posibilidades de trabajar para crear algún tipo de coordinación, un "avanzar juntos" como el pequeño ejército de la Inmaculada (... y también incluyo aquí a los no creyentes como "miembros potenciales" del mismo ejército, incluso sin saberlo). Si San Maximiliano María Kolbe llamó a la Santísima Madre "La siempre victoriosa", también es cierto que la Bula de Pío IX la declara con autoridad "El eterno enemigo" del diablo. Y sabe mejor que yo que la batalla a la que me refiero es precisamente ésta: lo que está en juego en esta batalla es la salvación eterna de muchas almas.

Por eso esta pobre carta quiere ser un pequeño estímulo para que no se rinda y también para que continúe en un diálogo constructivo con esos "pocos" pero buenos clérigos y religiosos que están sufriendo por las mismas razones. Podría haber muchas inspiraciones del Espíritu Santo en estas almas en estrecha colaboración. En cuanto a las calumnias, los malentendidos y los diversos ataques personales que le hacen sufrir, son cosas que ha conocido personalmente y que representan las joyas engastadas en la corona que le espera... pero es una "corona" que aún no está completa: la Inmaculada quiere colocar ella misma las joyas más preciosas.

Quisiera concluir con una referencia al famoso milagro atribuido a Santa Clara que hizo que los sarracenos que ya estaban en los muros de su monasterio huyeran y no volvieran nunca más. El milagro ocurrió como resultado de su fe - ella que fue definida como la más fiel "Huella de la Madre de Dios" - y fue en virtud de su amor por el Santísimo Sacramento, la Verdadera Luz contra cualquier tipo de oscuridad. Digo esto porque "estos" son los "poderes" en los que confiamos y que tanto temen nuestros enemigos. El milagro ocurrió sólo en el último momento, cuando todas las esperanzas humanas se habían borrado. Si el Triunfo del Inmaculado Corazón no está lejos, ahora es el momento de la batalla, y ella, que es nuestra Líder y Corredentora, quiere vernos luchar, sufrir e implorar su Victoria, que ya está a las puertas.


Le agradezco que me haya escuchado pacientemente, y humildemente le pido su bendición para mí y para toda mi comunidad. Por favor, recuérdeme en su Santa Misa diaria.

En Corde Matris

Carta firmada por una hermana religiosa de clausura

29 de mayo de 2020

San Vigilio, Obispo y Mártir

***

Querida hermana,

Muchas gracias por su carta, que he leído con atención. Comparto plenamente su visión clara y realista de la actual situación de crisis que involucra a la Iglesia y al mundo.

Con una mirada sobrenatural, corroborada por la Sagrada Escritura y los diversos mensajes de la Virgen, podemos comprender que en este momento podemos ver con mayor claridad la dimensión real del choque de época entre el Bien y el Mal, entre los hijos de la Luz y los hijos de las Tinieblas. Lo que deja a uno verdaderamente escandalizado es ver cómo los niveles superiores de la Jerarquía se ponen abiertamente al servicio del Príncipe de este mundo, adoptando las exigencias de las Naciones Unidas para la agenda globalista, la hermandad masónica, el ecologismo maltusiano, el inmigracionismo... Lo que se está creando es una única religión mundial sin dogmas ni moral, según los deseos de la masonería... es obvio que Bergoglio, junto con los que le respaldan y apoyan, aspira a presidir esta parodia infernal de la Iglesia de Cristo.

Estoy seguro de que también ha notado, querida Hermana, la insistencia de tantos Prelados y de los medios de comunicación católicos en la presunta necesidad de un Nuevo Orden Mundial: Cardenales y Obispos han hablado de ello, así como La Civiltà Cattolica, Vatican News, Avvenire y L'Osservatore Romano, con la arrogancia de aquellos que son capaces de decir cosas que antes eran inauditas [en los círculos católicos] gracias a la protección de la que gozan [de la dirección de la jerarquía]. Pero si se mira más de cerca, la capacidad de los malvados para moverse y actuar, para ocultar sus intenciones, es mucho menos de lo que se pensaba en un principio: están tan seguros de haber alcanzado ya su objetivo que han revelado abiertamente sus intenciones con arrogancia y ostentación, dejando de lado la prudencia y la astucia que antes les permitía permanecer ocultos. Mire cómo se ven ahora abiertamente los partidarios del gobierno mundial y las élites que quieren imponer su tiranía a los pueblos; mire cómo junto a ellos se revela también abiertamente un neopaganismo como el brazo religioso de esta tiranía, definida por algunos como la apostasía verde. Sabemos quiénes son, qué motiva sus acciones y cuáles son sus objetivos: detrás de ellos está siempre el Príncipe de este mundo, contra quien la Reina de las Victorias dirige nuestras maltrechas milicias, junto con el mucho mayor y terrible ejército de huestes celestiales. Pero como ya hemos elegido de qué lado estamos en el campo de batalla, no debemos temer, porque Nuestro Señor ya ha vencido, mientras que nos ofrece la preciosa oportunidad de tejer para nosotros una corona especialmente gloriosa en estos días apocalípticos.

