Obispos chilenos apoyan a manifestantes marxistas




Conferencia episcopal chilena apoya a manifestantes marxistas que incendian iglesias

La Conferencia Episcopal de Chile se ha hecho eco de los llamados de los manifestantes a favor de una nueva constitución chilena mientras los manifestantes saquean, queman y profanan las iglesias católicas en todo el país.

El mes pasado, los chilenos han visto su país devastado por una pequeña minoría de revolucionarios, con el apoyo de los medios de comunicación, las Naciones Unidas y las potencias internacionales extranjeras. Su objetivo es destruir el sistema legal del país y establecer una tiranía comunista similar a la de Venezuela y Cuba.Los manifestantes tienen una aparente afinidad por el fuego, ya que han quemado estaciones de metro; supermercados, pequeños mercados y tiendas de la ciudad; centros comerciales; oficinas gubernamentales, como el registro civil de nacimientos, matrimonios, divorcios y defunciones; y han quemado a un par de mujeres policías.

Incluso la Iglesia Católica no se ha librado de estos actos de incendio provocado. Los manifestantes han saqueado iglesias, quitando bancos y otras obras de arte para quemarlas en una pila afuera. Incluso han ido tan lejos como prender fuego a la antigua Iglesia de la Vera Cruz (Iglesia de la Cruz Verdadera) en Santiago, donde se venera una astilla real de la cruz original en la que Cristo fue crucificado. Afortunadamente, la astilla se salvó de las llamas.Sin embargo, las imágenes de la Virgen María no fueron tan afortunadas.

 Varios edificios de la iglesia fueron pintados con spray con imágenes de pentagramas satánicos. Las hostias consagradas, que los católicos devotos creen que es el cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad de Jesucristo, también fueron pisoteadas. 

Las estatuas de sacerdotes católicos, que anteriormente se exhibían en avenidas públicas, también fueron destruidas.Los manifestantes también han grafitado las murallas de la ciudad con lemas como "cura muerto, abono para mi huerto". Otros graffiti afirman que la única iglesia que ilumina es la que está en llamas.


Comentarios

Mariana ha dicho que…
Pronto verán todos esos obispos que mal paga el diablo a quien bien le sirve...
Anónimo ha dicho que…
Todo lo anterior es correcto, pero hay más: los delincuentes saquean y queman locales comerciales y la fuerza policial no puede detenerlos porque organismos internacionales de derechos humanos les prohiben usar balines de goma, agua, gases, etc; es decir, tendrían que detener a una turba de saqueadores sólo con las manos, algo imposible para cualquier policía en el mundo. Estos vándalos apedrean a buses interurbanos sin importarle la vida de los pasajeros, los detienen por horas en las carreteras, haciendo que viajes que normalmente duran 4 horas se extiendan por 12 o hasta 30 horas. Apuntan con rayos láseres a la cabina de los aviones que llegan y parten del aeropuerto de Santiago (menos mal que la mayoría de los vuelos son automáticos). Incendian bosques, incendian malls y junto con ello ponen barricadas incendiarias en las calles aledañas evitando que puedan llegar los bomberos, amenazan a los camioneros que transportan los alimentos a todo el país, con lo cual pretenden dejar a las personas sin alimentos. El otro día cerraron todos los accesos a la ciudad de San Antonio y en un video se pudo ver a un anciano suplicando a unos de estos encapuchados para que lo dejara pasar porque tenía hora al médico, etc. En suma es una tremenda pesadilla donde una minoría de no más de 100. 000 delincuentes tienen secuestrado a 17. 000. 000 de chilenos.