Schneider: Francisco va contra el Evangelio; debéis seguir celebrando la Misa en latín




Conferencia del obispo Athanasius Schneider, París, 25 de junio de 2021 


Las estructuras del mal dominan nuestro tiempo en una dimensión casi apocalíptica a nivel mundial. Es particularmente notable el estado de crisis interna de la Iglesia, que ninguna persona honesta puede negar, porque ya es demasiado evidente. Pensemos en estas observaciones precisas, bien conocidas, en las que el Papa Pablo VI describió honestamente el estado de salud espiritual de la Iglesia en nuestro tiempo; siguen siendo de gran actualidad. Cito a Pablo VI: "Se creía que después del Concilio el sol brillaría en la historia de la Iglesia. Pero, en cambio, llegó un día de nubes, tormentas, oscuridad, búsqueda e incertidumbre". ... Estas son las palabras de Pablo VI. No hay primavera. Y el Papa añadió esta atrevida frase: "El humo de Satanás ha entrado en el Templo de Dios".  


Estas palabras fueron pronunciadas el 29 de junio de 1972. El cardenal Karol Wojtyla, futuro Papa Juan Pablo II, hablando en el Congreso Eucarístico de 1976 en Filadelfia, Estados Unidos, dijo: "Nos encontramos ante la mayor oposición histórica que la humanidad haya conocido. No creo que la sociedad estadounidense en su conjunto o la comunidad cristiana en su totalidad sean plenamente conscientes de ello. Nos encontramos ante la confrontación final entre la Iglesia y la anti-Iglesia, entre el Evangelio y el anti-Evangelio, entre Cristo y el Anticristo. Esta confrontación forma parte del plan de la Divina Providencia. Por tanto, forma parte del plan de Dios y es una prueba que la Iglesia debe aceptar y afrontar con valentía". Estas son las palabras del cardenal Karol Wojtyla, dos años antes de su elección papal. Dios, desde toda la eternidad, en su plan sabio y amoroso, ha elegido para nosotros este tiempo importante, pero extremadamente difícil, en el que vivimos, y Dios quiere recompensarnos con su amor eterno. Queremos decir desde el fondo de nuestro corazón al Señor en estos tiempos difíciles: "Señor, todo es para ti, todos mis sufrimientos, todas mis humillaciones, todas mis lágrimas, todos mis trabajos, todo mi amor... Todo es para ti. Non nobis, Domine, non nobis. No a nosotros, no a nosotros, Señor, sino a tu nombre da gloria". 


J.S.:(…)La primera pregunta que quería hacerle se refiere al hilo conductor del libro, la cita de San Mateo (XXIV, 29): "El sol se oscurecerá, la luna ya no dará su luz y las estrellas caerán del cielo". Evidentemente, esto nos asusta, ¡no lo voy a ocultar! Me pregunto si el Apocalipsis va a caer realmente sobre nuestras cabezas en un futuro próximo. Y en segundo lugar, usted acaba de citar al cardenal Wojtyla, que dijo en Filadelfia que la Iglesia debe responder, debe afrontar la prueba con valentía, pero somos muchos los que nos preguntamos dónde está la valentía de la Iglesia hoy. Cómo es posible que estemos en tiempos tan malos, cuando al mismo tiempo, como usted ha dicho, la gente sensata ve lo que está pasando. ¿Puede profundizar un poco más en esta reflexión? 


Monseñor Schneider: Una persona que cree, que tiene fe, nunca debe tener miedo. Nuestra fe debe ser fuerte, convincente. La fe es el don de Dios, la vida divina de nuestra alma. Si el Señor está con nosotros, ¿quién está contra nosotros? Aunque llegue el tiempo apocalíptico, el Señor siempre estará con nosotros, tenemos al Señor, en la fe de nuestro corazón. Él dijo: "Yo estoy con vosotros hasta el fin del mundo". Él ha permanecido con nosotros especialmente en la Eucaristía, en el Sagrario, en la Santa Comunión, y aunque tengamos que entrar de nuevo en el tiempo de las catacumbas, quizá, como los primeros cristianos, pues yo tuve el privilegio de vivir también en las catacumbas durante mi infancia bajo la Unión Soviética, este tiempo será siempre un tiempo de abundantes gracias. Y si la Divina Providencia nos concede estas gracias, estas pruebas, la Divina Providencia, la Divina Bondad nos dará siempre toda la fuerza que necesitamos para afrontar estos tiempos difíciles, incluso casi apocalípticos. Esto es lo primero. 



En cuanto a lo que dijo el cardenal Karol Wojtyla sobre que la Iglesia de hoy tiene que afrontar con valentía la confrontación de la Iglesia y la anti-Iglesia, del Evangelio y el anti-Evangelio, quizás el cardenal Wojtyla pensaba en 1976 que esta confrontación sería entre la Iglesia y los enemigos de la Iglesia, que están fuera de la Iglesia. Pero creo que ahora tenemos el enfrentamiento de una Iglesia contra una Iglesia de dentro, en medio de la vida de la Iglesia. Ya hemos visto este fenómeno en los últimos años, cuando vimos prácticamente la introducción del divorcio en la Iglesia a través del texto Amoris Laetitia, que es muy ambiguo. Así que es un antievangelio; va en contra de lo que dijo Jesús sobre el matrimonio. Y luego están las formas de relativismo que hemos visto ... Hay signos muy graves de la aceptación de los ídolos, incluso en el Vaticano durante el sínodo de la Amazonia, estos signos que muestran que no era el Evangelio. Nuestro Señor Jesucristo nunca habría aceptado adorar a un ídolo. Los apóstoles de la "Madre Tierra" - se llamaban de otra manera - colaboraron con toda la industria del aborto, con la industria del feto, y con una estrecha colaboración. Así que estos son sólo algunos ejemplos en los que podemos ver la confrontación de la que ya hablaba el cardenal Wojtyla, pero ahora estamos en medio de esta confrontación. Al mismo tiempo, debemos tener siempre la certeza de la victoria de Cristo, y por eso en el libro Christus Vincit, el tema principal es siempre la victoria de Cristo y de la fe católica. 


