Guardia Suizo arremete contra Francisco en una carta abierta

 

El guardia suizo denuncia la coacción a la vacuna

Un objetor de conciencia católico arremete contra Francisco en una carta abierta

CIUDAD DEL VATICANO Un soldado que renunció a la Guardia Suiza Pontificia como objetor de conciencia a la vacunación forzosa ha escrito una mordaz exposición en la que descubre el doble rasero del Vaticano a la hora de coaccionar a los guardias para que reciban la inyección contaminada por el aborto. 



"Como católico que sigue el Magisterio, tengo el deber de luchar contra los mandatos de vacunación de la Ciudad del Vaticano", escribió Pierre-André Udressy en una carta abierta publicada el viernes por la noche. 

"¿Cuántos de mis queridos colegas han sucumbido desgraciadamente a un tratamiento médico al que no dieron su pleno consentimiento, impuesto por la fuerza, para recuperar sus libertades?" preguntó Udressy. "Para mí es fundamental defender la libertad con convicción".

Udressy fue uno de los tres soldados que renunciaron después de que el Vaticano sofocara una rebelión de 30 objetores de conciencia a los pinchazos en las filas de su prestigiosa Guardia Suiza, informó el lunes Church Militant. El Vaticano suspendió a otros tres guardias 

Publicada por el sitio web italiano Renovatio21, la carta de Udressy se dirige a "las autoridades vaticanas, a su jefe supremo el Santo Padre Francisco, a la Secretaría de Estado del Vaticano, a las instituciones de la ciudad y al comandante de la Guardia Suiza Pontificia."

Carta conmovedora

"Todos los miembros de la Guardia Suiza que dieron positivo en la prueba de COVID-19 durante el año habían sido vacunados", reveló el alabardero francófono de Val-d'Illiez. "¿Cómo se puede esperar la inmunidad si los propios vacunados son portadores del virus?". 

"¿Y qué pasa con Israel, uno de los países más vacunados del mundo, que se encuentra en una situación pandémica muy crítica?", se pregunta.

El pasado mes de octubre, junto a otros 37 guardias, Udressy juró "sacrificar, si es necesario, hasta mi vida en la defensa" del Papa Francisco y sus sucesores. Su vocación era dar su vida "por Dios, por la Iglesia, por el Papa", escribió antes en su revista parroquial. 

"Es con un sentimiento de orgullo que cumplo mi servicio", escribió Udressy en un breve artículo un mes antes de su instalación. Su cargo, escribió: "Honrar, enorgullecer, defender tan dignamente como pueda al sucesor de Pedro", siguiendo la exhortación de San Pedro de "ser sobrio y vigilante". 

Udressy recibió una carta certificada con fecha 20 de agosto de la Guardia Suiza Pontificia, días después de que la Secretaría de Estado del Vaticano emitiera su controvertido mandato de "sin pinchazo, no hay trabajo". 

Udressy escribe:

He sufrido hasta hoy, como víctima, todo lo que hemos tenido que soportar. He conocido toda la presión que se ha ejercido de forma progresiva y subversiva para convencer a la gente de que asuma la responsabilidad que no quiere asumir.

He sido testigo de situaciones de injusticia, tanto más opresivas cuanto que pesaban sobre personas cuya situación era aún más difícil que la mía, aunque yo mismo estuviera agotado. Lo he soportado todo hasta el final, tratando de servir lo mejor posible.

Por la intuición de mi conciencia y después de rezar sobre ello, fui movido a discernir las cosas de esta manera, y, una vez persuadido de mi deber, defiendo así la libertad y doy la cara por aquellos que han sido tan duramente probados.

El guardián lamenta ahora el "mayor escándalo" de la Iglesia, "que ha llegado a retirar su apoyo espiritual y sacramental y a abandonar a las personas necesitadas", con "el Vaticano dando ejemplo" y demostrando "lo absurdo de las decisiones tomadas por hombres de poca fe".

"La historia de la Iglesia nos ha hablado a menudo de la fe de los Padres y del compromiso de la Santa Iglesia durante las grandes plagas. Nada puede justificar lo absurdo de la situación actual", añade.

En su defensa, Udressy cita documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) del Vaticano y de la Pontificia Academia para la Vida (PAV) sobre la moralidad de las vacunas contaminadas por el aborto. "¿No tiene [el decreto de la CDF] ninguna importancia, ni siquiera jurídica, en el Vaticano?", se pregunta.

Un alto científico de Pfizer denuncia el uso de líneas celulares de fetos abortados por parte de Big Pharma para la vacuna

Mientras que el decreto de la CDF deja claro que "la vacunación no es, por regla general, una obligación moral y que, por lo tanto, debe ser voluntaria", el documento de la PAV "afirma claramente que hay que oponerse a las vacunas ilícitas, preparadas a partir de células de fetos humanos abortados, aunque admite, por otro lado, que en caso de necesidad podría aceptarse su uso", explica Udressy.

