La Comisión COVID-19 vaticana ignora la fe y los sacramentos


Esta charla vaticana pacifista parece bonita desde fuera, pero recuerda al movimiento de desarme durante la Guerra Fría.

17 de julio de 2020 - El Vaticano suma su voz a la de instituciones globalistas como las Naciones Unidas y el Foro Económico Mundial en vista de la "acción colectiva" para la reconstrucción de la sociedad - o mejor dicho, la construcción de una nueva sociedad con muchos matices utópicos. La ONU y el Foro Económico Mundial de Davos, junto con el Príncipe Carlos de Inglaterra, anunciaron recientemente unas reflexiones mundiales que conducirán a una conferencia de "Reactivación mundial" a principios del año próximo. La Comisión COVID-19 del Vaticano está promoviendo el mismo tipo de acción: el desarme global, una respuesta "verde" que implicará un profundo cambio en la economía tras el Laudato si', el cuidado de la salud universal, y otras "soluciones" globales en armonía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (los SDG de 2030).

En una entrevista publicada el 1 de julio, el P. Augusto Zampini, secretario adjunto del Dicasterio Vaticano para la Promoción del Desarrollo Humano Integral y coordinador del grupo de trabajo COVID-19, utilizó precisamente el mismo lenguaje. "Necesitamos que los líderes de los sectores público, privado y civil presionen el botón de reinicio - para que de una vez por todas se den cuenta de que la forma en que hemos estado viviendo nuestras vidas hasta ahora no es sostenible", dijo.

En una conferencia de prensa más reciente en el Vaticano, el grupo de trabajo COVID-19 creado por iniciativa del Papa Francisco y que le informa directamente ofreció sus sugerencias para el mundo "post-COVID". Estas incluyen gastar más en atención médica (socializada) y menos en armas y pedir un cese al fuego global.

La conferencia de prensa del 7 de julio, bajo el título "Preparando el futuro, construyendo la paz en el tiempo de COVID-19", fue dirigida por el presidente del grupo especial de trabajo, el cardenal Peter Turkson. También es prefecto del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral.

"El Cardenal Peter Turkson dijo a los periodistas que "la reducción de los conflictos es la única manera de reducir la injusticia y la desigualdad. "La violencia armada, el conflicto y la pobreza están de hecho vinculados en un ciclo que impide la paz, fomenta las violaciones de los derechos humanos y obstaculiza el desarrollo", dijo.

Sin embargo, los conflictos no están de ninguna manera directamente relacionados con la propagación de una pandemia. Y si bien es cierto que muchos sufren a causa de ellos, es idealista imaginar que desaparecerán como la nieve en tiempo caluroso porque algunos líderes bienintencionados dicen que deberían hacerlo. Además, los conflictos no son malos en sí mismos: hay guerras justas y agresores malvados, aunque sólo sea porque la naturaleza humana es defectuosa y lo ha sido desde la Caída.

Turkson se pronunció en contra de los gastos en armas y militares: en su lugar deben ser utilizados para la ayuda internacional y la financiación de la atención sanitaria.

La hermana Alessandra Smerilli, economista de formación, coordinadora de la Comisión del Vaticano para COVID-19 en el frente económico, fue aún más lejos, diciendo a la prensa que sería útil convertir las empresas de armas en empresas de atención sanitaria que ayuden a encontrar tratamiento para "enfermedades transmisibles".

Esa charla pacifista parece bonita desde fuera, pero recuerda al movimiento de desarme durante la Guerra Fría. No es de extrañar que muchos de los llamados movimientos de base contra las armas fueran financiados en esa época por la Unión Soviética. Proteger a los ciudadanos de los invasores y agresores requiere preparación, por el bien común de su nación.

Pero el punto del argumento globalista es que el "bien común" ya no se considera el bien de la familia, o la familia de las familias que es la nación, sino el del llamado "Hogar Común" que incluye a toda la humanidad y, de hecho, a toda la naturaleza.