Creo que el punto esencial para llevar a cabo eficazmente una batalla espiritual, doctrinal y moral contra los enemigos de la Iglesia es la persuasión de que la crisis actual es la metástasis del cáncer conciliar: Si no hemos entendido la relación causal entre el Vaticano II y sus consecuencias lógicas y necesarias en el curso de los últimos sesenta años, no será posible dirigir el timón de la Iglesia de vuelta a la dirección dada por su Timonel Divino, el curso que mantuvo durante dos mil años. Durante décadas nos catequizaron con la odiosa frase "no hay vuelta atrás" con respecto a la Liturgia, la Fe, la enseñanza moral, la penitencia, el ascetismo. Hoy escuchamos las mismas expresiones servilmente repetidas en el ámbito civil, a través de las cuales se intenta adoctrinar a las masas de que "nada será como antes". El modernismo y el Covid-19 son parte de la misma marca, y para cualquiera que tenga su mirada hacia lo trascendente no es difícil entender que el mayor temor de aquellos que quieren hacernos creer que la carrera hacia el abismo es a la vez inevitable e imparable es que no les creamos, les ignoremos y desenmascaremos su conspiración.  Este es nuestro deber, hoy: abrir los ojos de muchas personas, tanto clérigos como religiosos, que aún no han elaborado el cuadro general, limitándose a mirar la realidad sólo de manera parcial y desarticulada. Tan pronto como les hayamos ayudado a entender el mecanismo, entenderán todo lo demás.

Es posible volver atrás, querida Hermana, es posible hacerlo de tal manera que el bien que nos fue arrebatado fraudulentamente pueda ser restaurado: pero sólo en la coherencia de la doctrina, sin compromisos, sin ceder, sin oportunismos. El Señor se dignará hacernos partícipes de su victoria, aunque seamos débiles y sin medios materiales, sólo si nos abandonamos totalmente a él y a su Santísima Madre.


Me encomiendo a sus oraciones y a las de sus hermanas, y las bendigo a ustedes y a toda su comunidad de corazón.

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo


https://www.marcotosatti.com/author/wp_7512482/

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Impresionante carta!! Hemos pasado a formar parte de la Iglesia Remanente que aunque echada al desierto, que nunca morirá.

Mensaje del Libro de la Verdad

15 de abril de 2012

Mi queridísima bienamada hija, sé que algunos de estos mensajes no tienen sentido para tí, pero debes confiar en Mí y saber que Yo debo revelar los contenidos del Libro del Apocalipsis, para que las almas sepan qué esperar en estos tiempos.

Aquellos con una fe pequeña pero que aceptan Mi Palabra, dada a vosotros por esta profeta, sabed que vuestra humildad y deseo, nacido de puro amor por Mí, os ha traído más cerca de Mi Sagrado Corazón.

Vosotros sois Mi Iglesia Remanente. Vosotros sois la Iglesia, referida en el Libro del Apocalipsis.

Vosotros sois el producto de la mujer que dió a luz a un varón y que fue arrojada al desierto, en donde estaréis aislados, aunque unidos como úno solo, para proclamar Mi Santa Palabra y predicar los verdaderos Evangelios.

La mujer da a luz a Mi verdadera Iglesia, Mi rebaño leal, que no será engañado por el Falso Profeta.

Vosotros, Mi Iglesia, serán arrojados a un lado dentro del desierto, durante 1,260 días, en donde os refugiaréis, pero con el Don del Espíritu Santo, seréis alimentados con los frutos de Mi amor.

Serán los miembros leales de Mis Iglesias Cristianas, incluyendo a Mis siervos consagrados y a aquellos de Mis seguidores que rechacen al Falso Profeta, quienes tendrán que mantener Mi Iglesia junta.

Vosotros tendréis que honrarme en secreto, porque la Misa cambiará más allá del reconocimiento bajo el gobierno del Falso Profeta.

Vosotros sóis Mis verdaderos seguidores y todas las gracias del Cielo están siendo derramadas sobre vuestras preciosas almas.

Cómo os amo hijos y cómo aliviáis Mi sufrimiento. Pero cuánto dolor hay en Mi corazón a causa de aquellos de Mis seguidores que rehusarán escucharme.

Ellos serán atraídos en una red, por el Falso Profeta, dentro de las tinieblas y Yo no los puedo salvar.

Por su propia voluntad, ellos Me abofetearán en la cara.

Mi Iglesia Remanente necesitará difundir la Palabra a Mis otros hijos, incluyendo a aquellos que no me conocen de nada.

