Los fariseos-bergoglianos, el peor mal sobre la tierra

Los abrazos de Fco que salen en las portadas de todo el mundo son muy elocuentes, en este caso a una pareja (en México), de la cual uno de sus miembros es divorciado y vuelto a "casar". En el mismo viaje también abrazo a una mujer soltera.

¿QUIÉNES SON HOY LOS FARISEOS EN LA IGLESIA?
Y llegamos a la Iglesia actual. Bien sabemos los católicos que lo que fue, será[59], y que lo que le ocurrió a Cristo en su Pasión le tendrá que ocurrir a la Iglesia fiel, al remanente, antes de que vuelva Cristo en su Parusía. Y es que el siervo no es mayor que su Señor[60]. Lo que sucedió en la vida pública de Cristo y en su pasión, muerte y resurrección es prefiguración (typo) de lo que ha de suceder pronto, en el fin de los últimos tiempos, (antitypo) en la Iglesia fiel de Cristo, la única verdadera, la católica.
De ahí la importancia de conocer los rasgos de los fariseos de la época de Cristo, porque se repetirán (ya se están repitiendo, me temo) en la Iglesia actual, con lo que tenemos los elementos necesarios para columbrar quiénes pueden ser hoy los fariseos, labor fundamental de exégesis para que todo católico sepa a quién temer, porque al igual que aquellos fariseos persiguieron y mataron a Cristo, parece razonable pensar que el fariseísmo usurpando las jerarquías de la Iglesia católica perseguirá igualmente al resto fiel, con tanta o mayor furia que la que desplegaron sus padres hace 2000 años. Si en la Cátedra de Moisés se sentaban, en época de Cristo, los fariseos y saduceos, también en la Cátedra de Pedro se han de sentar sus herederos en los años tremendos del fin del tiempo de las naciones.
Desde luego, hemos llegado a la conclusión de que Cristo amaba la ley, y que él vino a limpiarla de impurezas, de preceptos y excepciones humanas, a reestablecerla sine glosa, en toda su rigidez, aumentando incluso la dureza de los mandamientos que Dios Padre le dio a Moisés en el Sinaí, recuperando su auténtico sentido original, esto es, el literal, espiritualizándolo, como ya vimos. Cristo mismo dijo a sus discípulos que hicieran los que los fariseos decían (el cumplimiento a rajatabla de la ley, de los mandamientos) pero no hiciesen lo que ellos hacían (no cumplirlos). En esto consiste la levadura de los fariseos: en decir lo bueno y no hacerlo, antes bien, hacer lo malo; en aparentar lo bueno pero actuar perversamente conforme les dictaba su corazón; en la mentira del que no es lo que parece.
Escribe San Ireneo:
“(Cristo)… No criticaba la Ley que por medio de Moisés se había promulgado, puesto que los movía a observarla mientras Jerusalén estuviese en pie; pero sí reprendía a aquellos que proclamaban las palabras de la Ley, y sin embargo no se movían por el amor, y por eso cometían injusticia contra Dios y el prójimo.
Como Isaías escribe: <<Este pueblo me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí. En vano me honran, cuando enseñan doctrinas y preceptos humanos>> (Is. 29,13). Llama preceptos humanos y no Ley dada por Moisés a las tradiciones que los padres de aquéllos (fariseos) habían fabricado, por defender las cuales violaban la Ley de Dios, y por eso tampoco obedecían a su Verbo. Esto es lo que Pablo afirmó acerca de ellos: <<Ignorando la justicia de Dios, y tratando de imponer su propia justicia, no se sometieron a la justicia de Dios. Pues el fin de la Ley es Cristo, para justificar a todos los creyentes>> (Rom. 10,3-4). Mas, ¿cómo podría Cristo ser fin de la Ley, si no fuese también su principio? Pues, quien decidió el fin, también llevó a cabo el principio; y es el mismo que dijo a Moisés: <<He visto la aflicción de mi pueblo en Egipto, y he bajado para liberarlo>> (Ex 3,7-8): desde el principio el Verbo de Dios se habituó a subir y bajar para salvar a quienes el mal tiene sometidos.[61]
Por tanto, es perverso llamar “fariseos” a los católicos que, con nuestros pecados a cuestas, amamos los mandamientos, el catecismo y el magisterio de la Iglesia, e intentamos cumplirlos, con la gracia de Dios. A los que odiamos el pecado más que nada en el mundo, a los que, por eso mismo, confesamos con frecuencia y evangelizamos para que otros no pequen y contristen al Señor. No, Dios ama verdaderamente la Ley, y su Ley es eterna y no cambia. Dios nos pide cumplir su Ley porque su Ley es su voluntad:
“Jesucristo es el mismo ayer como hoy, y lo será siempre. No os dejéis seducir por doctrinas varias y extrañas” (Hebreos 13, 8, 9).
