Golpeada por los espíritus inmundos


Diario de un Exorcista #148: Golpeada por un demonio

Una de nuestras personas espiritualmente sensitivas (SS) envió la foto adjunta de un gran y desagradable moretón en su cuerpo.  Ella había estado asistiendo a nuestros sacerdotes-exorcistas en la limpieza de un edificio infestado de demonios. 

A continuación, nuestro intercambio de textos: 

(SS): Aquí está la última novedad [refiriéndose a la foto que me envió].

Sacerdote-exorcista:  ¿Es ése tu brazo?

SS: La pierna

Sacerdote-exorcista: ¿Cómo te fue anoche?

SS: Me deshice de 8 [demonios].

Sacerdote-exorcista:  Bien, gracias por hacer eso.

SS: Luego me golpearon en la pierna.


¿Te parece una locura?  Mira más de cerca la vida de los santos.  Muchos de ellos fueron golpeados por los demonios.  Por ejemplo, en una carta a su director espiritual, Gemma Galgani escribió: "El Diablo me ha perseguido de todas las maneras posibles... Me agarró por el pelo y me arrastró... Me atormentó así durante más de cuatro horas, y así pasé la noche". Estaba tan afligida por los demonios que pidió que le hicieran un exorcismo.  El sacerdote se negó con razón, respondiendo que ella no estaba poseída.  

Del mismo modo, el Padre Pío sufría a menudo golpes físicos por parte de los demonios: "Estos demonios no dejan de golpearme, incluso me hacen caer de la cama. Incluso me arrancan la camisa para golpearme. Pero ahora ya no me asustan. Jesús me ama....".  Algunos miembros de su comunidad le propusieron un exorcismo.  De nuevo, sus superiores lo rechazaron con razón.

Los poseídos y los fuertemente oprimidos también pueden ser arañados, rasguñados y magullados por los demonios.* De hecho, es una de las preguntas de discernimiento que suelo hacer durante la admisión: "¿Tienes algún moratón o rasguño inexplicable?"  Tengo muchas fotos de ellos.

Me han preguntado varias veces: "¿Por qué Dios no encierra a todos los demonios en el infierno y hace que dejen de afligir a la gente?". Buena pregunta.  Es parte de una pregunta más amplia: "¿Por qué Dios permite que le ocurran cosas malas a la gente?" De hecho, lo que los demonios pueden hacernos físicamente palidece en comparación con lo que los humanos se hacen entre sí.

Los demonios son muy limitados en lo que Dios permite.  Tientan a todo el mundo.  Pueden acosar y ocasionalmente atormentar físicamente a las personas.  Pero no pueden matarnos o mutilarnos directamente, aunque los seres humanos sí pueden hacerlo y, lamentablemente, lo hacen entre sí.

Nuestra `persona sensible´ nos ayudó generosamente en este ministerio de exorcismo.  Ella pagó un precio por ello, al igual que Jesús pagó el precio por todos nosotros.  En la fe, su sufrimiento participa en el sacrificio redentor de Jesús.  Dios la recompensará por ello.



traducido por RELIGION LA VOZ LIBRE de .catholicexorcism.org/

Comentarios