Bergoglio viola la doctrina, daña gravemente a la Iglesia (sacerdote)


Sacerdote: La promoción del Papa Francisco de las uniones civiles homosexuales es una "flagrante traición

27 de octubre de 2020 - Espero que varios cardenales y obispos harán declaraciones públicas a favor y en contra de esta nueva enseñanza. El cardenal Burke ya ha emitido una poderosa respuesta. Las divisiones, que ya existen sobre otras cuestiones candentes, se ampliarán.

Ningún "puente" resultará de este último paso en falso. Aquellos que acepten la perenne enseñanza de la Iglesia sobre la homosexualidad serán acusados de ser enemigos anticatólicos del Papa. ¿Pero puede ser eso cierto?

Recordarle al Papa lo que la Iglesia siempre ha enseñado hace que aquellos que lo hacen no sean sus oponentes, sino más bien sus verdaderos amigos que tienen el coraje de reprender a un Papa que ha intentado hacer lo que está más allá de sus poderes, es decir, cambiar la doctrina moral católica.

La Iglesia Católica en todo el mundo se ha opuesto firmemente a las propuestas de aprobar leyes de unión civil, habiendo recibido instrucciones de hacerlo de la Santa Sede en 2003. Todo eso cambió el 21 de octubre de 2020. Alentar a los gobiernos a formalizar legalmente las relaciones antinaturales y pecaminosas en las que la gente practica la sodomía es algo vergonzoso para cualquier cristiano, pero muy especialmente para el Papa.

Los comentarios del Papa Francisco son una flagrante traición a la misión del sucesor de San Pedro de "confirmar a los hermanos" en la sana doctrina.

Esta es una erupción volcánica. El Papa Francisco ha usado el poder y la influencia de su sagrado oficio para promover algo que es pecaminoso. Esa no es la misión confiada por Cristo a San Pedro y sus sucesores. La doctrina católica sobre la inmoralidad de los actos homosexuales no puede ser cambiada por el Papa Francisco o cualquier otro Papa.

Debemos rezar para que se dé cuenta de la grave ofensa que le ha dado a Dios por este erróneo respaldo al pseudo-matrimonio homosexual. Está alentando algo a lo que está obligado, por su cargo, a condenar. Su aceptación de su elección como Papa por el Colegio Cardenalicio incluye un compromiso solemne de mantener la fe transmitida por los Apóstoles.

No tiene derecho a promover la enseñanza errónea de que los homosexuales tienen derecho a vivir juntos en pecado o a reclamar a la sociedad civil, a través de sus gobiernos, que reconozca públicamente esas uniones como instituciones legales que son equivalentes de alguna manera al matrimonio sacramental.

Los fieles deben pedir al Papa Francisco que se arrepienta de esta desastrosa declaración, que inflige un grave daño a la Iglesia.


https://www.thecatholicthing.org/

Comentarios