“La Ley de Yahveh es perfecta, consolación del alma, el dictamen de Yahveh, veraz, sabiduría del sencillo. Los preceptos de Yahveh son rectos, gozo del corazón; claro el mandamiento de Yahveh, luz de los ojos. (Salmo 19, 7-8)”.
“…enséñame a cumplir tu voluntad, porque tú eres mi Dios; tu espíritu que es bueno me guíe por una tierra llana.” (Salmo 143, 10).
“He visto a los traidores, me disgusta que no guarden tu promesa… (). Por eso amo yo tus mandamientos más que el oro, más que el oro fino…  Mira que amo tus ordenanzas, Yahveh, dame la vida por tu amor. Es verdad el principio de tu palabra, por siempre, todos tus justos juicios. Príncipes me persiguen sin razón, mas mi corazón teme tus palabras. Me regocijo en tu promesa como quien halla un gran botín. La mentira detesto y abomino, amo tu ley. Siete veces al día te alabo por tus justos juicios.  Mucha es la paz de los que aman tu ley, no hay tropiezo para ellos. Espero tu salvación, Yahveh, tus mandamientos cumplo. Mi alma guarda tus dictámenes, mucho los amo. Guardo tus ordenanzas y dictámenes que ante ti están todos mis caminos… ().Mi lengua repita tu promesa, pues todos tus mandamientos son justicia. Venga tu mano en mi socorro, porque tus ordenanzas he escogido. Anhelo tu salvación, Yahveh, tu ley hace mis delicias. Viva mi alma para alabarte, y ayúdenme tus juicios. Me he descarriado como oveja perdida: ven en busca de tu siervo. No, no me olvido de tus mandamientos.” (Salmo 119).
Dicho lo cual, ¿quiénes podrían ser hoy los fariseos en nuestra amada Iglesia católica? Induciendo y condensando los rasgos que los fariseos presentaban en época de Cristo, y aplicándolos a nuestra Iglesia hoy, viendo que se cumplen en ellos, podríamos aventurar que son:
I. Los que tienen apariencia de bondad y santidad ante los hombres, sin ser buenos ni santos en realidad:
“En los últimos tiempos… sobrevendrán hombres… que tienen apariencia de piedad pero que la desmentirán con sus hechos”[62].
Son los que predican una falsa misericordia (la que no les llama a la conversión) y aparentan misericordia ante los hombres, pero la impugnan con sus obras y con su auténtico modo de ser. De nuevo el conflicto entre lo que se aparenta y lo que se es, entre lo que se predica (la doctrina) y lo que se propone como pastoral o praxis. Los que separan la doctrina de la praxis, proponiendo una doctrina correcta pero considerándola como un “ideal” utópico y consienten y fomentan en los demás una conducta, una pastoral, una praxis mundana y relajada, con la que ellos se conducían en su vida privada.
II. Los que quieren estar los primeros en los bancos y ceremonias religiosas: todos los que hacen las cosas sólo para ser vistos por los demás, para llamar la atención. Los que gustan que se les salude en las plazas y de ser llamados “maestros”. Los que sólo hacen obras de caridad en público, para que todos les vean y el pueblo les adule. La auténtica caridad se hace en privado, sin que tu mano izquierda sepa lo que hace la derecha, dijo Cristo (Mateo 6, 3).
III. Los que excusan el adulterio conforme a la conciencia individual o “comprendiendo” la situación personal de cada cual (de nuevo el casuismo farisaico sobre el repudio). Los que rechazan la clara enseñanza de Cristo sobre el adulterio y justifican con razones humanas el divorcio, compadeciéndose de las parejas en situación irregular (en adulterio), en lugar de alabar y compadecer al cónyuge abandonado que se esfuerza (y lo consigue, impetrando la gracia de Dios) por vivir en castidad, para no pecar. Ésta es la auténtica parte dañada y frágil, a la que hay que proteger, la que la Iglesia ha protegido en los últimos dos mil años.
La auténtica misericordia nunca puede separarse de la Verdad, y exige llamar a la conversión, con caridad pero también con severidad, a quienes vivan en adulterio, esto es, a la castidad, para salvar su alma. Dar la comunión a una pareja adúltera impenitente significaría otorgar validez a esa situación de pecado, al igual que los fariseos le daban validez al matrimonio del repudiante con una nueva mujer y de la repudiada con otro hombre. Y sería empujar a esa pareja a un nuevo pecado mortal: el sacrilegio, haciéndoles reos de la sangre y de la carne de Cristo que quieren tomar indignamente. El sacerdote que promueva o tolere algo así, peca incluso más gravemente que el sujeto que comulga indignamente, por lo que adquiere aquí todo su significado el lamento de Cristo sobre los fariseos: “«¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que cerráis a los hombres el Reino de los Cielos! Vosotros ciertamente no entráis; y a los que están entrando no les dejáis entrar. (Mateo 23, 13)”.