J.S. : Quisiera volver a una de sus expresiones: ha hablado del "privilegio" de las catacumbas, ha hablado del "don" de esta prueba que atraviesa la Iglesia, y quisiera decirle, quizá en nombre de los que nos escuchan esta tarde: estamos todos igual en la confusión, estamos en una forma de incomprensión frente a lo que está sucediendo, sentimos hasta cierto punto que tenemos la responsabilidad de luchar contra esto, pero también vemos que nunca los católicos, en su mayoría, han sido tan mal instruidos en su fe. Entonces, ¿cómo es posible que esta prueba nos llegue ahora, cuando hay tal falta de preparación dentro de la Iglesia, y qué debemos hacer al respecto? 


Monseñor Schneider: Esta situación ha sido preparada durante décadas, no se produjo ayer. Es un proceso de ya 50 años, desde la época del Concilio, cuando la tendencia de los dirigentes de la Iglesia era más bien ocuparse de las cosas temporales, corporales, y no de la primacía de las cosas eternas, de la verdad. Y así hubo como consecuencia en la catequesis, en la formación de los sacerdotes, en los seminarios, un defecto fundamental y una falta de la doctrina fundamental, de la doctrina de la fe. En los seminarios, en la catequesis, en las escuelas, se promovía el diálogo: la mentalidad relativista según la cual todas las religiones están en el mismo nivel y van juntas hacia Dios por caminos diferentes. Pero esto es falso, ¡está en contra del Evangelio! Es una negación del Evangelio, si decimos que todas las religiones están casi al mismo nivel. Y por eso tienes razón, ya que estas décadas han tenido el efecto de difundir una ignorancia muy profunda en los círculos católicos y entre los sacerdotes. Pero al mismo tiempo podemos ver ahora la sed de los jóvenes por la verdad, la claridad, la certeza, esta necesidad de nuestro corazón. Es una necesidad que Dios nos ha dado: la certeza de la verdad, y este deseo de certeza. Y ahora podemos ver en los jóvenes el deseo de tener integridad, la plenitud también del culto divino, de la Santa Misa, de la vida y de la doctrina. Por eso, veo un signo de esperanza, aunque sea pequeño, que debemos alentar y transmitir. Creo que es una tarea fundamental enseñar un catecismo claro y 100% católico. Tomar los viejos catecismos, por favor; enseñar a los niños, a los jóvenes, e incluso a nosotros, los adultos. ¿Por qué no tomar un catecismo para niños y repetir las verdades eternas? Considero que la transmisión de la doctrina de la fe es una tarea muy importante. 


J.S.: En cierto modo estamos invitados, llamados a suplir las carencias de la autoridad. En su libro muestra que esta situación no es del todo nueva. ¿Cómo podemos justificar el decir que tal o cual obispo, mi obispo, mi párroco, puede estar enseñando cosas falsas, es un admirador de la Pachamama... Tenemos el derecho, el deber de reaccionar, y cómo podemos justificar eso en una sociedad jerárquica como la Iglesia? 


Obispo Schneider: Por supuesto que tenemos ese derecho, porque la Iglesia no es una dictadura. La Iglesia es una familia, que sí es jerárquica. Y el padre, la paternidad, los hijos, son también espirituales. Y en una familia existe también el cuidado del bien común, espiritual, de la Iglesia; este cuidado concierne también a los fieles, porque si el pastor empieza a dar a las ovejas cosas malas, ellas deben exigir por favor que se les den las cosas verdaderas, para alimentarse. 


Porque esta es vuestra tarea, estos son los deberes que Dios os ha dado: debéis darnos el alimento divino, no vuestras ideas nuevas e ideológicas. Y por eso creo que, con respeto, los fieles tienen el deber de exigirlo a la jerarquía; los fieles tienen derecho a una doctrina clara e integral. Y si el sacerdote, el obispo o el papa no les da una doctrina clara, deben decir: tenemos derecho, dennos esto, por favor, estamos hambrientos de doctrina, ¿nos van a dejar sin comida, sin pan? Esta es una exigencia fundamental de los fieles. Repito, con respeto. Esto forma parte de la estructura jerárquica, porque la Iglesia no es una organización humana, un partido político, una dictadura política, donde todos tienen miedo del líder. No, somos una familia. Y en una familia también podemos pedir nuestro derecho, con respeto. Esto no es un contrato, esto es lo que requiere la situación excepcional, esta situación en la que los fieles deben hacer amonestaciones o de alguna manera quejas a la jerarquía para que dé una doctrina clara y una liturgia digna. 


Esta situación excepcional es rara en la historia de la Iglesia, pero ya la hubo en el siglo IV con la crisis arriana, y ahora asistimos a una situación similar. Pero esta situación es sólo temporal. Vosotros también tenéis el privilegio, en una situación muy difícil, de dar testimonio de vuestra fidelidad, de vuestra fe bautismal y de la fe de vuestros antepasados, de la fe de los santos que conocéis, de dar testimonio de esta fe incluso ante dirigentes de la jerarquía que quizás han perdido parcialmente la fe, para ayudar, para recordar a los pastores que es necesario volver a la pureza de la fe. Por lo tanto, hacéis una gran obra meritoria ante Dios cuando mantenéis fielmente vuestra fe, incluso ante esta triste situación, cuando una parte de la jerarquía está empezando a negar la fe. 


J.S.: Las próximas fases de la Iglesia, o al menos lo que se está organizando en Roma, apuntan a una sinodalidad cada vez mayor. Esto incluye dar voz a los fieles, lo que no deja de ser paradójico después de lo que acaba de decir. En su libro, usted tiene palabras muy duras para la organización actual de la Iglesia, en la que se suceden las reuniones episcopales, los sínodos, a menudo muy caros porque su organización es costosa, y en la que acabamos con declaraciones que nadie lee. Me gustaría preguntarle: ¿cree que hemos llegado a una especie de deseo de democracia en la Iglesia, pero excluyendo a los que quieren la verdad? 