El Vaticano apoya claramente este enfoque, utilizando la pandemia COVID-19 en vista de una visión constructivista de la política, en la que la "ecología" juega un papel importante. "No puede haber curación sin paz. Ahora es el momento de construir un mundo que refleje mejor un enfoque verdaderamente integral de la paz, el desarrollo humano y la ecología", dijo el cardenal Turkson.

Al igual que Klaus Schwab del Foro Económico Mundial, António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas (y ex presidente de la Internacional Socialista) o el Príncipe Carlos y otros líderes mundiales, el COVID-19 del Vaticano está dejando muy claro su deseo de capitalizar los estragos causados por la respuesta casi universal al coronavirus chino para implementar una nueva sociedad revolucionaria.

El Padre Augustino Zampini, dijo a la Revista Ecclesia, la revista de noticias de la Conferencia Episcopal Española, que estamos en "un momento único para hacer un cambio profundo, para construir un mundo y un planeta más sano y equitativo con personas e instituciones sanas".

El grupo de trabajo del Vaticano, dijo, tiene el objetivo de trabajar como "catalizador para ayudar a que las respuestas globales a la crisis estén interconectadas, y que las respuestas locales tengan una marca global". "No se sale de una pandemia sin una fuerte conexión, sin solidaridad universal".

El P. Zampini añadió que "la cuestión estructural de la desigualdad es tanto una causa como una consecuencia de la pandemia", citando las dificultades a las que se enfrentan los pobres que viven día a día y no pueden permitirse dejar de trabajar en países donde no existen disposiciones sociales para ellos". También recordó que el Papa Francisco mencionó "la posibilidad de implementar un salario básico universal": "estudiamos este instrumento financiero en profundidad", dijo.

El verdadero sufrimiento y la indigencia de muchos a causa de las políticas de bloqueo aplicadas en todo el mundo exigen ciertamente la ayuda y la solidaridad de los más afortunados (y también, aunque el Vaticano no lo diga, la ayuda de la verdadera fe y los sacramentos, y tal vez el fin de la dictadura sanitaria que está destruyendo las economías), pero no la institucionalización e internacionalización de la redistribución de la riqueza y la atención de la salud pública, o, por llamarlo de otro modo, el socialismo internacional.

El enfoque globalista de la Comisión vaticana es muy claro en los temas de trabajo del cuarto de sus cinco grupos: "Apoyar la gobernanza para promover la solidaridad mundial".

En el frente ecológico, el mensaje que está siendo enviado por el grupo de trabajo COVID-19 del Vaticano es que la pandemia COVID-19 "es una crisis con la naturaleza". "La crisis del coronavirus puede ser vista como el resultado de la creciente falta de armonía de la humanidad con el mundo natural. Este último coronavirus, al igual que sus predecesores, es una enfermedad 'zoonótica', una infección que ha saltado de los animales a las personas, a menudo debido a patógenos que pasan de los animales salvajes a los seres humanos y luego conducen a la transmisión de persona a persona".(?)

Al igual que con la narrativa del cambio climático, los seres humanos son llamados responsables de todas las cosas malas que suceden o se dice que le suceden a la naturaleza. Es interesante que el boletín del grupo de trabajo COVID-19 hablaba de "extinción masiva", "biodiversidad" y calentamiento global: "A la humanidad le quedan sólo unos pocos años para asegurar que las temperaturas globales no crucen el crítico umbral de 1,5°C".

La pandemia es "un claro disparo de advertencia de la naturaleza", dijo, agravando el temor de las catástrofes anunciadas relacionadas con el cambio climático con el temor a la muerte por el COVID-19 o incluso por virus más letales más adelante.

*
Hasta la fecha, COVID-19 ha causado menos muertes en el mundo que la gripe anual ordinaria y mucho menos que las infecciones respiratorias cada año. Pero el Vaticano está de acuerdo con la narrativa principal.

