Advertencias de un sacerdote condenado



¿Es realmente practicar el amor con respecto a Dios, celebrar la misa frente al pueblo, como si estuviera dirigida al pueblo y no a Dios? Los sacerdotes deben decir sus misas de tal manera que reconozcan que es únicamente el servicio de Dios y el honor de Dios lo que se busca a través de este sacrificio. Todo lo demás es sólo complementario o suplementario; los sacerdotes predican demasiado sobre las cosas de la vida cotidiana y sobre el amor al prójimo, en general o en particular, olvidando que es el amor de Dios el que conduce al verdadero amor al prójimo y a la verdadera práctica de la caridad. Este modo de actuar y de comportarse llevaría, mediante la práctica de la abnegación y de la penitencia, a la salvación de miles y miles de almas, si los hombres se empeñaran de verdad en ello. Tantas almas están cayendo como copos de nieve en el infierno, como las almas privilegiadas han recordado tan a menudo.

Si los obispos y sacerdotes persisten en mantener esta situación desastrosa, miles y miles de iglesias ya no serán La Iglesia, situación que ha comenzado a suceder incluso ahora. Para miles y miles de fieles, los sermones actuales de las iglesias son justificaciones para permanecer superficialmente al servicio del Señor; por consiguiente, son instrumentos de muerte, ya que no conducen directamente al Cielo y no hacen que la gente piense en ello.

Todo esto sucedió porque el sacerdote mismo se ha metido en caminos descuidados, y ya no vive el primer mandamiento del amor a Dios. Tal persona es como una manzana con un gusano en su interior, y ya no es el guía en la forma en que debería ser. Si los obispos, sacerdotes y abades hubieran vivido siguiendo las leyes determinadas por el Señor, no tendrían esta catástrofe que ahora ven en Roma.

Este estado de cosas, que además se ha extendido desde el Vaticano, es obra de la masonería. Pero si en todas partes del mundo, millones de fieles se hubieran unido a través de ejercicios religiosos para rezar y hacer penitencia, y al mismo tiempo pedir al Señor que nos saque de esta situación, el Cielo lo habría evitado, no habría permitido que esta catástrofe sucediera.

SI HUBIERA HABIDO CRUZADAS DE ORACIÓN, ROMA SEGUIRÍA SIENDO ROMA.

Tengo que decir esto también: Debo decir a miles y miles de sacerdotes actuales que las mujeres pueden convertirse en su perdición, y que esto no sucedería si se armaran de oración. Si los sacerdotes tomaran su breviario y se nutrieran de la doctrina de los Doctores de la Iglesia, que por la oración tienen un conocimiento tan grande de los hombres, las cosas irían de otra manera para ellos; mientras que, si no lo hacen, pertenecen a esos miles y miles de sacerdotes que hoy viven en pecado mortal.

Miles de sacerdotes viven fuera del estado de gracia, y ya no dicen su breviario - como yo mismo solía actuar. Ojalá, por lo menos, hubiera llamado a mi Ángel de la Guarda[34] para que me ayudara; pero no, rechacé todos los medios que me hubieran permitido recuperarme, y al seguir este modo de vida, descuidé en efecto la enseñanza a los jóvenes, y sin embargo no fui tan malo como lo que sucede hoy con los sacerdotes y los jóvenes. Esta advertencia debería ser una luz para los sacerdotes que están en el camino de la perdición.

Antes había todavía muchos sacerdotes que estaban atentos, para su propia santificación, pero hoy han adoptado el amplio camino que es, al mismo tiempo, el camino a la perdición. Si no se reza por ellos, si las almas penitentes no se levantan en su defensa y para obtener gracias para ellos, están perdidos. Eso parece increíble, es trágico, pero me veo obligado a contarlo tal como es.

Es aún más trágico porque nuestro Dios no es un Dios que se parece a un "dulce papá". Él ha creado leyes; estas leyes son eternas. Deben ser obedecidas, y los fieles no deben escuchar a aquellos en el clero que abogan por el cambio, porque no es el clero el que fija las leyes, sino el Señor, y sus leyes permanecen en vigor eternamente. No en vano el Señor hizo notar en el Evangelio que es mejor entrar en el Reino de los Cielos a ciegas con un ojo, que tener ambos ojos en el Infierno[35].