Monseñor Schneider: Sí, exactamente. La Iglesia es una democracia de santos. Así que debemos consultar a los santos que vivieron antes que nosotros, a los santos Doctores de la Iglesia, a los santos Padres de la Iglesia, y dejar que hable la voz de la Iglesia de todos los tiempos. La finalidad de un sínodo es fortalecer la fe, aclarar la fe, la disciplina de la Iglesia y la santidad de vida. Esa es la finalidad de un sínodo. Un buen sínodo sería aquel en el que el Papa invitara a los fieles del "Renacimiento católico", de la Sociedad de San Pío X, de las comunidades de Ecclesia Dei, de los laicos, a hacer propuestas pidiendo volver a la fe y a la liturgia y a la vida moral de todos los tiempos. Este sería un buen sínodo. Pero parece que las comunidades y personas de vuestro espíritu, el espíritu del "Renacimiento católico", no tendrán voz en este sínodo. Pero vosotros tenéis voz ante Dios. Eso es mejor. Eso es más eficaz. Y tenéis los medios: vuestra oración, vuestros sacrificios y vuestro apostolado silencioso, donde vivís, y los sacerdotes, donde trabajan. Tengo la impresión de que este método de la vía sinodal es el medio de protestantizar aún más la vida de la Iglesia, y de hacer la opinión de la Iglesia más relativista, poco clara, es decir, de aumentar la confusión, el estado de incertidumbre. Hay que rezar para que Dios, para que la intervención divina nos ayude, para que este sínodo, que debería tener lugar en 2023, no tenga lugar, quizás por una intervención divina, porque la Iglesia está en manos de Dios. 


J.S.: Creo que ya ha respondido en parte a la pregunta que le iba a hacer, pero se la haré de todos modos: a veces tenemos la tentación de preguntarnos cómo podemos seguir teniendo fe en la Iglesia una, santa, católica y apostólica en la situación actual. Hace poco hablaba con una amiga que ha sufrido por la Iglesia y que me decía que estaba releyendo a Santa Catalina de Siena y todas las cosas bonitas que decía sobre la Iglesia: es una y santa, pero también "la esposa leprosa de Cristo". ¿Cómo podemos conciliar esta Iglesia una, santa, católica y apostólica, que amamos y debemos amar, con lo que vemos ante nuestros ojos? ¿Qué consejos prácticos daría usted para preservar y fortalecer nuestra fe? 


Monseñor Schneider: La Iglesia es también un misterio. Mysterium: misterio, sobrenatural. Y al mismo tiempo es una sociedad humana. Es una organización especial, única, que es divina y humana. Y a veces en este cuerpo de la Iglesia aumenta el mal incluso entre los representantes de la jerarquía, y disminuye el bien, y la verdad, y la santidad -como en el Evangelio, donde Nuestro Señor hablaba de esos campos donde hay grano bueno y cizaña. Así que siempre hay una mezcla en la Iglesia. Este misterio de la mezcla, del mal y del bien, permanecerá hasta el fin del mundo. A veces el mal es más abundante, a veces menos. Ahora vivimos una situación en la que parece que la cizaña domina y la buena semilla está muy reducida. Pero existe, no ha desaparecido. Existe, pero disminuida. Es una gran esperanza: creer que la Iglesia seguirá siendo siempre santa, apostólica, incluso disminuida. Por ejemplo, en el siglo IV, durante la crisis arriana, casi todo el episcopado de la Iglesia aceptó la política de la herejía, o la semi-herejía. Sólo unos pocos obispos permanecieron fieles: San Atanasio, San Hilario de Poitiers, San Basilio... ¡Imagina a todo el episcopado aceptando lo políticamente correcto, la herejía! El Papa Liber era muy débil, e incluso excomulgó a San Atanasio. Así que había oscuridad en la Iglesia. Pero la fe triunfó entre los fieles, entre ustedes, los fieles. Fue un milagro. Y los fieles conservaron la Iglesia que vivía en las almas: la Iglesia Santa y Apostólica vivía en las almas de los fieles y en las almas de los sacerdotes y de los obispos tan escasos. Creo que la situación es similar hoy en día. La Iglesia sigue siendo santa, apostólica, católica, en cada alma católica -laico, sacerdote u obispo- que mantiene fielmente la integridad de la fe y de la vida cristiana. 

J.S.: Excelencia, usted explica en su libro que su nombre, Atanasio, le fue dado, es un nombre religioso. ¿Pensó cuando lo recibió que estaba destinado a una lucha particular? 

Monseñor Schneider: Nunca. Absolutamente nunca. Era imposible para mí. Incluso el nombre de Atanasio era, para mí, completamente extraño. No sabía por qué se me había dado el nombre de Atanasio; conocía la vida de San Atanasio, pero era un simple sacerdote, y nunca pude imaginar cuando me hice sacerdote que un día me convertiría en obispo y tendría que librar una batalla a veces similar a la de San Atanasio, que incluso tuvo que resistirse al Santo Padre en ocasiones, para amonestar al Papa como hice con el comentario de Abu Dhabi sobre la diversidad de religiones. Tuve que amonestar al Papa in facie, cara a cara, personalmente, con respeto, pero tuve que resistir y amonestar. Pero lo hice por amor a la Iglesia, por amor al Papa. Eso es importante: la intención. Para mí sería más fácil no decir nada al Papa. Pero mi conciencia no me lo permitiría. Debería vivir como San Atanasio. San Atanasio dijo estas palabras a otro obispo de su tiempo, un obispo amigo: "No debemos servir a nuestro tiempo, debemos servir a Dios". Este es nuestro propósito, nuestra tarea. Así que creo que la Divina Providencia nos guía y debemos vivir sólo para la verdad y para la eternidad. 

J.S.: Iba a preguntarle sobre eso: usted habló de su petición de aclaración al Papa sobre el documento de Abu Dhabi, que afirma que la diversidad de religiones fue querida por Dios en su sabiduría, y obtuvo una respuesta que podría considerarse satisfactoria, diciendo que era una "voluntad permisiva" de Dios. Pero esa respuesta no se extendió a toda la Iglesia y, en general, los fieles se enfrentan a un Papa que -no todo el tiempo, pero sí bastante a menudo- parece enseñar cosas totalmente contrarias a lo que creemos. Y mi pregunta es quizá un poco aguda: ¿qué podemos hacer para seguir amando al Papa y obedecer su autoridad como vicario de Cristo? 