Hablando con La Croix International, la edición en inglés del diario no oficial de los obispos franceses, el P. Zampini dijo:

El Papa Francisco enfatizó en Laudato si' que lo social es ecológico, y viceversa. COVID-19 lo demuestra: nuestra salud depende de la salud de nuestros ecosistemas, de la solidaridad con la que nos cuidamos unos a otros y a nuestro planeta. Laudato si' enfatiza la naturaleza profundamente ecológica de la crisis actual, en que es una crisis de relaciones. Para contrarrestarla, necesitamos reimaginar radicalmente las relaciones entre nosotros y con la Creación, superando las dicotomías entre medio ambiente y prosperidad, política y economía, salud de las personas y salud de los sistemas[.] ... La encíclica es una base sólida para construir respuestas inclusivas, solidarias y sanadoras a la pandemia. Nos recuerda que en esta época de cambio social, podemos regenerar las relaciones con nuestros vecinos y nuestro medio ambiente. La respuesta a la crisis es un acto de imaginación ecológica.

También dijo que "si los responsables de las políticas continúan con la retórica de la 'recuperación', 'reanudando' lo que era desigual, injusto e insostenible, los pobres seguirán sufriendo las consecuencias".

Zampini añadió que "la curación de las sociedades y las políticas crea una solidaridad universal que puede superar el egoísmo nacional, el egoísmo corporativo e incluso el egoísmo religioso". De esta manera, podemos a su vez sanar la economía".

¿Qué es el "egoísmo religioso"? Tal vez tenga algo que ver con la preferencia por la propia fe y la creencia de que es verdadera, y que por lo tanto otras creencias no pueden ser verdaderas al mismo tiempo. Tal vez se refiere a considerar la salvación eterna como la verdadera preocupación del reino espiritual, que es el reino de la Iglesia. Seguramente, Zampini no responde por sí mismo a esa pregunta. Pero lo que es evidente es que la Comisión COVID-19 del Vaticano no está particularmente ansiosa de difundir la verdadera fe o de trabajar en algo, "para el mundo post-COVID", que no sea "la ecología, la economía, la seguridad y la salud y usando Laudato si' como marco de referencia".

Esas son las palabras de Zampini. Añadió: "Hacemos esto en colaboración con otros grupos e instituciones, abordando temas que van desde el desarme hasta las finanzas, desde las mujeres hasta la tecnología".

Qué conveniente que las soluciones de la Comisión Vaticana COVID-19 se alineen tan claramente con las de las potencias globalistas.

https://www.lifesitenews.com/blogs/vaticans-covid-19-commission-echoes-globalist-environmental-concerns-sidelines-sacraments?utm_source=blogger_articles

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD


1° de enero de 2015

La persona que persevera en la oración llegará a estar más cerca de Mí.

Con tanta confusión en el mundo y dentro de Mi Iglesia en la tierra, el desafío para la humanidad es ser capaces de diferenciar entre el bien y el mal a los Ojos de Dios. Pero, muchos Cristianos, serán apartados de Mí por una nueva forma global de evangelización, que se centrará exclusivamente en la política. En lugar de ser alentados a seguir siendo fieles a Mí y confiar en todo lo que Yo Soy, a ustedes los alejarán de Mí. Nunca deben confundir Mi Palabra con las aspiraciones de un mundo secular. Siempre he puesto en claro a la humanidad, a través del Libro de Mi Padre, de los peligros de hacer esto. Un mundo secular sirve solo a sus propias necesidades y los hombres de poder, la ambición y las aspiraciones egoístas crean las reglas que lo rigen.

