Francisco humilla profundamente a la Iglesia



(...)Pregunta- ¿Quién, dentro de la Iglesia, se podría definir todavía como “buen pastor”?

Roberto de Mattei: No tenemos modelos dentro del Vaticano. Nuestro punto de referencia no son los hombres, que pasan y cambian, sino la doctrina de la Iglesia, en su integridad, tal y como nos fue transmitida desde los tiempos de los apóstoles, según la fórmula de San Vicente de Lerins, que nos dice que debemos creer en lo que siempre se ha enseñado, en todas partes y por todos, “in eodem dogmate, eodem sensu, eadem sententia“.

P-¿Cree que hay esperanza?

Roberto de Mattei: Tenemos una profunda confianza en la superación de esta crisis, porque a lo largo de la historia, la Iglesia siempre ha vencido las tormentas más graves. Esta confianza no se basa en nuestras pobres fuerzas, sino en la acción invencible de la Gracia divina, que puede hacerlo todo, incluso lo que a los hombres les parece imposible. Y debemos creer y esperar en el triunfo de la Iglesia y en la plena restauración de la civilización cristiana.

P-Hace apenas un mes el Papa Francisco afirmó que “la Iglesia no teme a la verdad”. El arzobispo Carlo Maria Viganó continúa en paradero desconocido y Francisco todavía no ha respondido a sus denuncias. ¿Cree que los actos de la Santa Sede son coherentes con la afirmación apenas citada?

RDM-Si la Iglesia no teme a la verdad, no debe tener miedo a decirla. Pero desgraciadamente los hombres de la Iglesia han dejado de enseñar la verdad, y la contradicen con palabras y hechos. La verdad es, que los pastores de la Iglesia pueden causar escándalos, ejercer el mal gobierno, fracasar en su misión, incluso caer en el cisma y la herejía. Cuando esto sucede, se hace necesaria la denuncia pública y la corrección fraterna.

Esto es lo que ha hecho Mons. Carlo Maria Viganò, con su histórico testimonio, y esto es lo que esperamos que hagan otros obispos y cardenales, por el bien de la Iglesia. 
Nuestra manifestación de Acies ordinata fue una llamada a los obispos silenciosos para que tuvieran el valor de romper el silencio. Algunos cardenales lo han hecho y estoy convencido de que volverán a hablar. El Papa Francisco, en cambio, aún no ha respondido a la denuncia de Mons. Viganò. Su silencio muestra una actitud de desprecio hacia aquellos que, por amor a la Iglesia, sacan a la luz los escándalos y errores. Pero, ¿qué reforma es posible sin el valor de la verdad?

El pasado 17 de abril decía: “Otra imagen simbólica se superpone ahora a la de la hoguera de Notre Dame: la escena del Papa Francisco, Vicario de Cristo, que besa los pies de tres líderes musulmanes de Sudán, pidiéndoles que “el fuego de la guerra se apague de una vez por todas”. Esto sucedió el 11 de abril al final del retiro espiritual en el Vaticano, concebido por el (cismático) Arzobispo de Canterbury Justin Welby. Inmediatamente después, el primer día de la Semana Santa, la catedral francesa, la más famosa y visitada del mundo después de la de San Pedro, fue devorada por las llamas”…

La riqueza del simbolismo nos permite hacer diferentes lecturas del mismo evento. En el caso del incendio de Notre Dame, se ha hablado, con razón, de la imagen de la cristiandad quemada y degradada (Marcello Veneziani), del símbolo de la conflagración espiritual en la Iglesia (Mons. Schneider) y así sucesivamente. A mí me impresionó la escena de la aguja que desapareció entre las llamas, y vi allí el simbólico colapso espiritual de los que hoy están en la cima de la Iglesia.

El 4 de febrero, el Papa Francisco firmó la declaración de Abu Dhabi, según la cual “el pluralismo y la diversidad de religiones” son “una sabia voluntad divina con la que Dios creó al ser humano”. El 11 de abril, en el Vaticano, Francisco se postró ante tres líderes musulmanes de Sudán, y besó sus pies, pidiendo la paz. Estas palabras y gestos constituyen una profunda humillación para la Iglesia. Parece que la Iglesia perece en un gran fuego, pero sólo la cima es consumida por el fuego, la estructura resiste. La Iglesia es más fuerte que las llamas que la rodean.




