Documento vergonzoso sale del Vaticano



Mons. ICS se da cuenta de un documento que se nos había escapado, pero que sin duda es digno de atención. Y eso testifica, si alguna vez hubo necesidad, la acentuación del sismo ecológico en la Iglesia ante nosotros. Eh va bene... Feliz lectura, y no lloren mucho. 


§§§

 Querido Tosatti, no te has perdido este documento recientemente publicado:

<Tabla interdicasterial de la Santa Sede sobre Ecología Integral: IN CAMMINO PER LA CURA DELLA CASA COMUNE (V° anniversario di Laudato Sì)>.


En la práctica explica que la misión de la Iglesia es el ambientalismo, la Iglesia debe ser la guardiana de la obra de Dios, en peligro por el hombre individualista y codicioso.

Para cambiar al hombre, para mejorarlo, no hay que hacerlo santo, sino transformarlo en el hortelano-jardinero de la creación, en el protector de la naturaleza. Así es como el hombre es santificado.

El documento explica que la conversión es la transformación de nuestra vida en relación con la creación. Para ello, debemos hacer "contemplación ecológica" y se sugiere hacerlo: al aire libre... (¡no es broma!).

El ecumenismo es promover el diálogo con aquellos que aman la Creación. A través de proyectos comunes para proteger el hogar común.

La familia es el lugar donde la conversión ecológica educativa tiene lugar, los niños deben ser enseñados a proteger la Creación.

Las escuelas son estructuras pedagógicas para la conversión ecológica.

En el jardín de infancia, se debe enseñar el reciclaje de residuos, se deben hacer visitas guiadas a los jardines botánicos, etc.

La catequesis está enseñando ecología integral centrada en la base de que un malentendido de los principios evangélicos nos ha llevado a justificar el abuso de la naturaleza.

El documento concluye describiendo la ejemplaridad del Estado de la Ciudad del Vaticano que hace la recogida selectiva, no desperdicia el agua, cuida el verdor de los jardines vaticanos, reduce el consumo de energía con nuevas instalaciones de iluminación (desde la Sixtina hasta la columnata de la Plaza de San Pedro).

Amén, querido Tosatti.

Mons.ICS


https://www.marcotosatti.com/author/wp_7512482/

Comentarios

Neila ha dicho que…
Penoso.
Anónimo ha dicho que…
Pretende derogar en la práctica el resumen de los mandamientos de Dios: el amor. El El amarás al Señor tu Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo se cumple sin perjuicio en todas las cosas creadas por Dios para que el ser humano las administre con bondad. Por el contrario la "conversión ecológica" para amar y cuidar las cosas del medio ambiente y con ese pretexto ofender a la Santísima Trinidad y creer en un dios creador común de todas las religiones eso es idolatría, mucha idolatría, es decir infidelidad.
Templario ha dicho que…
Hace ya unos años que quienes tienen a Bergoglio por papa, se rigen por el decálogo bergogliano.

1.- Vive y deja vivir

Acá los romanos tienen un dicho y podríamos tomarlo como un hilo para tirar de la fórmula esa que dice: "Anda adelante y deja que la gente vaya adelante". Viví y dejá vivir, es el primer paso de la paz y la felicidad.

2.- Darse a los demás

Si uno se estanca, corre el riesgo de ser egoísta. Y el agua estancada es la primera que se corrompe.

3.- Moverse remansadamente

En Don Segundo Sombra hay una cosa muy linda, de alguien que relee su vida. El protagonista. Dice que de joven era un arroyo pedregoso que se llevaba por delante todo; que de adulto era un río que andaba adelante y que en la vejez se sentía en movimiento, pero lentamente remansado. Yo utilizaría esta imagen del poeta y novelista Ricardo Güiraldes, ese último adjetivo, remansado.

La capacidad de moverse con benevolencia y humildad, el remanso de la vida. Los ancianos tienen esa sabiduría, son la memoria de un pueblo. Y un pueblo que no cuida a sus ancianos no tiene futuro.

4.- Jugar con los chicos

El consumismo nos llevó a esa ansiedad de perder la sana cultura del ocio, leer, disfrutar del arte. Ahora confieso poco, pero en Buenos Aires confesaba mucho y cuando venía una mamá joven le preguntaba: "¿Cuántos hijos tenés? ¿Jugás con tus hijos?" Y era una pregunta que no se esperaba, pero yo le decía que jugar con los chicos es clave, es una cultura sana.

Es difícil, los padres se van a trabajar temprano y vuelven a veces cuando sus hijos duermen, es difícil, pero hay que hacerlo.

5.- Compartir los domingos con la familia

El otro día, en Campobasso, fui a una reunión entre el mundo de la universidad y el mundo obrero, todos reclamaban el domingo no laborable.

El domingo es para la familia.

6.- Ayudar a los jóvenes a conseguir empleo

Hay que ser creativos con esta franja. Si faltan oportunidades, caen en la droga. Y está muy alto el índice de suicidios entre los jóvenes sin trabajo.

El otro día leí, pero no me fío porque no es un dato científico, que había 75 millones de jóvenes de 25 años para abajo desocupados. No alcanza con darles de comer: hay que inventarles cursos de un año de plomero, electricista, costurero. La dignidad te la da el llevar el pan a casa.

7. Cuidar la naturaleza

Hay que cuidar la creación y no lo estamos haciendo. Es uno de los desafíos más grandes que tenemos.

8.- Olvidarse rápido de lo negativo

La necesidad de hablar mal del otro indica una baja autoestima, es decir: yo me siento tan abajo que en vez de subir, bajo al otro.

Olvidarse rápido de lo negativo es sano.

9.- Respetar al que piensa distinto

Podemos inquietar al otro desde el testimonio, para que ambos progresen en esa comunicación, pero lo peor que puede haber es el proselitismo religioso, que paraliza: "Yo dialogo contigo para convencerte", no.

Cada uno dialoga desde su identidad. La Iglesia crece por atracción, no por proselitismo.

10.- Buscar activamente la paz

Estamos viviendo en una época de mucha guerra. En África parecen guerras tribales, pero son algo más. La guerra destruye.

Y el clamor por la paz hay que gritarlo. La paz a veces da la idea de quietud, pero nunca es quietud, siempre es una paz activa.

Sin embargo los verdaderos católicos nos regimos por el Decálogo Divino o los "Diez Mandamientos", porque tenemos por Papa legítimo a B-XVI, y él, nos ha dicho que debemos cumplirlos para salvarnos.
Jesucristo dijo que se salvarían los que cumplieran sus Mandamientos, no los de Bergoglio. Tenemos un alma inmortal, pero Bergoglio no habla de ello, él defiende la felicidad en este mundo caduco. Jesucristo nos ha dicho que debemos luchar por conseguir la vida eterna, luchando contra el pecado, (mundo, demonio y carne).
Non Nobis.