IV. Los que estiman el favor del pueblo más que el de Dios. Los que tienen miedo de irritar a los pecadores por decirles cosas fuertes e inconvenientes y sólo les dicen lo que quieren oír, obedeciendo al demos antes que al Theós, en contra del mandato de los apóstoles[63]. Los que promueven pastorales que gustan a los pecadores públicos (adúlteros, sodomitas), sólo para ser amados por el mundo y no perseguidos, como el pueblo amaba a los falsos profetas que les contaban mentiras[64]. Ya ocho siglos antes de Cristo, en época de Isaías, los hipócritas le pedían que no profetizara cosas malas (los castigos con que Dios les advertía por sus desviaciones morales y por su idolatría), sino alegres y falsas[65].
V. Los que obedecen doctrinas humanas (las leyes de la democracia) por encima de los preceptos de Dios: los cristianos “demócratas”, en el mal sentido de la palabra, esto es, los que dicen estar en contra del aborto o del matrimonio homosexual (por citar dos pecados que claman al cielo) pero ven bien que haya leyes que lo permitan para quien esté de acuerdo incurriendo en la vieja herejía del liberalismo. Aseguran que en una sociedad abierta y plural no podemos oponernos a que esas leyes existan, pues son muchos los que las aceptan, y cada uno puede escoger la opción que considere conveniente… he aquí a los fariseos de hoy en día, a los liberales, a los que ponen la democracia por encima de los preceptos inmutables de Dios, a los contemporizadores con la política[66].
Incluso peor que el liberal es el católico que justifica y acepta positivamente esos dos males e incluso otros como el adulterio, anticoncepción, eutanasia, la ideología de género, la manipulación de embriones, la ecología anticristiana, el relativismo moral, el indiferentismo religioso, el irenismo, el falso ecumenismo, feminismo marxista, etc. porque, según ellos, la única moral aceptable es la que marque el pueblo, el Parlamento, en sus leyes. Y, además, quieren imponerle estos preceptos humanos a los demás cristianos, como si fuera parte del depósito de la fe. La ética del mundo, de la democracia separada de Dios, es literalmente opuesta a los valores y dogmas de la fe. Por democracia, por los demócratas, se decidió ajusticiar a Cristo, cuando el pueblo judío, persuadido por estos fariseos, clamaba ante Pilatos: “Que nos suelten a Barrabás” y “Crucifícalo[67]: la mayoría democrática así lo decidió. También en otras épocas de la Iglesia la mayoría absoluta hubiera decidido acabar con la Iglesia, como por ejemplo cuando en el s. IV sólo San Atanasio en Oriente y San Hilario de Poitiers en Occidente defendían la divinidad de Cristo frente al resto del orbe católico, que se había convertido en su totalidad al arrianismo. La mayoría democrática apoyó también al adulterio de Enrique VIII con Ana Bolena en Inglaterra, y fueron esos mismos fariseos católicos rendidos a los pies de su Rey los que ajusticiaron a Santo Tomás Moro, al obispo Juan Fisher y a los restos del catolicismo inglés.
Meter la democracia dentro de la Iglesia es mundanizarla, y tal cosa profesa la Iglesia sedicente que transforma en “derechos”, mediante eufemismos, lo que no son sino pecados mortales: y así, hablan del “derecho a decidir” (aborto), a “rehacer la vida” (divorcio, adulterio), al “matrimonio homosexual” (sodomía), a la “salud reproductiva” (anticoncepción), a la “muerte digna” (eutanasia), a la “identidad de género libremente escogida” (transexualidad), etc., etc., etc. Con razón decía el profeta:
“¡Ay, los que llaman al mal bien, y al bien mal; que dan oscuridad por luz, y luz por oscuridad; que dan amargo por dulce, y dulce por amargo!” (Isaías 5, 20).
VI. Los que gozan de las simpatías de los pecadores que no quieren arrepentirse de sus pecados, y de los medios de comunicación laicos y seculares del mundo. El auténtico cristiano es perseguido por el mundo, no amado por el mundo[68]. Preocúpese aquel católico que es alabado por el mundo secular.