Monseñor Schneider: Debemos ver siempre el ministerio del Papa con los ojos de la fe. No con sentimentalismo. El Papa tiene la tarea fundamental de confirmar a todos los fieles y a los obispos en la fe. Y si el Papa no lo hace, debemos ayudarle, empezando por nosotros los obispos, a hacer claridad, con palabras respetuosas. Incluso tenemos ejemplos, como el de Santa Catalina de Siena. Ella escribió muchas cartas al Papa de su tiempo, para que volviera de Aviñón a Roma, porque esta situación iba en detrimento de la Iglesia. Una de las cartas que escribió Santa Catalina fue al Papa, creo que era Urbano VI, que era muy problemático. Ella amonestó a este Papa para que cambiara su actitud, porque su comportamiento iba en detrimento de la Iglesia. Ella escribió: Padre Santísimo, tú eres el dulce Cristo en la tierra, yo soy tu hija cariñosa y obediente; pero si no te conviertes, renuncia al papado, renuncia a tu tarea. "Vuestra hija cariñosa y obediente".

Siguió amando al Papa, pero le dio amonestaciones por amor al Papa, porque tal vez, renunciar al Papado significaría para el Papa salvar su alma ante Dios, ante el juicio de Dios. Es un gesto de amor al prójimo. 

Pero, por desgracia, con el paso del tiempo -pienso en particular en los dos últimos siglos- se ha producido incluso hasta hoy un fenómeno que muchos llaman ahora papolatría, la adoración del Papa casi: considerar al Papa como Dios, que nunca puede equivocarse. Esto es un error. Esta actitud hacia el Papa nunca ha existido en la Iglesia. El Papa es humano, el Papa no es el Dios bueno. Tenemos que reformar esto, no es sano. El Papa es sólo un vicario, un ministro en activo, y también un pecador. Sólo en ocasiones especiales y raras tiene el carisma de la infalibilidad. Pero a veces, como ha demostrado la historia, el Papa ha cometido errores, errores graves, morales, políticos... raramente doctrinales, gracias a Dios. Pero la situación es la misma ahora. Podemos decírselos al Papa, con amor, y hacer amonestaciones filiales, fraternas. Como obispo, tengo la tarea de ayudar al Papa, como colegas, como en una colegialidad. Así que el Papa no es un rey. El Papa no puede decir: Yo soy la Iglesia, como dijo Luis XIV: ¡Yo soy el Estado! La Iglesia no es propiedad privada del Papa. Él es sólo un administrador, un vicario. Y nosotros debemos ayudar al Santo Padre, con nuestras oraciones, nuestras penitencias, nuestras expiaciones, y a veces con respetuosas amonestaciones. 

J.S.: En definitiva, esto es abrir perspectivas. Pero en los contactos que tengo con los lectores, veo que hay una tentación sedevacantista en la situación actual. Y me gustaría mucho que nos dijera cómo combatirla: ¿debemos combatirla? ¿Cómo podemos combatirla? Esta tentación me parece que está muy presente en este momento. 

Monseñor Schneider: ¿Sabe cuál es la raíz del sedevacantismo? Es exactamente la papolatría, el hecho de divinizar al Papa. Entonces es una visión falsa de estos fieles y sacerdotes sedevacantistas, según la cual el Papa es casi el Dios bueno, el Papa no puede equivocarse nunca, y por lo tanto si un Papa tiene defectos, como fue el caso después del Concilio, con la nueva misa, luego en Asís, y ahora con el fenómeno que conocemos, Amoris Laetitia, Pachamama, Abu Dhabi, etc., entonces ya no es Papa, porque el Papa no puede tener ningún defecto. Es el Señor bueno. Si un Papa muestra algunas debilidades, graves, como después del Concilio, respecto a la liturgia, respecto a la doctrina, sus fieles dicen que ahora ya no es Papa: sede vacante. Y debemos esperar a que Dios nos dé de nuevo un Papa divino, completamente santo, completamente infalible. Pero esto es un error. Es una visión completamente anticatólica. Esta es, creo, la raíz profunda, doctrinal y psicológica del pensamiento de estos fieles. Y tenemos que ayudar a estos fieles, para corregir esta actitud completamente irreal, que además contradice la historia de la Iglesia. Creo que otra raíz es que estos fieles se escandalizan, y rechazan la Cruz. Tenemos que cargar con la cruz de un Papa difícil, de un Papa que crea confusión. Esta es la cruz más pesada, y tenemos que llevar esta cruz. Creo que estos fieles sedevacantistas no quieren llevar esta cruz, este sufrimiento, por la Iglesia, para apoyar a un superior eclesiástico como Pastor Supremo. Así que tenemos que tener una visión sobrenatural. 

J.S.: Hablábamos antes, monseñor Schneider, antes de esta reunión, de un papa que había comprado su cargo. Me gustaría que compartiera esta anécdota porque se habla mucho de que la elección del papa Francisco ha quedado invalidada por diversas circunstancias, por ciertas leyes canónicas. Si pudiera contarnos eso, creo que sería muy esclarecedor. 

Monseñor Schneider: Creo que en general es muy beneficioso conocer la historia de la Iglesia y la historia del papado. Es muy importante para nuestro tiempo. Por ejemplo, en el siglo XI, cuando todavía existía el fenómeno del Saeculum obscurum, la Edad Media, cuando el papado estaba ocupado por grupos de mafiosos, grupos inmorales, había fuerzas para la renovación de la Iglesia. Hildebrandt, el futuro Papa Gregorio VII, un abad benedictino en Roma, fue el alma de un grupo de cardenales que trabajaban por una verdadera reforma de la Iglesia, y después de su muerte, estos tiempos fueron llamados la "reforma gregoriana". Vio que el Papa era una persona gravemente inmoral, que estaba dando escándalos públicos que eran insoportables. Había un buen cardenal, y el abad Hildebrandt, que había oído que este papa amaba mucho el dinero y estaba dispuesto a vender el papado por dinero, había combinado esta cosa para el bien de la Iglesia: quitar a este papa inmoral. Aconsejó a este cardenal que comprara el pontificado por una gran suma de dinero a este Papa corrupto. Y así el Papa vendió su papado a este buen cardenal, que se convirtió en el Papa Gregorio VI y nombró cardenal a Hildebrandt, y así pudo hacer un buen trabajo de reforma de la Iglesia.

