Vacuna de bebés abortados guardados vivos en la nevera

r

'Estos bebés fueron literalmente colocados en la nevera vivos y luego almacenados entre una y 24 horas hasta que pudieron ser desmembrados'


19 de febrero de 2021- Las líneas celulares derivadas de bebés abortados que se utilizan en la producción o prueba de varias vacunas, incluyendo una serie de vacunas COVID, muy probablemente provenían de bebés que fueron abortados vivos, y de acuerdo con la práctica general como se indica en la literatura médica, pueden haber sido colocados en una nevera mientras aún estaban vivos donde esperaban el desmembramiento antes de tener sus órganos cosechados, un investigador ha descubierto. 

La bióloga Pamela Acker, máster en Biología por la Universidad Católica de América y autora recientemente de un libro titulado Vaccination: A Catholic Perspective, relató lo que dice la literatura sobre cómo se abortó a los bebés para obtener líneas celulares utilizadas en una serie de vacunas.

"Varios de estos abortos que se hicieron de esa manera se denominaron 'histerectomías abdominales' en la literatura médica. Así que, en algunos casos, también se esterilizaba a las mujeres en el proceso", dijo. 


"Tenían que mantener un entorno estéril porque no se quería que el tejido se contaminara con ningún tipo de agente extraño, bacterias o virus, ni nada parecido. Los bebés -y, en algunos casos, también el útero- se extraían de la mujer y, sin siquiera perforar el saco amniótico, se colocaban directamente en el refrigerador, donde se mantenían durante no más de 24 horas."


"Así que estos bebés eran literalmente colocados en la nevera vivos y luego almacenados entre una y 24 horas hasta que podían ser desmembrados, básicamente. Y esto está ahí en la literatura científica", dijo.


Conflicto moral

Hace una década, Acker pasó unos nueve meses en un laboratorio trabajando en un proyecto para desarrollar una vacuna contra el VIH con una subvención proporcionada por la Fundación Bill y Melinda Gates. Fue cuando su equipo decidió utilizar células HEK-293 para el proyecto cuando empezó a cuestionarse su participación. 

"A estas alturas, la mayoría de la gente ha oído hablar de estas (líneas celulares) porque están relacionadas con las vacunas COVID, pero en ese momento yo no lo había hecho. Así que le pregunté (a mi colega) qué significaba 'HEK' y me dijo: 'riñón embrionario humano'", dijo Acker en una entrevista el mes pasado con el redactor jefe de LifeSite, John-Henry Westen.

Acker dijo que fue después de leer el artículo del Dr. Alvin Wong titulado "The Ethics of HEK 293", que apareció en el número de otoño de 2006 de The National Catholic Bioethics Quarterly, cuando pudo llegar a una cierta claridad moral sobre la cuestión.

Wong, oncólogo y asesor principal del Instituto Universitario Nacional del Cáncer de Singapur, interesado en la bioética, escribió en su artículo que, debido a la evidencia de que las células fueron "obtenidas del embrión de un aborto inducido voluntariamente", existe "un deber moral por parte de cualquier investigador de dejar de utilizar esta línea celular".

"Ese deber moral debería ser particularmente claro para los investigadores e instituciones católicas. Incluso si puede ser extremadamente difícil detener o modificar los experimentos en curso, el cese inmediato del uso de la línea celular es la acción correcta y justa a tomar", añadió Wong.

Acker dijo que cuando "expresé mis preocupaciones a mi investigador principal, fue el fin de mi carrera en su laboratorio".


La niña detrás del HEK-293

Acker explicó a Westen durante su entrevista del 12 de enero el significado detrás de las letras y números HEK 293, la línea celular desarrollada por el Dr. Frank Graham en Holanda en 1973.

"HEK significa riñón embrionario humano. Pero 293 significa el experimento número 293 que hizo este investigador en particular para desarrollar las líneas celulares".