VII. Los que no se creen pecadores o, peor y más sutilmente, los que no luchan contra el pecado porque, dicen, es “inevitable” y Cristo ya nos ha salvado a todos en la Cruz. Recordemos cómo Cristo retrata al fariseo en relación con el publicano, cuando ambos oraban en el Templo[69]: el fariseo decía ““¡Oh Dios! Te doy gracias porque no soy como los demás hombres, rapaces, injustos, adúlteros, ni tampoco como este publicano.” (Lucas 18, 11). El fariseo se tiene por no pecador. Son, hoy en día, millones los católicos que creen que no hay pecado, que nada es pecado, que Dios es tan bueno y misericordioso que todos vamos a ir al Cielo (la herejía de la apocatástasis, una expresión de la gran herejía final, resumen de todas las herejías, que es la hidra del modernismo[70]), que el Infierno está vacío, o, en todo caso, que las almas se aniquilan y no han de sufrirlo, o que es temporal y no eterno (ad tempus).
Y por eso son católicos que no confiesan, que comulgan en pecado mortal, y que odian a los hombres realmente religiosos (los que confiesan y comulgan en gracia, y los que valoran más que el oro fino el permanecer en gracia de Dios, con las lámparas encendidas, como las vírgenes virtuosas, para no condenarse). Es una suerte de catolicismo protestante, que profesa una fe según la cual basta con creer en Dios para salvarse, aunque uno muera en pecado mortal. La sola fide, desgraciadamente, es un mal que ha infectado a un porcentaje de fieles católicos altísimo, mayoritario. La prueba irrefutable: confesionarios vacíos, colas para comulgar rebosantes. Son católicos que se hacen un Dios a su medida, en una especie de libre examen luterano (de nuevo el protestantismo), y, por ello, no creen en la gracia de Dios ni en su poder liberador, ni la piden tampoco. Católicos que no leen la Biblia sino libros de autoayuda, que creen sólo en los esfuerzos humanos, abocados al fracaso sin Dios.
VIII. Los que rezan de pie (a diferencia del publicano, que rezaba de rodillas, incluso tumbado en el suelo, Lucas 18, 11): los católicos que, siendo conscientes de ante quién están, no se arrodillan en la consagración, signo patente de modernismo. Los que le niegan ese acto de suprema adoración a Cristo eucaristía, y pasan junto al Santísimo como el que pasa junto a una caja. Al considerar que no pecan, no necesitan confesarse (están muertos en vida) y por eso no se arrodillan, no se humillan ante el Santísimo para pedirle perdón por sus ofensas. El publicano, en cambio, se sabía pecador, y, tumbado en el suelo, no osaba levantar los ojos ante el Santo de los Santos, pero le pedía perdón a Dios porque estaba arrepentido. El fariseo de los tiempos de Cristo y el actual no tienen nada de qué arrepentirse: se consideran perfectos porque ni matan ni roban. Los fariseos quieren la misericordia, pero no el “y no peques más” que Cristo le dijo a la mujer sorprendida en adulterio.
IX. Los que profesan una suerte de populismo religioso católico: esto es, los que proponen una moral de situación, con excepciones y subjetivismos que acaban negando la gracia, al modo luterano. La primacía de la conciencia por encima de la moral objetiva, del pecado, que niega que haya actos intrínsecamente malos es también farisaica, como expresa nuestro propio Catecismo[71]. El casuismo[72] que justificaba el repudio (divorcio) y por ende el adulterio sigue vivo y colendo hoy en día pues muchos en nuestra Iglesia piensan: ¿es que no tiene una persona abandonada por su cónyuge o el mismo que abandona derecho a “rehacer su vida”, a una segunda oportunidad? Esto profesan, desgraciadamente, los fariseos de hoy, haciéndose un Dios a su medida, y justificando su pecado por ser, supuestamente, inevitable (el protestantismo de nuevo) e inhumano y heroico no cometerlo.
Quien justifique el divorcio y el adulterio hoy, calificando a estas parejas con el lenguaje ternurista tan caro al mundo como “familias heridas” o “frágiles” está cayendo en ese fariseísmo o populismo religioso que llama al mal bien y al bien mal, pues tales medidas, si vinieran de la misma Iglesia, serían largamente aplaudidas como un signo de modernidad religiosa, de aggiornamento, por aquella enorme parte del pueblo que vive en pecado público de adulterio, y que quiere que la Iglesia les bendiga sus pecados sin llamarles a la castidad ni a la conversión. Misericordia para todos, sí, pero primero para el abandonado que vive en castidad, y luego, para los adúlteros, también, pero en su caso la misericordia exige arrepentimiento por el pecado de repudiar a su cónyuge (esto es, provocar el divorcio[73]) y también por el adulterio posterior cometido, y confesarlos ante el sacerdote con propósito firme de vivir en castidad[74]. El hombre no puede separar lo que Dios ha unido (Mateo 19, 6). El adulterio es una injusticia[75].