Era canónicamente inválido, ya que se trataba de una simonía. Pero la Iglesia siempre ha considerado válido a este Papa Gregorio VI, a pesar de que llegó a ser Papa por simonía, comprando su cargo. (NT: a pesar de todo, Schneider no contempla la realidad de que la renuncia de BXVI no fue válida y por eso Fco no puede ser verdadero papa)

J.S.: Excelencia, su libro, cuando lo traduje y lo leí con mucha atención, me pareció programático. No creo que usted haya querido presentar un programa como candidato, pero en todo caso ha tratado de explicar cómo la Iglesia puede recuperar su santidad, y su mensaje es en definitiva un mensaje de esperanza. En este programa que usted describe mostrando cómo nombrar buenos obispos, ¿qué puntos hay que destacar? ¿Podría describir un poco el camino para salir de esta crisis tal y como usted lo ve? 

Monseñor Schneider: Todo depende de que se pongan estratégicamente buenas personas: personas buenas y competentes. Este ha sido siempre el método durante las crisis de la Iglesia. Debemos tener líderes que sean personas íntegras, personas de fe. Creo que la reforma de la Iglesia debería empezar en la Santa Sede, con un papado reformado, renovado en el espíritu de los Papas mártires, de Cristo, sin miedo, sin complejo de inferioridad ante el mundo. La Iglesia necesita este tipo de papa, que pueda nombrar obispos, cardenales, del mismo espíritu. Es lógico. Un buen obispo puede transformar toda su diócesis durante generaciones. Yo tuve esta experiencia en Brasil. Mi obispo era un católico muy fuerte en medio de la teología de la Liberación; renovó toda la diócesis con un clero bien formado, con fieles, con iglesias, y restauró la comunión de rodillas y de lengua. Toda la diócesis y el clero se renovaron. Fue un ejemplo. Imagina que todas las diócesis de Francia fueran así, con obispos así. Obispos valientes, fuertes en la oración, como apóstoles. Toda Francia cambiaría. ¡Y luego los sacerdotes! Tendríamos un nuevo clero, y familias. Y por esta razón, debemos renovar el episcopado, por supuesto. Porque vosotros, los fieles, ya tenéis la fe y estáis preparando el terreno. Dios está preparando el terreno con vosotros, pequeños fieles. Y entonces llegará el momento en que la Divina Providencia nos vuelva a dar obispos fuertes, como San Hilario de Poitiers, San Martín de Tours, el Cardenal Pío de Poitiers, etc. Hay grandes figuras del episcopado en Francia y en otros países, como el cardenal von Galen, en la época del nazismo... 

Así que hay esperanza, hay que trabajar, pero por supuesto no es suficiente, es muy necesario que de la Santa Sede, emane un documento claro, una especie de Syllabus, o una especie de profesión de fe muy precisa, mirando los errores comunes de nuestro tiempo, con incluso amenazas de excomunión, como siempre ha habido, y que Nuestro Señor creó como médico espiritual. Por lo tanto, es necesario tener buenos nombramientos, y la profesión de fe. 

J.S.: Al final de su libro, usted publicó un texto de San Pedro Julien Eymard, "El triunfo de la Iglesia por la Santa Eucaristía", y esta es una de las preguntas que Diane Montagna le hizo un poco antes. Ella dijo: "Ella [la Iglesia] debe volver a su Primer Amor". Y usted respondió, en el libro: "Al amor eucarístico". ¿Cuál es exactamente el lugar de este amor eucarístico en el programa que usted da a los fieles esta noche para trabajar por la victoria de Cristo? 

Monseñor Schneider: La Eucaristía es el corazón de la Iglesia. La Iglesia es un cuerpo místico, no una organización humana, ni política. La Iglesia es el cuerpo místico de Cristo, y todo cuerpo tiene un corazón: aquí el corazón es la Eucaristía. Ahora, desde hace décadas, asistimos a una enfermedad del corazón, a una enfermedad del corazón eucarístico, que yo llamo cardiastenia eucarística, una especie de debilidad del corazón eucarístico, a causa de las formas generalizadas de profanación, de sacrilegio, de ultraje a nuestro Señor en la pequeña hostia consagrada, incluso en las pequeñas partículas que caen durante la comunión, a causa de la comunión en la mano. Nadie puede negarlo, es evidente que Nuestro Señor cae en el suelo. Esta es para mí la herida más profunda en la vida de la Iglesia. Y por eso debemos restaurar y restablecer toda la dignidad, la sublimidad, del culto eucarístico, especialmente durante la distribución de la Santa Comunión y la celebración de la Santa Misa, que es el acto principal, vital, de la Iglesia: el sacrificio de la Cruz que ahora está presente en nuestros altares. Y así debemos renovar el modo de celebración de la Misa cristocéntrico, teocéntrico, con sacralidad: volver a dar a Jesús la centralidad de la Misa en el modo de celebración y en el momento de la Santa Comunión. Y de esto dependerá de nuevo la vida renovada de la Iglesia. 

J.S.: Hay un capítulo hacia el final de su libro que me ha tocado inmensamente, el de los ángeles de la guarda por los que usted siente una veneración muy especial -y podríamos hablar aquí de cómo esto está vinculado a su orden, los canónigos regulares de la Santa Cruz-

Le agradecería mucho que nos hablara de los ángeles de la guarda para que, en los momentos difíciles, nos sintamos impulsados a apoyarnos en ellos. 