Entevista a R de Mattei por Almudena M Bordiu

Comentarios

anonimo ap ha dicho que…
VOX es la negacion de la verdadera España
La Cruzada anticomunista de la España del 36, se opuso con una bravura de leones al avance judeo-comunista y detuvo por entonces ese peligro en la Europa occidental. Pero desde entonces, el pueblo judío, su mayor enemigo, aprendió una gran lección: la raza hispánica es imbatible de frente, pero sólo de frente. Puede ser traicionada si se acierta en proporcionarle un tratamiento debidamente dosificado de "cristianismo y mundo moderno", con el que, bajo la apariencia de apostolado, se le inoculen los virus de la anti-religión y de la anti-patria. Tal iba a ser la misión en la España franquista del "Opus Dei", de los tecnócratas y la democracia cristiana. La heroica España del 36 fue totalmente degradada y envilecida y desde los años 70 con la llamada transición democratica, quedó totalmente ganada para el poder mundial judío. Al menos por ahora, los pueblos cristianos, como reales fuerzas políticas, han sido erradicados de la Tierra. Todo ello significó el gran eclipse de la Cristiandad.
El Anticristo, está detenido mientras haya en la Tierra un poder que se le oponga. Ahora bien, si la Cristiandad ha desaparecido de la tierra, quiere ello decir, que estamos en el reinado del Anticristo y en su preparación inmediata, en la cual no tendrán actuación relevante sino los pueblos paganos y el pueblo judío.
Y VOX es un partido neopagano, no católico. VOX es un partido compuesto de ateos, pervertidos sexuales, new-ager-illuminatis, neonazis y fascistas y algunos catolicos corruptos o que andan despistadillos.
VOX no es la respuesta que España necesita, que solo debe pasar por un confesionalismo católico y por un sistema sin partidos de régimen mixto, regido por el principio de subsidiariedad y por un sano regionalismo y VOX es la negación de todo eso. VOX es un partido que tiene las tres mayores negaciones que se pueden dar:

1) Es un partido politico (y presuntamente democrático), que solo por el hecho de serlo lo convierte en corrupto y mafioso irremediablemente.
2) Su ideología es centralista, fascista y totalitaria.
3) Y es aconfesional, solo defiende una religiosidad puramente folklorica y neopagana.

VOX lo que hace es imposibilitar una respuesta y una reacción verdaderamente española. De ahí su maldad. Y pase lo que pase en las elecciones de mañana, hay que luchar sin tregua y desenmascarar a este partido, si queremos encontrar un dia, una verdadera respuesta española al Nuevo Orden Mundial. Si el mundo se quiere enfrentar con ese orden, la respuesta solo puede pasar por un catolicismo renovado y purificado y por su brazo secular comandado por España, que a lo largo de los siglos fue la gran potencia y campeona contra las huestes de los enemigos de Dios. Por eso España solo tiene que recobrar su verdadera memoria e identidad y tomar conciencia de su destino.
Y el mayor impedimento es VOX, pues es una caricatura de lo que España necesita.
27- IV-2018
anonimo ap ha dicho que…
VOX los cria y ellos se juntan

Rafita Pal, admirador de Bergoglio, dice que Jesucristo si es que existió, fue un avatar, como Buda y Mahoma. Rafita que se fuma los porros como puros y un comunista solapado putinista, últimamente anda defendiendo solapadamente a VOX.
Ahora Rafita se metió a predicarle a los cristianos. Porque el verdadero cristianismo, según nos quiere hacer creer, es el ecumenico de los avatares. Su Cristo sería algo así como un extraterrestre sacado de su libro de cabecera “El libro de Urantia”, algo así como el de Juan Jose Benitez y su Caballo de Troya.
Su gran rival en la desinformacion en los paises hispanos, Carlos Luis Campos, gran debelador del comunismo internacional putinista, pero igualmente desinformador illuminati, tambien anda recomendando a VOX. Estos esperpenticos illuminatis andan defendiendo a España porque dicen que España está de moda, pero esa España no es otra que la España mágica de Sanchez Drago, la de Gargoris y Habidis, ese mito incestuoso del que según el famoso pornografo nació España. Esa España de pandereta, no tan lejana a la de Almodóvar.
Entonces ya tenemos a VOX como un partido de corruptos que ya se han hecho con un puesto por la cara en su cúpula, de incontables mariquitas encantados de serlo, de cristianos-culturales pero que en realidad ateos, de new-ager galácticos, de predicadores de la promiscuidad sexual, de pagano-porretas, de neonazis cerveceros por un tubo y algun que otro cristiano que anda por ahí, despistadillo.
Y estos son los que viene a salvar a España.
VOX los cria y ellos se juntan.
27-IV-2019