X. Los fariseos de hoy aman el dinero y la religiosidad externa. Admiran los templos por su belleza, sus ornamentos, el oro de las iglesias: no a Dios mismo que está realmente presente en el Sagrario, no las Iglesias por estar ahí Dios. Sólo valoran a la Iglesia en la medida en que ésta sirva para ayudar la pobreza mundial, para dar pan y peces (como la multitud que luego de hartarse de comer tras la multiplicación de los panes y los peces quería proclamar Rey a Cristo, multitud de la que Él huyó). Los que quieren que la Iglesia se limite a la “solidaridad” con los demás, con el cuerpo, pero negando la ley suprema de la Iglesia, para lo que la instituyó Cristo: salvar almas, para lo que necesita (y esto se hace odioso a los fariseos de hoy) predicar el pecado, el Infierno, la horrible posibilidad de condenarse. Los que quieren la “añadidura” antes que el Reino, lo material antes que lo espiritual[76]. En suma, los que aparentan ser justos por fuera y se preocupan sólo del estado material del hombre (la teología de la liberación, del pueblo, esto es, el marxismo metido en la Iglesia) pero injustos por dentro (esa forma de pensar sólo libera el cuerpo pero condena el alma, dicen que aman a los hombres pero lo dejan en sus pecados, en sus miserias).
XI. Los fariseos de hoy son los que niegan los milagros de Cristo (los fariseos también los negaban) y consideran que son sugestiones colectivas o meros “signos”, y los que, después de ver los increíbles milagros eucarísticos de los últimos años o los milagros que Dios hace por intercesión de la Virgen a cientos en Lourdes o en Medjugorje, los niegan como contrarios a la razón, para negar a Cristo: el análisis racionalista e historicista, protestante, de la Biblia, con tantos epígonos “católicos” heterodoxos desde mitad del s. XX: Teilhard de Chardin, Küng, Kasper, Martini, Schillebeeckx,Rahner, Lehman, Boff… y los nacionales Pagola, Castillo, Queiruga, y un largo etc., cuya divisa ha sido, tristemente, mundanizar la Iglesia, en lugar de cristianizar el mundo. 
XII. De triste actualidad es este rasgo: los fariseos de hoy son los que quieren volver a la ley de Moisés, otorgando validez a las parejas compuestas por algún cónyuge casado válidamente por la Iglesia y vuelto a casar por lo civil (adúlteros), pues también Moisés, por la dureza de su corazón, les permitió el repudio y el adulterio posterior. De esto tenemos cumplidos ejemplos en las dos sesiones del reciente Sínodo de la familia, 2014 y 2015[77].
Mucho me temo que sean los fariseos de nuestros días y de días venideros no lejanos los que han de perseguir a la Iglesia fiel, los que azucen a los poderes mundiales y mundanos seculares (como los fariseos azuzaron a los romanos contra Cristo) para que extermine al remanente, por decir las cosas que molestan al mundo, como el matrimonio homosexual, el aborto, el adulterio, la ideología de género, la eutanasia, el feminismo radical, etc. Desgraciadamente en muchas Universidades supuestamente católicas se apoya y fomenta la ideología de género o el adulterio.
Son los católicos falsos que no soportan la sana doctrina[78], al igual que los fariseos de la época de Cristo no podían soportar las verdades de fe que Él les exponía. Y por eso le mataron. Y les reprochan su sana doctrina a los que la profesan, como llamaron blasfemo los fariseos a Cristo[79].
Para concluir, digamos que el fariseísmo es algo más que un pecado. Se trata, más bien, de una actitud religiosa falsa. Su gravedad reside en que es de índole espiritual. Es la corrupción de la religión y del sentido religioso: la vacía de sus dogmas y verdades absolutas, de las que deja sólo la cáscara (una cáscara lustrosa, por cierto), a los que somete a doctrinas humanas, y, a fin de cuentas, a los deseos y desvaríos de los hombres. No es sólo un pecado de falsedad, de hipocresía, sino también de soberbia (la soberbia, el pecado de Lucifer, base de todos los pecados que fueron, son y serán) pues quieren ser adulados por el pueblo por la virtud que no tienen y por la pastoral relajada que permiten.
En el fariseo se resumen todas las personas que, desde dentro de la religión, desde siglos antes de Cristo, se opusieron al plan salvador de Dios Padre con su pueblo Israel, cuyo último fruto fue, nada menos, que el asesinato de Cristo.
E identifico también con el fariseísmo las ideologías populistas dentro de la Iglesia, que con sutilidad la apartan de las palabras de Cristo, del magisterio de la Iglesia y de la tradición, para echarla en manos del “sentir” del pueblo, de un falso “sensus fidei” sentimental pervertido, que justifica el adulterio, la sodomía o la anticoncepción (por decir tres pecados mortales aplaudidos por el mundo), y en el fondo todo pecado, en aras de los derechos de los hombres, para no molestarles en su derecho “a ser felices”, y lo hacen con excepciones[80], justificaciones, casuismos y demás razones humanas, entronizando la conciencia como canon supremo del orden moral individual.