Monseñor Schneider: El mundo de los ángeles es el mundo sobrenatural por excelencia. Una raíz de la enfermedad espiritual de la Iglesia es la pérdida, la falta de visión sobrenatural. La Iglesia se ha volcado en lo temporal, en lo natural, y ha perdido la visión de una parte de lo sobrenatural, la primacía de lo sobrenatural. Y el mundo de los ángeles es el mundo sobrenatural por excelencia. Están siempre ante la presencia de Dios. La primera tarea de los ángeles es la adoración de Dios. Toda la esencia de los ángeles dice: Dios primero, y sólo Dios. Este es todo el sentido de los ángeles. Todo para Dios, para la adoración de Dios. Volcados completamente a Dios, esa es la esencia del ángel. Y es nuestra tarea, la de la Iglesia y la de los hombres, estar siempre vueltos hacia Dios. El pecado consiste en que no estamos vueltos hacia Dios, el pecado nos vuelve hacia nosotros mismos, hacia el egoísmo. Y por eso subrayo la devoción, la conciencia de la existencia de los ángeles que Dios nos ha dado, nos ha enviado, como nuestros compañeros, como nuestros hermanos que nos acompañan siempre en nuestra primera tarea de adorar a Dios, de estar vueltos hacia lo sobrenatural, hacia la eternidad. Y además cada uno de nosotros tiene su propio ángel de la guarda. ¡Qué generosidad! ¡Qué privilegio nos da Dios! Cada uno de nosotros tiene un ángel de la guarda especial, sólo para nosotros. Este ángel de la guarda nunca te dejará, ni de día ni de noche, siempre estará contigo, personalmente. Y reza, adora a Dios en nuestro lugar, siempre. Qué buen hermano, qué buen amigo, ¡nuestro mejor amigo! 


Y así, toda la Iglesia debería volver a ser más consciente de la existencia, de la presencia y del trabajo, de las apariciones de los santos ángeles. Los ángeles tienen como otra tarea luchar contra los espíritus malignos, los ángeles caídos. Y la Iglesia militante, vivimos cada día de nuestras batallas contra el pecado, contra el demonio, contra la tentación, y debemos invocar a los santos ángeles para que luchen con nosotros. Somos soldados de Cristo, y los ángeles nos acompañan. El momento de la guerra espiritual es muy importante, y los ángeles de la guarda, y San Miguel y los demás ángeles nos recuerdan esta realidad que debemos combatir. Y un día estaremos todos juntos con los ángeles por toda la eternidad, formando una familia de Dios. Pero ahora ya en la tierra, sabéis que en todas las misas al final del prefacio, antes del Sanctus, la Iglesia dice: y con todos los ángeles cantamos "Sanctus, Sanctus, Sanctus", para proclamar la santidad de Dios. 

J.S.: Esta es mi última pregunta antes de las del público: háblenos de las campanillas de nieve y del salmón. 

Monseñor Schneider: Sí, he elegido esta flor, que me gusta mucho, porque estas campanillas de invierno anuncian ya la llegada de la primavera, todavía en el tiempo del invierno, pero ya dicen la proximidad de la primavera. Y la campanilla de invierno atraviesa la nieve. Ya hay una flor, pero en medio de la nieve. Y vosotros, los pequeños fieles, las familias católicas, los niños católicos, la juventud católica, los jóvenes sacerdotes -¡también los sacerdotes mayores! - sois las campanillas en los campos todavía cubiertos de nieve, pero anunciáis la llegada de la primavera. En alemán decimos "Schneeglöckchen", es decir, las campanas de la nieve, que ya anuncian la llegada de la primavera. La otra imagen es el salmón, el pez. Es el pez de los obispos, un símbolo episcopal, porque el salmón nada contra la corriente. Así que la tarea de los obispos hoy es nadar contra la corriente. Por eso necesitamos muchas campanillas y muchos salmones. 


Las preguntas de los asistentes fueron recopiladas y leídas al obispo Schneider. 

Respuestas:
En primer lugar, la providencia divina permitió el Concilio Vaticano II, debemos aceptar este hecho. Incluso si este evento históricamente trajo más desventajas a toda la Iglesia, Dios todavía puede hacer de una cosa negativa, un mal, un bien, un bien aún mayor. Y podemos ver que incluso durante las crisis posteriores al Concilio, y ahora, Dios ha despertado, ha convocado figuras heroicas, profesiones de fe y testimonios de fe. Y, en segundo lugar, necesitamos un Concilio de Trento II, simplemente por la claridad, por la necesidad de establecer de nuevo la claridad de la doctrina y la disciplina de la Iglesia. Espero que un día llegue una especie de Concilio de Trento II, no necesariamente en la ciudad de Trento, pero con el espíritu del Concilio de Trento. 


Sobre el tema de la misa tradicional, hay varias preguntas. 

En primer lugar, ¿conoce el caso de Dijon, donde la Fraternidad de San Pedro está siendo destituida por el obispo, monseñor Minnerath? Otras comunidades tradicionales están sufriendo vejaciones por parte de sus obispos, y este es también un tema que se le ha planteado. 

Una de las preguntas es: "Si el Motu proprio Summorum pontificum fuera suprimido, ¿qué actitud deberían adoptar las comunidades Ecclesia Dei que desean permanecer fieles a la forma extraordinaria de la misa? ¿Deben privilegiar la obediencia, o deben entrar en la resistencia? Por el momento, esto no parece estar dirigido a las comunidades Ecclesia Dei, pero si es así, ¿qué actitud recomienda?" 

Por el momento se trata de simples hipótesis. No parece que la Santa Sede vaya a abolir Summorum Pontificum (NT: esta entrevista es anterior al motu proprio de Fco), lo consideraría muy irreal, no realista. Pero tal vez haya una limitación en el uso de Summorum Pontificum. En este caso, creo que ustedes, los fieles y los sacerdotes, tienen derecho a una liturgia que es la liturgia de todos los santos, casi de todos los tiempos. Así que en este caso la Santa Sede no tiene derecho a suprimir un patrimonio de toda la Iglesia. Eso sería un abuso, incluso por parte de un obispo. En este caso, podéis seguir celebrando la misa, formalmente en desobediencia, pero estaréis en obediencia a la Iglesia de todos los tiempos, a todos los papas que han celebrado esta misa. Y seguir con respeto rezando por este obispo o por el papa. Pero encontrad algunas formas quizás de misas de catacumba, de misas clandestinas. Pero siempre con el espíritu "sentire cum Ecclesia", con amor a la Iglesia y a las almas. Así sería un servicio a toda la Iglesia. La Iglesia no es sólo ahora, la Iglesia es de todos los tiempos. 


