Clérigos montan un circo en los presbiterios