El riñón se extrajo de una niña prematura "completamente normal" abortada en 1972 que, según Alex van der Eb, el médico que dirigía el equipo para desarrollar la línea celular, no tenía "nada malo".

Acker dijo en su momento a Westen que probablemente hubo más abortos detrás del desarrollo final de la línea celular, ya que "para 293 experimentos se necesita mucho más que un aborto".

"Estamos hablando probablemente de cientos de abortos", dijo entonces.

Sin embargo, Graham dijo recientemente a Ian Jackson, que estaba investigando con la línea celular HEK-293, que sólo había un feto implicado. 

"Como el aborto era ilegal en los Países Bajos en aquella época, excepto para salvar la vida de la madre, siempre he supuesto que ese feto era el resultado de un aborto terapéutico. Sin embargo, las células renales que utilicé habían sido preparadas y congeladas antes de que yo llegara a Leiden. Por consiguiente, no conozco de primera mano las circunstancias relativas a ese único aborto. El segundo de los dos experimentos que realicé con estas células HEK fue el experimento 293 y dio lugar a la línea celular del mismo nombre. La conclusión es que la línea celular 293 resultó de células obtenidas de un solo feto", dijo Graham a Jackson, quien remitió la declaración del médico a LifeSite.


Acker dijo a LifeSite para este reportaje que la declaración de Graham es "engañosa en el mejor de los casos". 

"El Dr. Plotkin trató de decir algo similar, que las líneas celulares involucradas en la creación de vacunas sólo provenían de dos abortos. Pero eso ignora a los otros 74 bebés que formaban parte de la investigación que él realizaba. Está publicado que otras líneas celulares HEK y HER (retina embrionaria humana) se atribuyen a Frank Graham. Así que su investigación definitivamente implicó más de un aborto".  


"Cuando se desarrolla una línea celular, normalmente se produce utilizando una muestra de tejido de un solo individuo, a menos que se trate de una línea celular híbrida. Así que, por un lado, es técnicamente correcto decir que la línea celular se desarrolló utilizando un solo bebé abortado. Sin embargo, esto no es una representación exacta de cuántas vidas se sacrificaron realmente en todo el proceso de desarrollo de una línea celular de un feto abortado", continuó. 

"Si Graham no estaba trabajando en líneas celulares fetales durante su estancia en la Universidad de Leiden, puede que no fueran cientos de abortos", añadió, "pero necesitaríamos ver sus cuadernos para saberlo".

Acker señaló que todo indica que las células procedían de un bebé "abortado por elección". 

"En particular, el hecho de que las células estuvieran almacenadas en el congelador da más credibilidad a la conclusión de que las HEK-293 se derivaron de un feto abortado electivamente", dijo.


"El éxito y la longevidad del HEK-293 sugieren que el espécimen era extraordinariamente adecuado para el cultivo, y cualquiera que haya estudiado la teoría celular debería saber que no se puede obtener un cultivo de células vivas a partir de un tejido que ya está muerto.  Dada la imposibilidad biológica de crear una línea celular viva a partir de un tejido muerto, y la inverosimilitud práctica y biológica de obtener tejido vivo de un feto abortado espontáneamente, es mucho más probable que el bebé del que se derivó el HEK-293 fuera abortado electivamente y estuviera vivo en el momento de la extracción del tejido", añadió.

Acker citó al Dr. C. Ward Kischer, embriólogo y profesor emérito de anatomía de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arizona, quien declaró lo siguiente en relación con las células obtenidas para las líneas celulares de fetos abortados: "Para mantener el 95% de las células, el tejido vivo tendría que conservarse en los 5 minutos siguientes al aborto [...] en el plazo de una hora las células seguirían deteriorándose, haciendo inútil la muestra".

Acker dijo que si el bebé utilizado en la producción del HEK-293 "ya había muerto (por un aborto natural), el tejido ciertamente no habría servido al Sr. Graham para hacer una línea celular después de haber sido almacenado en un congelador".