Hay una verdadera preocupación por la Iglesia, se ha hablado mucho de ello: ¿qué opina de esta tentación de hacerse ortodoxo? 

Es muy falsa, porque hacerse ortodoxo es peor que hacerse sedevacantista. Porque rechazan la fe, el dogma de la primacía de Pedro. Esta es una verdad evangélica, es una verdad del dogma. El sedevacantismo no rechaza el dogma, sólo declara, de forma arbitraria, vacante la sede de Pedro, pero esto es irreal. Los ortodoxos, sin embargo, rechazan el dogma, y por eso no podemos ir en esa dirección, ni siquiera para tener una hermosa liturgia. Usted sabe que la Iglesia Ortodoxa admite el divorcio. ¿Quieres tener una iglesia con divorcio? Puedes casarte, incluso en la iglesia, en la Iglesia Ortodoxa: una segunda vez, una tercera vez. Pero sólo tres veces, no cuatro. El segundo matrimonio, y quizás el tercero, se llama matrimonio penitencial. 

El rito es penitencial: el padre bendice a las parejas que son adúlteras de hecho, con un rito algo penitencial. Así que es una contradicción, y es muy grave. Tampoco hay un magisterio claro sobre la anticoncepción, no hay un magisterio universal. Así que es problemático. La Iglesia Ortodoxa tiene muchos valores, tengo muchos amigos ortodoxos, incluso obispos y sacerdotes y fieles, tienen buenos valores, una liturgia, sacralidad, humildad, reverencia, ayuno, penitencia, y eso es bueno. Pero eso no es todo. 

Sobre la misa y la celebración eucarística, hay varias preguntas: 

"¿Por qué el Papa Francisco denuncia a los 'sacerdotes rígidos'? ¿A quién se dirige? ¿Por qué esta obsesión?" Ahora bien, no creo que se pueda responder por el Papa, pero someto la cuestión. 

Otra pregunta que viene de un sacerdote: "Hace unos años, el cardenal Sarah invitó a todos los sacerdotes, especialmente a los jóvenes, a celebrar el primer domingo de Adviento de cara al Señor. Entre los que estaban convencidos, ¿cuántos fueron capaces de hacerlo? La Iglesia abusa continuamente de los sacerdotes y los seminaristas. ¿Cree que sería útil llenar los tribunales eclesiásticos de denuncias para obligar a la Iglesia a volver a su ley y doctrina? El Papa emérito dijo que no oponerse al abuso de poder es hacerse cómplice". 

Siguiendo con el mismo tema: "¿Podría usted, Monseñor, amonestar al Arzobispo de París y a todos nuestros obispos sobre la Santa Comunión que quieren que se les dé en la mano? Gracias por lo que es". 

No puedo, como parte de mi propia tarea, amonestar al obispo de París, porque no soy el Papa. Sólo el Papa, el superior, puede hacerlo. Puedo, si me lo pide, aconsejarle fraternalmente, pero no públicamente, y de forma respetuosa. 


[Intervención de Jean-Pierre Maugendre: Esto se ha hecho, todos los obispos de Francia han recibido el libro de Mons. Schneider. Una decena de ellos ha tenido la amabilidad de acusar recibo, y algunos de ellos se han comprometido a leerlo]. 

Creo que podéis lanzar una iniciativa de los fieles, quizás en nombre de los jóvenes, para pedir al Papa, a la Santa Sede, que garantice el derecho de todo fiel a comulgar en la boca, incluso durante la llamada pandemia, porque todas las medidas sanitarias pueden ser respetadas, y por tanto no hay ninguna razón objetiva y científica para no hacerlo. Por ello, puedes hacer una petición, con pruebas de especialistas, y enviarla a Roma para que te garanticen tus derechos. Para la misa, también hay otro procedimiento para que todos los sacerdotes puedan celebrar la misa, incluso la nueva, hacia Dios. 

¿Hay que llevar estos asuntos a los tribunales eclesiásticos? 

Acudid a la Santa Sede, porque esa es la fuente. De allí debe venir una orden, una orientación. 

Ahora una pregunta sobre la Iglesia en América y el presidente Biden. "Sabemos que hay mucha controversia en este momento, en particular en los proyectos y reflexiones de los obispos americanos, que apuntan a negar la comunión al presidente Joe Biden que se declara católico y al mismo tiempo pro-aborto. 

Esto es una prueba de que una parte de los obispos ha perdido algo de fe en la importancia de la Eucaristía. ¿Qué es la Eucaristía? Es Nuestro Señor, la inmensa santidad de Dios, y por eso también han perdido la fe en la inestimable grandeza de la Eucaristía. Y han olvidado la Sagrada Escritura que nos dice: quien come el cuerpo del Señor indignamente, come su juicio. Así que estos obispos, que admiten a Biden u otros políticos que promueven el aborto, a la Santa Comunión, estos obispos son crueles. Están dejando que estas almas se pierdan y se coman el juicio de Dios. Esto es algo muy irresponsable, un gran pecado contra el amor al prójimo. Y por eso los otros obispos que no permiten la comunión de Biden tienen un verdadero amor por Biden, por el alma de Biden, para que no se coma el juicio divino. Así que hay dos cosas, la pérdida de fe de estos obispos en la santidad de la Santa Comunión, y el peligro de recibir la Santa Comunión en un estado objetivamente indigno. Olvidan que este gesto de admitir públicamente a estas personas es al mismo tiempo decir que aprobamos implícitamente que los políticos puedan promover el aborto. Es una actitud pastoral muy irresponsable. 


La primera es: "¿Ve usted que otros obispos se unen a sus ideas, a la corriente que usted encarna, o esta corriente permanece aislada?" 

No tengo contacto con todos los obispos, pero algunos, por supuesto, tienen la misma preocupación, el mismo espíritu, pero una gran parte de los obispos, desgraciadamente, incluso buenos obispos, se sienten intimidados. Prefieren guardar silencio por razones personales o para preservar su carrera eclesiástica, o por una especie de papismo, de papolatría malsana, o por varias otras razones. Pero los números no son importantes en el reino de Dios. 