Es en efecto a través de su vista que el sacerdote de nuestros tiempos se está perdiendo más y más. En estos días, los sacerdotes no mortifican suficientemente su mirada. Reciben en sus corazones demasiadas imágenes que son una limitación para su vida interior. Esto comienza con la televisión, y continúa en las actividades de la parroquia donde las mujeres son ahora numerosas. Antes las mujeres de la iglesia solían tener la cabeza cubierta. En nuestros tiempos, eso ya no se hace. Entonces, ¿por qué girar el altar para mirar a la gente? Yo, Verdi-Garandieu, solía decir la misa de espaldas al pueblo,


 e incluso entonces todavía me seducían las mujeres; los sacerdotes de hoy, con la misa dicha hacia el pueblo, tienen más tentaciones que nunca.

No en vano el Señor, en el Evangelio, ha dicho que es mejor entrar (en el Reino) ciego de un ojo, o con una sola mano, o con un solo pie, que entrar en el terrible tormento del Infierno con ambos ojos, ambas manos y ambos pies. ¿Podrían los sacerdotes creer que el Evangelio ha perdido su valor hoy en día, y que pueden cambiarlo a su gusto? ¿Podrían creer que el Señor Jesús habló sólo por los hombres en cuya presencia dio su mensaje? En su tiempo, solían llevar largas túnicas.[36]

No se les ocurre a los sacerdotes que tal vez Él podría haber estado hablando más por la gente de nuestra época, donde la perdición se está propagando cada vez más a través de medios técnicos, y donde nadie es capaz de detener lo que está sucediendo. Es un horno ardiente de perdición que no puede ser extinguido por la lluvia de esfuerzos, a la que se ven obligados un cierto número de buenos sacerdotes que luchan aquí y allá.

*******
Advertencias desde el más allá (Infierno), a la Iglesia contemporánea
Un texto literal de las revelaciones hechas por los demonios Belcebú, Judas Iscariote, Akabor, Allida y Veroba durante una serie de exorcismos' de 1975 a 1978

EXORCISMO DEL 5 DE ABRIL DE 1978
Exorcista: Padre Ernest Fischer, misionero jubilado, Gossau (Saint-Gall, Suiza.)
Demonio: Verdi-Garandieu, un demonio humano.


https://www.tldm.org/news4/WarningsFromBeyond.3of3.htm

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de la Santísima Virgen María:


Domingo 25 de enero de 2015

Mis queridos hijos el Don del Discernimiento procede del Poder del Espíritu Santo y no es fácilmente entregado. Debe ganarse. Solo se da a aquellos que están en unión con Cristo y que están libres de todas las distracciones de las tentaciones puestas frente a ellos por el maligno. El maligno no puede engañar a los que están bendecidos con este Don.

¡Ay, del hombre que es engañado porque él mismo se expondrá a ser guiado hacia las falsedades. El engaño procede de Satanás mismo y de aquellos a los que infesta. Todos los que no aceptan la Existencia de Jesucristo encontrarán casi imposible soportar el humo de Satanás, que hace ciegos a todos y cada uno de ustedes que son culpables de permitir que el pecado del orgullo los devore. Cualquier siervo consagrado de Dios que se aleja de la Verdad guiará a todos aquellos, que lo buscan como guía, hacia el error. Por esto, él sufrirá un gran castigo en el Día del Juicio.

La influencia del mundo secular se asemeja a la de una gran inundación y las almas que le permitan cambiar su punto de vista u opinión de la Palabra de Dios, se ahogarán. El engaño es una herramienta del maligno y su principal objetivo es destruir la Iglesia de mi Hijo en la Tierra seduciendo a aquellos dentro ella. Abran sus ojos a los novedosos cambios, los que se introducirán y los cuales maldecirán el Nombre de Dios.

Nunca deben permitir que las falsedades influyan en lo que mi Hijo les enseñó porque mi Hijo nunca se desvió de Su Palabra Escrita, ni nunca lo hará. La Verdad les sostendrá durante las pruebas que se avecinan y las cuales azotarán la Iglesia de mi Hijo en la Tierra. Deben prepararse para estos tiempos porque están casi sobre ustedes.

Su amada Madre

Madre de la Salvación



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a25-ene-2015-madre-de-la-salvacion-la-influencia-del-mundo-secular-se-asemeja-a-la-de-una-gran-inundacion/