Especuló que el tejido del bebé utilizado para la producción del HEK-293 probablemente se obtuvo mediante el método quirúrgico de extracción del feto completo, a menudo conocido como aborto por cesárea, que puede incluir la extracción del útero junto con el bebé vivo que aún está dentro.

Acker citó un estudio de 1952 del Dr. Thomas Weller y el Dr. John Enders (entre otros), que fueron galardonados con el Premio Nobel en 1954 por su investigación sobre la poliomielitis, que incluía cultivos en varios tipos de tejidos, en el que explicaban cómo se obtenían los "tejidos embrionarios humanos" para sus experimentos

"Este material se empleó en la mayoría de los experimentos. Se obtuvo bajo precauciones estériles en el momento de la histerotomía abdominal para indicaciones terapéuticas. Se han utilizado embriones de entre 12 y 18 semanas de gestación. En raras ocasiones se obtuvieron tejidos de fetos nacidos muertos, o de bebés prematuros en la autopsia... En los experimentos de propagación prolongada del virus, se utilizaron tres tipos de materiales embrionarios: elementos de piel, tejido conectivo y músculo; tejido intestinal; tejido cerebral", declararon los investigadores.

"Los tejidos embrionarios se prepararon de la siguiente manera. Siempre que fue posible, se extrajo el embrión de la bolsa amniótica bajo precauciones de esterilidad, se transfirió a una toalla estéril y se mantuvo a 5 C hasta su disección",  añadieron.

A continuación, Acker citó al Dr. Gonzalo Herranz, catedrático de Histología y Embriología General de la Universidad de Navarra (España), quien describió cómo deben realizarse los abortos para obtener material fetal no contaminado en el libro del científico italiano Pietro Croce, Vivisection or Science? publicado por primera vez en inglés en 1991.


"Para obtener células embrionarias no se pueden utilizar embriones procedentes de abortos espontáneos, ni tampoco los obtenidos mediante abortos realizados por vía vaginal: en ambos casos, el embrión estará contaminado por microorganismos", escribió Herranz.


"La forma correcta consiste en recurrir a la cesárea o a la extirpación del útero. Sólo así se puede garantizar la esterilidad bacteriológica. En cualquiera de los dos casos, pues, para obtener células embrionarias para el cultivo, hay que adoptar un aborto programado, eligiendo la edad del embrión y diseccionándolo en vida para extraer los tejidos que se colocarán en los medios de cultivo".

Acker comentó: "Debido a la necesidad de mantener un cultivo estéril de tejidos para desarrollar una línea celular, parece razonable concluir que -como mínimo- tendría que haber habido algún acuerdo previo para obtener tejido estéril y no macerado del feto utilizado para el HEK-293.  La forma más fácil y segura de hacerlo es mediante el método quirúrgico de extracción del feto completo".

Las conclusiones de Acker se relacionan con las del investigador provida estadounidense David Daleiden, que realizó una investigación encubierta sobre la participación de Planned Parenthood en la extracción ilegal y el tráfico de partes del cuerpo de bebés abortados. Daleiden, que comenzó a publicar vídeos de su operación encubierta en 2015, descubrió que las empresas de biotecnología en Estados Unidos cosechaban numerosos órganos, incluyendo corazones "vivos que latían" de bebés abortados para la investigación 

Múltiples abortos detrás de varias líneas de células fetales abortadas

Acker dijo a LifeSite para este informe que la formación de otras líneas celulares derivadas de bebés abortados y utilizadas con fines de investigación y en el desarrollo de numerosas vacunas implicó cientos de abortos.