Con razón Cristo se pasó gran parte de su vida pública fustigándolo. Su esencia es la falsedad, la mentira (que viene del Diablo), el hacerse el “religioso” sin serlo, es más, odiando al que realmente lo es, al que ama la auténtica misericordia, la que llama a la conversión a todos, a dejar los pecados (por la gracia de Dios) y a ser realmente perfectos, como Dios es perfecto.
Es importante recalcar que los fariseos católicos de hoy tienen cuidado de no caer formalmente en la herejía: nótese la sutilidad del fariseo, que proclama la doctrina correcta para no ser acusado de hereje[81]. Su pecado es no cumplirla. Subvierte la ley por la vía de los hechos. Pero esta distorsión entre doctrina y pastoral es también materialmente herética, como han denunciado ya algunos pastores[82]. Los fariseos no son odiosos a Dios por su amor a la ley, sino por su hipocresía, es decir, por una praxis, por una pastoral, que no es acorde con la doctrina que predican. El catolicismo en su versión farisaica permitiría pecar a través de una pastoral no católica, subjetivizada y basada en la moral de situación, que tiene como pilar la autonomía de la conciencia y su primacía sobre los mandamientos de Dios y sobre los pecados intrínsecamente malos como el adulterio o la sodomía, si bien esconden su herejía diciendo que la doctrina no cambia o que se mantiene como un mero “ideal” inalcanzable.
El fariseísmo, en suma, es hijo del Diablo, como Cristo mismo dijo, pero será derrotado por María Santísima, quien le pisará definitivamente la cabeza.
Termino con unas excelsas palabras del padre Leonardo Castellani, quien como nadie retrató el fariseísmo de la época de Cristo y de la suya propia (que tanto le hizo sufrir porque lo sufrió en carne propia), sólo por ser un católico jesuita fiel a la doctrina y al magisterio de la Iglesia. Se lee en su obra inmortal “Cristo y los fariseos”:
(El fariseísmo)… “Es el drama de Cristo y de su Iglesia. Si en el curso de los siglos una masa enorme de dolores y aun de sangre no hubiese sido rendida por otros cristos en la resistencia al fariseo, la Iglesia hoy no subsistiría. El fariseísmo es el mal más grande que existe sobre la tierra. No habría Comunismo[83] en el mundo si no hubiese fariseísmo en la religión; de acuerdo a lo que dijo San Pablo: “Oportet haéreses esse…”  Y al final (en el fin de los últimos tiempos, añadimos nosotros) será peor. En los últimos tiempos el fariseísmo triunfante exigirá para su remedio la conflagración total del universo y el descenso en persona del Hijo del Hombre, después de haber devorado insaciablemente innúmeras vidas de hombre.”.
Si a alguno le han parecido duras algunas palabras de este artículo que recuerde que más duras fueron las que Cristo les dirigía a los fariseos, algunas de las cuales hemos reproducido aquí. Cristo, al hacerlo, buscaba la conversión final de los fariseos y la de todos, como la espero yo y la deseo: en primer lugar la mía, pecador como soy, y, a la vez, la de todos los hombres, por la gracia de Dios, incluidos aquéllos que Le resisten.
María Santísima nos alcance a todos la gracia de la conversión y nos lleve al Cielo. Amén.
A mayor Gloria de Dios y de su Santísima Madre.


[59] “9 Lo que fue, eso será; lo que se hizo, ese se hará. Nada nuevo hay bajo el sol.” (Eclesiastés 1, 9).
[61] San Ireneo de Lyon, “Contra los herejes”, epígrafe “La hipocresía de los fariseos”.
[64] 26 ¡Ay cuando todos los hombres hablen bien de vosotros!, pues de ese modo trataban sus padres a los falsos profetas” (Lucas 6, 26)
[65] “Que es un pueblo terco, criaturas hipócritas, hijos que no aceptan escuchar la instrucción de Yahveh; que han dicho a los videntes: «No veáis»; y a los visionarios: «No veáis para nosotros visiones verdaderas; habladnos cosas halagüeñas, contemplad ilusiones.” (Isaías, 30, 9-10).
[66] Fijémonos en lo que decía el p. Leonardo Castellani sobre los fariseos, con su pluma finísima y certera: “Los demócratas cristianos del tiempo de Cristo eran los que oraban a gritos, daban limosna en las plazas y… calumniaban al joven Profeta de Nazareth … La fe religiosa convertida en granjería y palabrería” (Padre Leonardo Castellani, Diario, entrada del 9 de octubre de 1957). “La Iglesia está enferma de la misma enfermedad e que enfermó la Sinagoga. El mundo va pareciéndose cada día más al mundo al cual bajó el Hijo de Dios doloroso: tanto en la Iglesia como fuera de ella, paganismo y fariseísmo (P. Leonardo Castellani, Los papeles de Benjamín Benavides, Parte 2ª, capítulo 1º, Los Signos”).