Tanta desinformación se ha difundido en relación con el medio ambiente, siendo que solo Dios puede dictar cómo se comporta la tierra. El hombre puede que perjudique y dañe la tierra pero nunca puede destruirla, porque todas estas cosas están en las Manos de Dios. La falta de confianza en Dios significa que el hombre cree que tiene control sobre el universo. El hombre necio piensa que sus acciones pueden cambiar las Leyes de Dios. El hombre sabio sabe que Dios es Todopoderoso y mientras Él sea venerado, y Sus Leyes obedecidas, la supervivencia del hombre estará entonces garantizada. La supervivencia de la tierra no tiene nada qué ver con el hombre mortal. Solo Dios tiene el poder de controlar el aire que respiran; el agua que beben y la capacidad de sostener la vida. El único peligro para la humanidad es el hombre mismo.

El hombre engañará a los demás en beneficio de la ganancia personal. Dirá mentiras si es para ventaja suya y cuando le convenga. La confianza se rompe fácilmente y ahora están ustedes viviendo en una época en la que deben saber que la tierra seguirá siendo como lo era antes y que cualquier trastorno climático es por la Mano de Dios. La intervención del hombre en una tan divina creación solo será permitida si está de acuerdo a la Voluntad de Dios.

Mi Iglesia es Mi Cuerpo. Todos los que creen en Mí, son parte de Mi Cuerpo. Los que son parte de Mí seguirán Mis Enseñanzas. Los que dicen que guían a Mis seguidores deben cumplir con la Palabra de Dios. Su labor es defender la Verdad - no desviarse de Ella.

Si ustedes están siendo apartados de Mí, y si Mi Palabra está siendo rechazada por el mundo, entonces el deber de Mis siervos consagrados es recordar al mundo lo que está bien y lo que está mal. Cuando se retiran ellos mismos de los asuntos que se refieren al alma a cambio de asuntos que equivalen al socialismo, sepan que esto es un engaño sutil y astuto. Esto también traiciona toda confianza en Mí.

Su Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a01-ene-2015-el-unico-peligro-para-la-humanidad-es-el-hombre-mismo1/
Anónimo ha dicho que…
Lo único insostenible, ahora y de siempre es el reparto actual de la riqueza y recursos donde un 10% de la población mundial detenta el 90% de las riquezas, y más concretamente dentro de ese 10% solo el 1% detenta el otro 90%.D esto nadie habla, porque es ese 1% el que dirige el cotarro, y lo que más temen es que ese 90% de desheredados se alcen. Por eso Francisco que no es más que un títere de este 1% desea un concepto de Dios suavizado ,aletargado ,que no clame justicia divina en nuestras conciencias, sino una falsa caridad y misericordia que más que divina, no es más que una jugada más de los representantes del maligno.Hemos de acoger a los desheredados para repartirlos más miseria, mientras los datrapas permanecen en sus puestos
José E. Lugo ha dicho que…
Los mensajes dictados a María De La Divina Misericordia son tan sencillos como poderosos. Se conocen su profundidad mientras se van desarrollando. Gracias Jesús y su Santísima Madre de La Salvación por llevarnos de la mano en estos tiempos de confusión, apostasía, traición y maldad, tiempos de guerra espiritual entre las fuerzas de el bien y el mal, de la Iglesia y la anti- iglesia, entre nuestro Señor Jesús y el anticristo, entre sus verderos siervos sagrados y los falsos pastores, entre los verderos profetas y los falsos profetas, etc. Pero al final El Inmaculado Corazón De María Santísima triunfará con su Divino Hijo en el Gran Misterio de nuestra Fe; La Sagrada Eucaristía.
Templario ha dicho que…
Bergoglio parece estar dispuesto a quitarle el puesto incluso a su jefe, el anticristo. Porque este discurso es propio de quien ha de liderar el planeta, contrariamente a las leyes divinas.
Discurso que carece de espiritualidad, promueve el famoso mundo feliz y se olvida por completo que los seres humanos tarde o temprano han de morir y se encontrarán con la gran realidad de la eternidad.
Bergoglio ningunea la existencia del Dios verdadero y eterno.
¿Quienes se salvarán?
Quienes cumplan con los Mandamientos.
Non Nobis.