¿No tiene [el decreto de la CDF] ninguna importancia, ni siquiera jurídica, en el Vaticano?

"¿Qué debemos entender de esto? ¿No es esta la indicación que nos llega de la Iglesia católica?" cuestiona Udressy, procediendo a citar la encíclica provida Evangelium Vitae del Papa Juan Pablo II. 

Udressy reflexiona:

Ahora el Vaticano, la institución de la Iglesia, ha elegido la vacuna de Pfizer, probada en líneas celulares abortivas. ¿Qué debemos pensar? Incluso impone la vacuna a todos sus empleados, aunque, como Estado soberano, tendría la posibilidad de elegir productos no contaminados por el aborto, que también existen

¡Lo que resulta aún más aterrador es el desprecio de la vida allí donde se debería defender la vida! En una situación tan dramática, la gente no esperaría otra cosa que el apoyo espiritual: En una crisis así, sólo la fe podría permitirles soportar la situación.

El guardián da a conocer además sus objeciones en materia de seguridad, observando que "la frecuencia de las muertes tras la vacunación está "subestimada", según el profesor Peter Schirmacher, director del Instituto de Patología del Hospital Universitario de Heidelberg. 

El análisis que hace Schirmacher del 30-40% de las autopsias de personas recientemente vacunadas, señala a la vacuna como la causa de la muerte. 

Udressy también cita a Didier Febvrel, médico jefe y director del servicio de salud pública de Marsella: "Asegurar que la vacuna no presenta ningún peligro y que es el arma decisiva contra el virus proviene de una comunicación utópica y militar del siglo pasado que coincide con la propaganda".

La carta abierta del guardia hace referencia a Stella Kyriakides, Comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria de la UE: "Aunque la vacunación avanza a un ritmo creciente, el virus no va a desaparecer y los pacientes necesitarán un tratamiento seguro y eficaz". 

Insinuando el papel de lo demoníaco, Udressy concluye: "Lo que es seguro en todo esto es que lo que estamos viviendo no tiene nada de humano, y mucho menos de cristiano, y es verdaderamente intolerable ver que la santa Ciudad del Vaticano ha llegado a este punto. Que San Miguel se digne a proteger y defender siempre la Ciudad Santa".

Campaña de coacción

El sábado, el portavoz de la Guardia Suiza, el teniente Urs Breitenmoser, dijo a Tribune de Geneve que las renuncias habían sido "voluntarias", mientras el Papa Francisco se enfrentaba a un embarazoso revés en su cruzada de vacunas de los soldados que se comprometen a sacrificar sus vidas para proteger al Papa.

Al menos 30 guardias se habían negado a recibir la vacuna hasta el mes de julio, pero finalmente capitularon tras una campaña concertada por el Vaticano para tratar de "adoctrinar y convencer" a los cuerpos de élite de que la recibieran.

La doctora Tiziana Sansolini, médico de la dirección de salud e higiene del Vaticano, dirigió "seminarios" especiales en los cuarteles de la Guardia Suiza, intimidando a los jóvenes guardias para que se vacunaran. 

El comandante de la Guardia Suiza, el coronel Christoph Graf, recibió la vacuna a regañadientes hace sólo unos días, después de haber sido "amenazado", según dijeron varias fuentes del cuerpo al vaticanista Edward Pentin.

Una fuente cercana a los guardias dijo a Church Militant que "Graf fue amenazado a principios de año en la audiencia general, diciendo que no se le permitiría asistir a ella sin la vacuna."


ChurchMilitant.com


Comentarios

LFA ha dicho que…
Cuando escucho el calificativo de Santo Padre, y leo estos comportamientos perversos me producen indignación y pena. Ningún hereje puede ser papa de la Iglesia.
templario ha dicho que…
Bergoglio no es un hereje mas de los miles que conocimos a lo largo de la historia, es una de las bestias de Apocalipsis 13 y quien nos presentará a la otra bestia en cuanto elimine las palabras de la Consagración (abolición eucarística-Daniel 9,27).
Si no tenemos en cuenta que nos encontramos en el período bíblico denominado "Fin de los Tiempos", no entenderemos nada de lo que está sucediendo. Muchos piensan que es un mal papa y ahi se quedan, por no haber leído la Biblia o por no haber atendido a la Virgen en sus manifestaciones de...
Fátima: La apostasía alcanzará la cúspide de la Iglesia.
Garabandal: tras la muerte de Juan XXIII, solo quedan cuatro papas y comienza el "Fin de los Tiempos".
Escorial: S. Pedro y S. Pablo nombrarán un nuevo Papa.
Por todo ello B-XVI es el último Papa legítimo de este ciclo que termina con la Parusía o regreso de Jesucristo a la tierra con sus ejércitos de ángeles. Y es entonces cuando será nombrado el siguiente Papa, dando comienzo a otra etapa o ciclo, que finalizará el dia del Juicio Final. Apocalipsis 19 y 20.
Non Nobis.