"Muchas líneas celulares de fetos abortados y todas las líneas celulares de fetos abortados utilizadas en las vacunas actualmente autorizadas son la culminación de una serie de experimentos que incluyen múltiples abortos", dijo. Acker enumeró los siguientes ejemplos:

La línea celular WI-38 (utilizada en las vacunas triple vírica y contra el herpes zóster) procedía del 32º bebé abortado que se utilizó en una serie de experimentos. Otras líneas celulares que salieron del Instituto Wistar son la WI-26 (del 20º bebé abortado) y la WI-44 (del 38º bebé abortado).

La línea MRC-5 (utilizada en las vacunas contra la hepatitis A, el sarampión y el herpes zóster) necesitó cinco abortos para desarrollarse.

WALVAX2, la línea de células fetales abortadas más reciente, procedía del noveno bebé abortado de una serie.

RA273, que es el virus utilizado en la vacuna contra la rubéola, se originó en el vigésimo séptimo bebé abortado en busca del virus. Las madres infectadas con el virus de la rubeola durante el embarazo fueron animadas activamente a abortar a sus hijos. Después de esto, se realizaron otros cuarenta abortos electivos en busca del virus de la rubeola, aunque la cepa RA273 fue la que acabó en la preparación final de la vacuna.

Acker dijo que el uso de líneas de células fetales abortadas en la investigación médica, a cualquier nivel, "alimenta una creciente aceptación del uso de bebés abortados en otros tipos de investigación médica."


"Este problema es independiente del número original de abortos realizados para obtener una línea celular, y sólo se agravará con la aceptación de las vacunas COVID derivadas de HEK-293", añadió.


Nuevo movimiento provida

El obispo kazajo Athanasius Schneider, durante su presentación en la conferencia sobre vacunas celebrada hoy, hizo un llamamiento a la formación de un "nuevo movimiento provida" que se niegue a tener nada que ver con medicamentos o vacunas derivados de una u otra forma de bebés abortados.

Schneider dijo que hasta ahora, el movimiento provida ha tenido "mucho mérito" al alzar una voz unida contra el aborto. "Pero creo que ahora llega un nuevo momento, una nueva fase, un nuevo periodo de todos los movimientos provida para protestar, claramente y sin ambigüedades, contra los medicamentos contaminados por el aborto, contra el abuso de las partes del cuerpo de los no nacidos".

Aunque las directrices de la Iglesia católica para 2020 permiten a los católicos recibir vacunas contaminadas por el aborto, el obispo dijo que los cristianos no pueden "resignarse simplemente" al hecho de que la producción de varios medicamentos está ligada a la matanza de bebés prematuros que son utilizados por sus partes del cuerpo.

"La voz de la sangre de los niños no nacidos clama a Dios por las vacunas contaminadas por el aborto, por los medicamentos contaminados por el aborto", dijo. "Esta voz está llorando en todo el mundo, y tenemos que despertar".

"Nadie que esté realmente preocupado por la defensa de la vida y de la ley moral puede callar o puede quedarse quieto y resignarse ante esta situación", añadió.




traducido para RELIGION LA VOZ LIBRE de lifesitenews.com/

Comentarios

Barca ha dicho que…
Yo sabía que les ponen una solución salina que los cuece en ésa sal sin despedazarlos; que los extraen con una asipadora, desprendiéndo sus miembros por la succión,; que meten unas pinzas y empiezan a cortar con ellas su cuerpecito; de todo han hecho, pero ésto es novedad. Sacarlos con todo cuidado de "su tibia casa" y llevarlos al frío, a morirse de frío, como se mueren muchas veces los indigentes, con la diferencia de que los bebés son totalmente inocentes de su suerte.
A los que han hecho èso, como dice Cristo Nuestro Señor,, más les valdría ser arrojados al mar.
El sitio que les espera se lo habrán merecido a ley. Bueno Dios que es muy bueno, nos pide que nos arrepintamos, 😠,, pero da mucho coraje con esos asesinos.
Hammer ha dicho que…
Vivisección se llama. Se hablaba que esto se hacía en experimentación con animales. Otro tabú mediático y científico más.