Vosotros, Mi Iglesia Remanente, necesitaréis proclamar Mis profecías y Mi Santa Palabra a aquellos, que no son Cristianos o que no conocen los Diez Mandamientos.

Vuestra labor será asegurar que la Santa Biblia sea leída y entendida.

Dependerá de vosotros informar al mundo del sentido completo de los sellos contenidos en el Libro del Apocalipsis, el cual Yo revelaré a María Divina Misericordia.

Los Dos Testigos en el Libro del Apocalipsis:

Vosotros, Mis seguidores, sois uno de los Dos Testigos referidos en el Libro del Apocalipsis y quienes estaréis protegidos desde los Cielos.

Mi Palabra, dada a vosotros, Mi Iglesia Remanente, puede ser desechada como un cadáver, pero Mi Palabra nunca morirá.

Los Judíos serán el segundo de los Dos Testigos.

Las dos lámparas son Mis Iglesias Cristianas, la tradicional y verdadera Iglesia y aquellos seguidores Míos, que serán desechados por el Falso Profeta.

Los dos Árboles de Olivo, son el Antiguo Jerusalén Israel y el Nuevo Israel.

Ellos, los judíos, sabrán por fin que Yo soy el Mesías, y su prédica de la Verdad será también desechada y expulsada por el Falso Profeta y el Anticristo, para pudrirse como un cadáver. De nuevo, ésta raza elegida no morirá.

Ambos se sentirán derrotados, pero esto no será así porque formaréis, junto con otras religiones, la única Iglesia verdadera - la Nueva Jerusalén - la cual se levantará de las Cenizas.

Vosotros sobreviviréis la terrible y malvada monarquía, que surgirá bajo el dual liderazgo del Falso Profeta y el Anticristo, ambos, serán arrojados al lago de fuego, que es el Infierno.

Esta persecución no tardará mucho y a vosotros se os será dada una gran fortaleza y protección.

Os será dada ayuda y muchos líderes surgirán de entre vosotros, para guiaros a través de este período.
Cristina V. ha dicho que…
Muchos de vosotros llegaréis a ser santos en Mi Nuevo Paraíso y, habiendo ayudado a edificar Mi Iglesia Remanente en la Tierra, reinaréis Conmigo en el Nuevo Cielo y Tierra, que emergerá a Mi Segunda Venida.

Aquellos de vosotros que no estáis Conmigo, se os dará un corto plazo de tiempo para elegir.

Vosotros estaréis, o del lado del Falso Profeta y contra Mí, o de Mi lado.

Elejid lo primero y vuestra alma será robada por el engañador. Severo como suena, esta es la verdad.

La prueba de Mi Presencia será dada a todos los hijos de Dios durante el Aviso.

Rezad para que aceptéis la Verdad de que Soy Yo, vuestro bienamado Jesús, el que os llama desde el Cielo, a fin de abriros los ojos para que podáis ver y para que podáis oir, y así de esta manera escuchéis antes de que sea demasiado tarde.

Vuestro bienamado Jesus





Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a2012-abr-15-mi-iglesia-remanente-los-dos-testigos-mencionados-en-el-libro-del-apocalipsis/
Templario ha dicho que…
Los dos testigos de Apocalipsis 11 son, segun Sto. Tomás de Aquino: Elías y Henoc.
El infierno no es el lago de fuego y azufre.
Apocalipsis 20,12:
Los muertos fueron juzgados según lo que habían hecho, conforme a lo que estaba escrito en los libros. 13 El mar devolvió sus muertos; la muerte y el infierno[a] devolvieron los suyos; y cada uno fue juzgado según lo que había hecho. 14 La muerte y el infierno fueron arrojados al lago de fuego. Este lago de fuego es la muerte segunda. 15 Aquel cuyo nombre no estaba escrito en el libro de la vida era arrojado al lago de fuego.
Templario ha dicho que…
Ahora no vemos con claridad que ocurrirá con la verdadera Iglesia, cuando comiencen las persecuciones. Pero Dios tiene sus planes, y los conoceremos cuando se cumplan los acontecimientos, cuando sea provocado el Cisma.
El Gran Aviso también será utilizado por Dios para organizar a la verdadera Iglesia.
Recordemos que Elias y Henoc tienen que volver. Y S. Juan Evangelista no ha muerto, segun la Beata, Ana Catalina Enmerich.
Non Nobis.
Clenia Marin ha dicho que…
Bien,somos muchos que que estamos del lado de la verdad.
Es una gran alegria que la iglesia de Jesucristo este atenta a los acontecimientos actuales y a los venideros.Debemos ser sabios y muy cautelosos, vivimos tiempos dificiles, sed mansos como palomas pero astutos como serpientes dij el Señor Jesús.