Las pruebas señaladas por Viganò pueden ser destruidas


El enigma de las palabras de Francisco contra el testimonio de Viganò


Por el Rev. Michael X., J.C.L.

En 1898, el escritor francés Émile Zola publicó una carta abierta titulada "J'Accuse", acusando al presidente francés Félix Faure de antisemitismo y el encarcelamiento ilegal de un miembro del personal del ejército en lo que la historia ha denominado el "Asunto Dreyfus". En respuesta, el presidente francés hizo enjuiciar a Zola por difamación y ganó. Zola fue encontrado culpable y huyó a Inglaterra.

Ciento veinte años más tarde, un embajador del Vaticano retirado en los Estados Unidos el arzob. Carlo Maria Viganò ha difundido su testimonio a escala global contra un Pontífice romano, como el mundo nunca lo ha visto. Como respuesta a la carta abierta de Viganò, el Papa Francisco dio esta respuesta básica a los periodistas que buscaban su comentario sobre la carta de Viganò: "Fate voi il vostro giudizio", traducido, "Formula tu juicio" (...) invitando a los periodistas a leer la carta con cuidado, declarando que fue un" acto de confianza "de su parte para ofrecerles esa respuesta.

¿Qué preguntó la periodista Anna Matranga para provocar esta notable respuesta por parte del Papa? Dos preguntas

: 1) En 2013, ¿le informó el arzob. Viganò sobre la conducta y el abuso sexual perpetrado por el ex-Cardenal McCarrick?; y 2) ¿Es cierto que el Papa Benedicto castigó a McCarrick, prohibiéndole residir en un seminario, celebrar Misa en público y viajar?

¿Por qué, uno puede preguntarse, el Papa Francisco no solo respondió la pregunta diciendo "Sí" o "No," sino con un, "Lea el texto usted mismo y haga su propio juicio"?

La respuesta a este acertijo tal vez se encuentre en una nota a pie de página de la traducción al inglés de la carta escrita por Viganò en la página dos: "Todos los memorandos, cartas y otros documentos mencionados aquí están disponibles en la Secretaría de Estado de la Santa Sede o en la Nunciatura Apostólica en Washington, D.C." 

En el derecho canónico, a falta de pruebas directas, la prueba indirecta y la credibilidad son a veces empleadas exclusivamente por jueces canónicos para alcanzar la "certeza moral" con respecto a la veracidad de un reclamo, ya sea sobre la validez del matrimonio, la verdad con respecto a una alegación de que el acusado ha cometido un delito, etc. Y en la situación en que una parte, en un juicio, se niega a responder a las preguntas de un juez, "corresponde al juez decidir qué se puede inferir de esa negativa con respecto a la prueba de los hechos (can 1531, § 2 CIC) ".

La respuesta muy jesuítica de Francisco es nada menos que un intento de su parte de desviar la atención de la prensa sobre la evidencia que él mismo sabe que está escondida muy, muy lejos, bajo llave, que, como Viganò escribe en su testimonio, se encuentra en la Secretaría de Estado del Vaticano y en la Embajada del Vaticano en Washington, D.C. - fuera del alcance de cualquier periodista.

Sabiendo que la prensa nunca tendrá acceso a la evidencia directa de los memorandos, la correspondencia y las comunicaciones cifradas que respaldan las aterradoras afirmaciones de las acusaciones de Viganò, se muestra cuán completamente gratuita fue y sigue siendo la invitación del Papa a la prensa: gratuita, porque no tiene absolutamente ningún costo para él.

A partir de esta fecha, como sumo pontífice, fácilmente podría haber ordenado que todas y cada una de las pruebas (que señala Viganò) que apuntan a una grave negligencia o, peor aún, un crimen por su parte o por parte de otros, fueran transportadas rápidamente al Vaticano para ser selladas (en algún lugar) de las 55 millas de corredores-búnker de los Archivos Secretos del Vaticano, o en el peor de los casos, totalmente destruidas.

A menos que los miembros del Colegio de Cardenales actúen muy rápido, puede que nunca sepamos realmente la verdad de las graves acusaciones hechas por Viganò o el alcance total de los delitos canónicos o civiles que presuntamente han sido cometidos por McCarrick; y Francisco lo sabe.

Aunque Francis puede pensar que no ha entregado al mundo más que un test (psicológico) de Rorschach*, se arriesga seriamente a mancharse los dedos con la tinta más oscura que él está usando para jugar al psicólogo.


https://www.churchmilitant.com/search/latest

*El test de Rorschach o análisis de las manchas de tinta, es un test proyectivo que trata de orientar al seleccionador sobre el funcionamiento psíquico del entrevistado. 

Comentarios