[68] “Si a mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros” (Juan 15, 20).
[69] “11 El fariseo, de pie, oraba en su interior de esta manera: “¡Oh Dios! Te doy gracias porque no soy como los demás  hombres, rapaces, injustos, adúlteros, ni tampoco como este publicano.” (Lucas 18, 11).
[70] Leonardo Castellani le llama a la última herejía el “catolicismo vital”, basado en la “dulzura”, la “ternura” y en la “misericordia” (cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia). La denuncia y descripción de este falso catolicismo final  la describe el P. Leonardo Castellani magistralmente en su obra “Su Majestad Dulcinea”, que es una novela apocalíptica. Llama a este catolicismo el “vitalismo cristiano”. Consistía esta herejía en el viejo Naturalismo, que “vacía de contenido sobrenatural o trascendente los dogmas cristianos, conservando la cáscara; en definitiva, y así los convierte en “mitos” (o ideales, añadiríamos nosotros)… de la adoración del hombre en lugar de Dios” (Padre Leonardo Castellani, “El Evangelio de Jesucristo”: Resumen de todo lo dicho, Las parábolas), y cuyo representante más conocido era el jesuita Teilhard de Chardin, empeñado en “conciliar los dogmas de la Iglesia vueltos hipótesis con la hipótesis darwinista vuelta dogma… o sea, caminar patasarriba y cabezaabajo” (P. Leonardo Castellani, “Falsificación del Signo tao”, Dinámica social, nº. 92, junio de 1958).
[71] Catecismo nº. 1756: “Es, por tanto, erróneo juzgar de la moralidad de los actos humanos considerando sólo la intención que los inspira o las circunstancias [ambiente, presión social, coacción o necesidad de obrar, etc.] que son su marco. Hay actos que, por sí y en sí mismos, independientemente de las circunstancias y de las intenciones, son siempre gravemente ilícitos por razón de su objeto; por ejemplo, la blasfemia y el perjurio, el homicidio y el adulterio”.
[72]  “El fariseo es el hombre de la práctica y de la voluntad, es decir, el Gran Casuista y el Gran Observante” (P. Leonardo Castellani, Cristo y los fariseos, ediciones Jauja, Mendoza, Argentina).
[73] Catecismo 2384: “El divorcio atenta contra la Alianza de salvación de la cual el matrimonio sacramental es un signo. El hecho de contraer una nueva unión, aunque reconocida por la ley civil, aumenta la gravedad de la ruptura: el cónyuge casado de nuevo se halla entonces en situación de adulterio público y permanente”
[74] La Iglesia, aparte, exige no vivir juntos a la pareja adúltera, para evitar el escándalo, salvo que haya un bien superior que lo aconseje, siempre que se viva en castidad: es el caso en que existan hijos en la nueva pareja que requieren ser educados por sus padres.
[75] “El adulterio es una injusticia. El que lo comete falta a sus compromisos. Lesiona el signo de la Alianza que es el vínculo matrimonial. Quebranta el derecho del otro cónyuge y atenta contra la institución del matrimonio, violando el contrato que le da origen. Compromete el bien de la generación humana y de los hijos, que necesitan la unión estable de los padres.” (Catecismo, nº. 2.381)
[76] “Buscad primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura.” (Mateo 6, 33).
[77] No sólo lo propone toda la facción liberal que se ha destapado en los dos Sínodos por la familia, con el Cardenal Kasper a la cabeza, sino también teólogos y biblistas como Gargano: http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1350967?sp=y
En el Sínodo algunos cardenales propusieron permitir el divorcio como hizo Moisés, como el Cardenal José Luis Lacunza, a lo que contestó magistralmente y dando la clave de lo que está pasando en la Iglesia el patriarca melquita Gregorio Lahman III que «Jesús ha corregido a Moisés. El matrimonio disoluble va contra la naturaleza. Algunos padres sinodales estarán involucionando en vez de evolucionando, olvidando que los fariseos a los que se denuncia justificaban precisamente el divorcio»” http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=25110
[78] “Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana…” (2 Tim, 4, 3).
[79] Mateo 9, 3; Mateo 26, 65; Marcos 2, 7; Marcos 14, 64; Lucas 5, 21; Juan 10, 33.
