Bergoglio sigue montando lío




Ministro luterano: El Papa Francisco me dijo que los protestantes y los católicos tienen un culto "muy cercano".

El Papa Francisco ha señalado previamente que los protestantes deben poder recibir la Sagrada Comunión con los católicos.

El 10 de enero, el Papa Francisco concedió una audiencia privada al Reverendo Michael Jonas, pastor de la Comunidad Evangélica Luterana en Roma. En una entrevista posterior con la página web oficial de la Iglesia Evangélica en Alemania (EKD), evangelisch.de, Jonas informa sobre su conversación con el Papa, diciendo que el Papa "subrayó" que "los católicos y los protestantes están muy cerca unos de otros en lo que respecta a su culto público [Gottesdienst]".

También informó que el Papa se refirió a un incidente en el que un sacerdote católico ayudó a un ministro luterano a celebrar una liturgia de la palabra para su comunidad luterana.

Esta entrevista con evangelisch.de había despertado el interés tanto de los medios de comunicación de habla alemana como de los de habla inglesa.

La afirmación del ministro de que el Papa le dijo que la misa católica y un culto luterano son muy similares, está causando un gran revuelo en algunos círculos católicos.

La enseñanza luterana sostiene que Cristo está presente (pero no es una Presencia Real) "en, con y bajo" el pan y el vino `consagrados´, lo que significa que tanto el cuerpo y la sangre de Cristo como el pan y el vino están (a la vez) presentes desde la `consagración´ hasta el final de la ceremonia (y luego la presencia de Cristo desaparece). Los luteranos no explican cómo el Señor se manifiesta a Sí mismo  y algunos rechazan los términos "consubstancialización" y "transubstanciación" por igual.

La enseñanza católica, en cambio, es que en la consagración, el pan y el vino se transforman completamente en el cuerpo y la sangre de Cristo, que sólo conservan la apariencia y las propiedades físicas ("accidentes") del pan y el vino. A diferencia de los luteranos, los católicos entienden que el cuerpo y la sangre de Cristo permanecen después de la conclusión de la Misa, por lo que Él es puesto en el tabernáculo (hostias consagradas) y expuesto para la Adoración Eucarística.

Según la Iglesia Católica, sólo los sacerdotes válidamente ordenados pueden confeccionar la Eucaristía. Por lo tanto, la Iglesia Católica enseña que el pan y el vino utilizados por los ministros luteranos en las ceremonias luteranas no sufren ningún cambio milagroso, permaneciendo el pan y el vino.

Además de las diferencias entre la misa católica y el servicio de culto luterano, los luteranos no rezan por el Papa ni los obispos de la Iglesia Católica, ni invocan la intercesión de la Santísima Virgen Madre ni de todos los santos. 

LifeSiteNews se dirigió al Reverendo Jonas, pidiéndole la confirmación de esta entrevista anterior de Evangelisch.de y la aclaración de un pasaje de la entrevista de evangelisch.de que parece indicar que fue el propio Papa quien una vez ayudó en el culto público de un pastor luterano en el norte de Europa. 

El Dr. Jonas aclaró que el Papa le dijo que "él experimentó [en el Báltico] que, desde el lado de los católicos, se ayudaba a los luteranos con su liturgia de la palabra". Es decir, un sacerdote católico ayudó a un ministro luterano presidiendo una liturgia luterana de la palabra. 


Como indican los comentarios del Dr. Jonas, este comentario fue hecho por el Papa Francisco en un sentido positivo y con respecto a la cercanía de luteranos y católicos en su culto público, más que en un sentido negativo. El Papa no ha dicho "explícitamente" que él mismo había reemplazado una vez a un ministro luterano, explicó Jonas a LifeSiteNews, corrigiendo así su anterior entrevista en Evangelisch.de. Jonas dice ahora que por la forma en que el Papa habló sobre este incidente, no estaba claro si él mismo realizó esa liturgia luterana de la palabra o, más bien, fue otro sacerdote católico. 

El Dr. Jonas es el pastor de la misma comunidad evangélica luterana que el Papa Francisco visitó en noviembre de 2015. Durante esa visita, el Papa Francisco causó "controversia al sugerir que una esposa luterana de un esposo católico podría recibir la Sagrada Comunión basándose en el hecho de que está bautizada y de acuerdo con su conciencia", en palabras del corresponsal de Roma Edward Pentin. 

Durante una sesión de preguntas y respuestas en esa reunión, una mujer luterana le había dicho al Papa que su esposo y ella no pueden recibir juntos la Sagrada Comunión porque no es católica. El Papa respondió primero con las palabras: "Es un problema que cada uno debe responder, pero un amigo pastor me dijo una vez: 'Creemos que el Señor está presente allí, está presente. Todos ustedes creen que el Señor está presente. Y entonces, ¿cuál es la diferencia?' - 'Eh, hay explicaciones, interpretaciones'. La vida es más grande que las explicaciones e interpretaciones. Siempre refiérase a su bautismo. "Una fe, un bautismo, un Señor". Esto es lo que Pablo nos dice, y luego saque las consecuencias de allí. Nunca me atrevería a permitir esto, porque no es mi competencia. Un bautismo, un Señor, una fe. Habla con el Señor y luego sigue adelante. No me atrevo a decir nada más".

Poco después de este incidente, en enero de 2016, un grupo de luteranos finlandeses recibió la Santa Comunión en la Basílica de San Pedro. Habían ido a una Santa Misa con el pseudo obispo luterano, Samuel Salmi, quien había tenido una audiencia privada ese día con el Papa Francisco. Durante esa misa, después de que los luteranos se acercaron al comulgatorio con los brazos cruzados para pedir la bendición, el sacerdote insistió en darles la Santa Comunión. El pseudo obispo finlandés le dijo más tarde a Kotimaa 24 que "yo mismo acepté [la Santa Comunión]", agregando que "esto no fue una coincidencia", y tampoco lo fue cuando, dos meses antes, el Papa parecía aceptar la idea de que una mujer luterana recibiera la comunión con su marido católico. 

(...)
https://www.lifesitenews.com/blogs/lutheran-minister-pope-francis-told-me-protestants-and-catholics-are-very-close-in-how-we-worship



Comentarios

Templario ha dicho que…
Cuando Bergoglio, elimine las palabras de la Consagración, los consagrados fieles a la doctrina tendrán que celebrar Misa clandestinamente, porque estará prohibido celebrar el ritual actual. Habrá un ritual diferente y contrario a lo dispuesto por Jesucristo en la sagrada cena. Comerán pan y vino sin consagrar, como nos relató la Beata, Ana Catalina Enmerich.
Cuando comento este dato con sacerdotes, me responden que es imposible que la Eucaristía sea suprimida.
Creo que los consagrados tienen la Biblia, pero me pregunto, si la leen como debe hacer cualquier creyente. Porque en los capitulos 8-9-11 y 12 del profeta Daniel, está bien explicado que el hombre inicuo suprimirá el sacrificio perpetuo. Pero si no tienen tiempo de leer la Biblia, pero si lo tienen para otras cosas, como ver la televisión, pues seguirán sin entender que llegado el momento, a los que les toque ser mártires, tendrán que dar la vida por Jesucristo, si es que quieren salvarse. Muy a menudo, nos olvidamos que Jesucristo la dio por nosotros, pidamos por ellos para que no lo olviden.
Non Nobis.