Y la última cuestión: 

Obispo Schneider, en Christus Vincit usted menciona la cuestión de Nuestra Señora de Fátima, su mensaje, sus peticiones, la consagración del mundo al Corazón Inmaculado de María, usted expresa sus dudas sobre si esta consagración se hizo en su totalidad de la manera que Nuestra Señora quería. Un participante pregunta: "Apelar al Papa para que consagre Rusia al Corazón Inmaculado de María es un proyecto de un pequeño grupo en Francia, ¿estaría usted dispuesto a apoyar esta iniciativa sobrenatural?" 

Sí, estoy dispuesto. Creo que es necesario. Pero está en manos de Dios. Por supuesto, una consagración plena y explícita traerá muchas gracias a nuestro mundo y a la Iglesia, y a Rusia y al mundo entero, como prometió la Virgen. Por tanto, hay que rezar, hay que dar pasos, para que el Papa haga la consagración plena y explícita, y para pedir a la Virgen el Triunfo de su Corazón materno e Inmaculado.




Comentarios

templario ha dicho que…
Rezo por él y por todos los que no entienden aún que nos encontramos en los "Ultimos Tiempos", donde tendremos que luchar para no dejarnos sellar con la marca de la bestia, el chip-666, durante el reinado del anticristo. Apocalipsis 14.
Todo lo que está ocurriendo en la Iglesia y fuera de ella es un proceso que indica que nos encontramos inmersos en dicho reinado. Bergoglio es el falso profeta que prepara dicho reinado con la entrada triunfal del falso mesías que el sanedrín espera desde que asesinaron al verdadero Mesías, Jesucristo. El sanedrín ahora está dentro de la Iglesia representado por Bergoglio, el falso papa usurpador del trono sagrado.

La Virgen en El Escorial:
6-9-1986: Estáis viviendo el “Fin de los Tiempos”.
2-4-1994: ES EL TIEMPO DEL ANTICRISTO ES SU REINADO.

Non Nobis.
Anónimo ha dicho que…
Bergoglio tiene la astucia de la serpiente, pero no la mansedumbre de la Paloma sino la rebeldía de satanás, porque es hijo de él.
Hay una voluntad “permisiva” y otra voluntad “ordenadora” de Dios. La “ordenadora” es la que Él dispone como Dios que rige Toda su Creación, sin embargo, está el libre albedrío del hombre, don de Dios en el cual cada hombre tiene la libertad de elegir entre el bien y el mal. Dios, como Señor de Todo, puede “permitir” o no las consecuencias de la elección del mal que toma el hombre, pero no significa que Él lo quiera así.
Decir que si Dios “ha permitido” que pase determinada situación, como por ejemplo: El CVII, significa que debemos aceptar todas las consecuencias malas de ese mal concilio, no es correcto. Igual que no es correcto decir que si Dios permitió que Bergoglio fungiese como papa, entonces debemos aceptarlo así. El Señor también permite que se den las consecuencias de nuestras malas decisiones, para castigarnos y que aprendamos y corrijamos y enmendemos lo malo. Entonces, es nuestro deber rezar pidiendo ayuda para discernir y sabiduría para decidir qué es lo correcto. Los que están bien instruidos en la Fe, deben ya saber, que no se trata de que tenemos un “mal papa”, sino que son las profecías presentándose ante nuestros estupefactos ojos. La negación en la que se encuentran estos “sabios y entendidos” está provocando la pérdida de innumerables almas, y eso acarreará su condenación eterna. Su actitud solo trae más confusión al rebaño que, en su mayoría, no está bien formado e instruido en la Fe.
VeniDulcisHospesanimae ha dicho que…
Es un placer participar de la lucidez y conocimiento de esta tan minoritaria jerarquía como el obispo Scheneider, cómo se agradecen sus lenguajes limpios y desnudos, sin esos omnipresentes y taricioneros remolinos de tan perfida ambigüedad, con los que constantemente quiere inundar y ahogar nuestra Fe ese falso profeta que ha usurpado el poder del Vaticano.
Dicho lo cual, sobre esa supuestamente "voluntad permisiva" de Dios sobre la existencia de otras religiones, no logro averiguar en qué se diferenciaría de la que también estaría otorgando a las pestes, las enfermedades, los ataques a los países por parte de sus invasores y enemigos, toda suerte de crímenes y genocidios, etc.
Sobre la obtención del Papado por el buen Papa Gregorio VI, al margen del canon y mediante el pecado de simonía, en sustitución de su antecesor extremádamente pérfido y malvado, no me parece la equiparación con nuestro presente de recibo, aparte de porque aquel nombramiento se realizó para salvaguardar la Iglesia y éste se ha hecho expresa y tácitamente para destruirla, en el caso actual, no estriba todo, ni mucho menos, sólo en que se haya perpetrado un nombramiento fuera de la ley y del canon, ocurre además, y por encima de todo, que de forma legal y expresa está documentado que el único Papa es Benedicto, lo cual va infinítamente más allá y anula todo peso legal y legítimo a cualquier suerte de enredos y cambalaches plasmados en toda "papelorología" documental al respecto. Por decirlo de otra forma, en el acceso de Gregorio VI al Papado, por mucho que por el método nada canónico de la simonía que se hubiera producido, no existía un documento legal y canónico, que confirmaba y daba fe, tácita y exprésamente, sobre la continuación en el ejercicio del Papado del anterior Papa.
Por lo demás, son muy de agradecer tantas cosas hermosas, estimulantes y esperanzadoras que también en esta entrevista nos ha recordado y regalado (hablo por mí, sobre todo, claro, que yo me he convertido (entre otras muchas y muy transcendentales cosas) para intentar alcanzar la Paz que sólo Dios puede dar, no para que ande nadie pretendiendo (ni por las buenas ni por las malas) meterme en líos y follones de facciones y sectas).
Unknown ha dicho que…
Que tristeza yo pensaba que este obispo ahora que le prohibieron y con lo que iso el falso papa ya dejaría de creer que Bergoglio es el Papa y que ya reconocería a Benedicto pero como la mayoría sigue siego espero que cuando Dios libere a Nuestro querido Papa ya vea y crea al igual que tanto siego y animo al verdadero Remanente Fiel y Viva Cristo Rey y Santa Maria de Guadalupe.