[80] La fe en la existencia de actos intrínsecamente malos, que ninguna circunstancia puede justificar, brilla por su ausencia en nuestros días. San Juan Pablo II, en su encíclica Veritatis splendor, enseña largamente acerca de lo intrinsece malum (54-64). No es lícito «establecer legítimamente unas excepciones a la regla general y permitir así la realización práctica, con buena conciencia, de lo que está calificado por la ley moral como intrínsecamente malo. De este modo se instaura en algunos casos una separación, o incluso una oposición, entre la doctrina del precepto válido en general y la norma de la conciencia individual, que decidiría de hecho, en última instancia [quizá con el consejo de un sacerdote comprensivo] sobre el bien y el mal» (n. 56; cf. 80).
[81] Es hereje el que, según el nº. 751 del Código de Derecho Canónico niega de manera pertinaz, después de recibido el bautismo, una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma. Los fariseos católicos de hoy dicen que no niegan las verdades, pero las consideran inalcanzables, como meros ideales que hay que meter en una urna. Para ellos, negando la gracia, nadie o muy pocos están llamados a ser santos, a cumplir los mandamientos, y por eso les aplican la moral de situación, según la cual cada uno sólo está moralmente obligado a hacer lo humanamente posible.
[82] Como ha dicho recientemente el Cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. http://infovaticana.com/2015/03/07/separar-el-magisterio-de-la-pastoral-es-una-forma-de-herejia/
[83] El comunismo es esencialmente fariseo porque aparenta lo que no es: viste sus inicuos deseos de dañar y matar la justicia y la bondad con el ropaje de la filantropía, de la justicia social, del reparto económico. Y por eso triunfa de nuevo a nivel mundial, y, ay, dentro de la Iglesia (teología de la liberación, teología del pueblo, etc…). Consiste en la vieja herejía del naturalismo: salvar al hombre en este mundo (sin hacerlo realmente), pero no su alma. Niega lo sobrenatural y sólo aplaude lo material. Es un falso mesianismo, la herejía de los que seguían a Cristo para que les multiplicara de nuevo milagrosamente los panes y los peces, para hartarse de comer, pero sin ánimo de convertirse. Y para que se vea claramente que esto proviene del Demonio, recordemos la tentación del Demonio contra Cristo, insinuándole que convirtiera las piedras en panes (Lucas 4, 3-4).

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de la Santísima Virgen María:


Lunes 18 de marzo, 2013


... Es por el Amor y la Misericordia de mi Hijo, que Él revela al mundo los planes del maligno para arrebatar almas antes del tiempo del fin. Este siniestro plan ha sido ideado por mucho tiempo y será infligido sobre los hijos de Dios por fuerzas masónicas, cuya lealtad es para con el maligno.



Que nadie tenga ninguna duda de las profecías reveladas por mí, vuestra Madre, a visionarios y videntes a lo largo de los siglos. Hijos, no debéis tener miedo. En cambio, deberíais estar esperanzados y con regocijo porque el tiempo para el Nuevo Cielo y la Nueva Tierra es pronto y los hijos de Dios finalmente serán librados del mal, del que cada uno de vosotros ha sido testigo a lo largo de vuestras vidas.



Este tiempo ha sido predicho en el Libro de Mi Padre y por esto, debéis aceptar la Verdad del contenido del Libro del Apocalipsis. Si no aceptáis el Libro del Apocalipsis, dado a Juan, entonces no podéis decir que aceptais el resto del Libro, la Santísima Biblia.



Mucho de lo que está por venir será difícil y doloroso, porque la división en el mundo, que será causada por Gog y Magog, dividirá a las familias en dos. Las intrigas malignas y los planes engañosos, ideados por el Falso Profeta y el Anticristo, serán el mayor engaño desde que los Fariseos negaron a mi Hijo. Cuando ellos, los fariseos, negaron a mi Hijo, evitaron que la Verdad fuera dada a los hijos de Dios. Esto redujo el número y los seguidores de mi Hijo, durante Su tiempo en la tierra y les impidió convertirse en Cristianos. Lo mismo será cierto de estos dos que portarán la imagen de bondad, pero que llevarán a muchos de los hijos de Dios por mal camino. Ellos cegarán a muchos a la Verdad, mientras los cambios radicales que ellos causarán, a través de su reinado, separarán a personas de las Leyes de Dios.



A los hijos de Dios se les dirá que el mal es aceptable y que ciertos pecados no son ofensivos a Dios. Las personas les creerán y como resultado, le darán la espalda a Dios.



Orad, orad, orad para que su reinado sea corto y para que la Verdad prevalezca, para que la Iglesia de mi Hijo en la tierra pueda permanecer intacta.



Vuestra amada Madre,

Madre de la Salvación



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/products/a18-mar-2013-la-madre-de-dios-la-division-en-el-mundo-que-sera-causada-por-gog-y-magog-dividira-a-las-familias-en-dos/