El Rosario y la posesa




El Rosario y la chica poseída


En el libro, El secreto del rosario, San Luis de Montfort relata que el padre Jean Amat, un dominico, estaba dando una misión cuaresmal en el Reino de Aragón, España, cuando una joven poseída por el diablo fue traída a él.
El padre Amat comenzó el exorcismo. Después de varios intentos infructuosos, el sacerdote tuvo una idea; tomando su Rosario, lo enrolló alrededor del cuello de la niña.


Apenas había hecho esto, la niña comenzó a retorcerse y gritar y el diablo, gritando a través de su boca, gritó: "Quítamelo, estas cuentas me están atormentando! "
Finalmente, movido por compasión por la niña, el sacerdote le quitó las cuentas de Rosario del cuello.

La noche siguiente, mientras el buen dominico yacía en la cama, los mismos demonios que poseían a la niña entraron a su habitación. Espumando de rabia, trataron de atraparlo, pero tenía el Rosario en su mano y ningún esfuerzo de los espíritus infernales podía arrancarle las benditas cuentas.

Luego, pasando a la ofensiva y usando el Rosario como arma física, el p. Amat azotó a los demonios gritando: "¡Santa María, Nuestra Señora del Rosario, ayúdame, ven en mi ayuda!", ante lo cual los demonios huyeron.

Al día siguiente camino a la iglesia, el sacerdote se encontró con la pobre chica, todavía poseída. Uno de los demonios que la poseía se burló de él, "Bueno, hermano, si no hubieras tenido tu Rosario, te hubiéramos hecho un pequeño trabajo ..."

Con renovada confianza y vigor, el sacerdote se quitó el Rosario del cinto y, arrojándolo alrededor del cuello de la niña, ordenó: "Por los nombres sagrados de Jesús y María, su Santa Madre, y por el poder del santo Rosario, os ordeno: espíritus malignos, que abandonéis el cuerpo de esta chica de una vez ".
Los demonios fueron forzados inmediatamente a obedecerlo, y la joven muchacha fue liberada.

"Estas historias", concluye San Luis de Montfort, "muestran el poder del Santo Rosario para vencer todo tipo de tentaciones de los espíritus malignos y todo tipo de pecados porque estas benditas cuentas del Rosario hacen que los demonios sean derrotados".

Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de la Madre de la Salvación:


Domingo 02 de febrero de 2014

Mi queridísimos hijos, os pido que recitéis mi Santo Rosario cada día de ahora en adelante para proteger esta Misión de los ataques satánicos. Por recitar mi Santísimo Rosario, cada día, diluiréis la perversión de Satanás, y de aquellos a quienes influencía, cuando intenta alejar a las almas de seguir esta Llamada especial del Cielo.

Todos aquellos de distintas creencias debéis también recitar mi Santo Rosario, porque os traerá a cada uno gran protección. El Santísimo Rosario es para todos y para aquellos que se quieran beneficiar de mi protección – el Regalo que he recibido de Dios para defender a las almas del maligno.

Muchísimos de vosotros, queridos hijos, seréis atormentados a menos que cedáis. Por otro lado, si cedéis seréis arrancados de esta Misión. Los enemigos de Dios utilizarán todo el poder que puedan, para deteneros. Tirarán de vosotros, abusarán de vosotros con gritos y acusaciones de cosas malas. Ignorad esto y permitidme a mí, vuestra bienamada Madre de la Salvación, daros consuelo y proveeros con las protecciones que necesitáis.

Durante la Misión de mi Hijo en la Tierra, Él fue traicionado de tantas maneras. Le esperaban en los pueblos, con piedras en las manos. Cuando Él entraba, con cientos siguiéndole, le lanzaban esas piedras desde detrás de refugios, para que nadie supiera quién había sido. Le odiaban; le llevaron a las autoridades de la Iglesia; promulgaron perversas mentiras sobre Él y dijeron que Él hablaba con una lengua malvada y blasfema contra Dios. A pesar de esto, ninguno de ellos podía explicar exactamente cómo es que era culpable de tales cosas. Entonces ellos pasaron mucho tiempo intimidando a Sus discípulos para que le negaran. Entonces, los Fariseos advirtieron a todos aquellos que adoraban en los templos, que, si continuaban siguiendo a mi Hijo, nunca jamás se les permitiría entrar en la Casa de Dios. Y muchos de ellos dejaron de seguir a mi Hijo. Estas mismas almas, lloraron amargas y pesarosas lágrimas después de que mi Hijo fue Crucificado, porque fue solo entonces que se dieron cuenta lo equivocados que estuvieron con Él.

Lo mismo sucederá con esta Misión, la cual prepara el camino del Señor y el Gran Día para la Segunda Venida de mi Hijo. Todo esfuerzo será hecho para debilitar a la Iglesia Remanente. Toda tentativa se hará a fin de debilitar vuestra determinación. Todo plan será creado para animaros a que le deis la espalda a vuestra propia salvación y a la de los demás.
No debéis nunca permitir que el espíritu del maligno apague vuestro espíritu, debilite vuestra fe u os aliente a negar a mi Hijo. Nunca perdáis la confianza en mi Hijo, o en Su Promesa de volver otra vez y traer al hombre un Nuevo Comienzo. Él nunca os abandonará. Él comprende lo difícil que es esto para vosotros, el dolor que soportaréis, así como también los sacrificios que hacéis por Él.

Recordad, vosotros sois Suyos, y cuando sois verdaderamente parte de Él y rendidos a Él, vosotros sois parte de Su Luz. La Luz de Dios, presente en las almas, aleja las tinieblas, las cuales están presentes en otras almas. Cuando Satanás utiliza las almas de esta forma, él hace que su rabia se conozca y se sienta. Cuando la oposición se levante contra esta Misión, la cual está Bendecida por Dios, nunca será racional, ni tranquila. La histeria mostrada será un claro signo de lo muy odiada que esta Misión es para Satanás. Es por esto, que mi Santo Rosario debe ser recitado cada día, por todos vosotros, a fin de proteger esta Misión.

Confiad siempre en mis Instrucciones, porque me son dictadas por mi Hijo, para ayudaros a todos vosotros a tratar con estas presiones que tendréis que soportar en Su Nombre.

Vuestra bienamada Madre

Madre de la Salvación.


Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a02-feb-2014-madre-de-la-salvacion-todos-aquellos-de-diversas-creencias-debeis-empezar-tambien-a-rezar-mi-santo-rosario-porque-os-traera-a-cada-uno-gran-proteccion/