La frivolidad y el sacrilegio se instalaron con el Covid


En los últimos días visité varias iglesias en Italia y en las regiones alpinas de Alemania y Austria y me impresionó especialmente lo perjudicial que había sido la reacción a la pandemia del coronavirus para el culto.

Mientras que la mayoría de los lugares públicos se habían relajado bastante en cuanto a las precauciones para prevenir la propagación de COVID-19 - pocas personas, por ejemplo, llevaban máscaras incluso en los supermercados y en el transporte público - cuando se trataba de iglesias, las medidas se aplicaban estrictamente.

Lo más notable fue que en todas las iglesias que visité, la comunión en la mano era obligatoria y se aplicaba enérgicamente, aunque su eficacia en cuanto a proporcionar una mejor higiene es cuestionable y, lo que es más importante, varios prelados y clérigos, incluido el cardenal Robert Sarah, han considerado que la comunión en la mano -que sólo en raras ocasiones ha sido una excepción- es un sacrilegio.

En una iglesia de Baviera, el sacristán sacó una pantalla de cristal portátil durante la Santa Comunión y la colocó entre el sacerdote y el comulgante, de modo que la única forma de recibirla era colocando las manos debajo de la pantalla para recibir la Santa Comunión. 

En una iglesia de Florencia, se exigía a los fieles que permanecieran sentados mientras el sacerdote distribuía la Sagrada Comunión a los fieles socialmente distantes en los bancos, aunque durante el ofertorio se invitaba a los fieles a subir al pie del altar y colocar su ofrenda en una cesta.

El hecho de no presentar las manos para recibir la hostia llevaba al sacerdote a decir "no, sólo en la mano" (aunque en esa iglesia se permitía a todos los comulgantes permanecer arrodillados en sus bancos mientras recibían). Un amigo mío que deseaba comulgar pero no presentó sus manos fue completamente ignorado.

Ninguna de las iglesias que visité tenía sacerdotes con guantes desechables, quizás porque la mayoría de los feligreses no aceptaban tal práctica. Pero en una pequeña iglesia de la ciudad italiana de Bellagio, los bancos estaban completamente bloqueados durante todo el día, lo que impedía rezar delante del Santísimo Sacramento.

Es cierto que Bellagio está en Lombardía, la región más afectada de Italia de marzo a mayo, pero ahora casi no tiene casos de coronavirus y más allá del uso de máscaras y desinfectante de manos, la mayoría de la región parece haber vuelto a la normalidad, aparte de una visible falta de turistas para esta época del año.

Lo que estas medidas mostraban era una aparente falta de apreciación de (¿o creencia en?) la presencia real de Jesús en la Sagrada Eucaristía, que el sacerdote hacía más evidente en casi todos los casos al no hacer una genuflexión cuando colocaba o quitaba las hostias consagradas en el tabernáculo o caminaba delante de él. En tales circunstancias, quizás no sea sorprendente que en la iglesia del Bellagio, incluso el simple hecho de arrodillarse para rezar frente al Santísimo Sacramento estaba fuera del alcance de los fieles en aras de un "bien superior" de salud e higiene.

Todo esto hace que uno se pregunte qué es lo que nos está diciendo. ¿Cómo es que esta pandemia ha llevado a prácticas que revelan una falta de reverencia aún mayor por Jesús en la Eucaristía y los otros sacramentos, precipitadas por obispos y sacerdotes que actúan no sólo por instrucciones del Estado, sino incluso en algunos casos anticipándose o yendo más allá de las restricciones del gobierno? ¿Por qué parece que la Iglesia está dirigida a tomar, o se ha permitido tomar, las medidas de prevención más extremas contra una pandemia que, aunque grave, está muy lejos de la Peste Negra o la Gripe Española? 

¿Y por qué, en lugar de desechar rápidamente importantes disciplinas relacionadas con el culto y los sacramentos, los líderes de la Iglesia no ofrecieron una mayor resistencia a tales medidas, sugirieron alternativas creativas y utilizaron más lo que algunos vieron como una oportunidad de oro para enseñar el Evangelio en medio de la enfermedad, el sufrimiento y la muerte?

Tal vez esto es sólo la continuación de la "guerra entre Miguel y sus ángeles por un lado y Lucifer por el otro", como escribió el cardenal Sarah en 2018 sobre el tema de la comunión en la mano.

"El objetivo de Satanás", añadió, "es el sacrificio de la misa y la presencia real de Jesús en la hostia consagrada".


https://www.ncregister.com/blog/edward-pentin



Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD

El peligro de que ya no Exista de la Sagrada Eucaristía os será mostrado

28 de marzo de 2013



Mi amadísima hija, ahora comprendes cuánto esta Misión es detestada por el maligno. Debes, sin embargo, levantarte sobre los crueles obstáculos colocados delante de ti para demorar Mi Obra.



El peligro a la Existencia de la Sagrada Eucaristía os será demostrado a través de la arrogancia de aquellos dentro de Mi Iglesia, cuyo plan para cambiar la Verdad ha comenzado en serio.

No importa que muchos alrededor de ti miran con desagrado Mi Misión para preparar sus almas para el Gran Día. Con el tiempo, vosotros sabréis que en verdad soy Yo, Jesucristo, Quien viene para serviros.



Soy vuestro Amo y vuestro Siervo. Vosotros, Mi siervos sagrados, debéis recordar vuestro papel y nunca olvidarlo. Como siervos, no podéis ser amos también. Porque si sois un amo, no podéis servirme. Muchos de vosotros dentro de Mi Iglesia habéis olvidado lo que se os enseñó. Os habéis olvidado de la Palabra de Dios.

Mi Promesa es proveeros con el Alimento de Vida – Mi Cuerpo y Sangre – y sin embargo, vais, una vez más, a negarme. Haréis esto al remover la Sagrada Eucaristía del Templo de Dios y la vais a reemplazar con un cadáver. La sustitución será imperceptible y tomará un tiempo antes que os déis cuenta de la maligna acción, que será impuesta a vosotros.



Mientras Mi Cuerpo, a través de la Sagrada Eucaristía os sustenta, la Muerte de Mi Cuerpo, Mi Iglesia, traerá muerte a las almas de los que me descartáis.



La hora de la abominación está muy cerca. La hora de elegir entre Mi Sendero, o el del falso profeta, está casi sobre vosotros. Mirad, ahora, ya que la Verdad será distorsionada por el impostor. Ved cómo él mismo se exaltará en Mis Zapatos, pero se rehusará a caminar por el sendero de la Verdad como un siervo de Dios.

Vuestro Jesús





Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/products/a28-mar-2013-el-da%c3%b1o-a-la-existencia-de-la-sagrada-eucaristia-os-sera-mostrado-/