Ex juez: Hay una histeria colectiva y un Estado Policial


Reino Unido. El ex juez del Tribunal Supremo Jonathan Sumption, QC, ha denunciado la respuesta de la policía al coronavirus, diciendo que el país está sufriendo una "histeria colectiva". 

(...) Estas acusaciones vienen de los labios de uno de nuestros más eminentes juristas, Lord Sumption, ex juez de la Corte Suprema. 

-Lord Sumption. El verdadero problema es que cuando las sociedades humanas pierden su libertad, no suele ser porque los tiranos se la hayan arrebatado. Suele ser porque la gente renuncia voluntariamente a su libertad a cambio de protección contra alguna amenaza externa. Y la amenaza suele ser una amenaza real pero normalmente exagerada. Eso es lo que me temo que estamos viendo ahora. La presión sobre los políticos ha venido del público. Ellos quieren acción. No se paran a preguntar si la acción funcionará. No se preguntan si valdrá la pena pagar el costo. Quieren acción de todos modos. Y cualquiera que haya estudiado historia reconocerá aquí los clásicos síntomas de la histeria colectiva. La histeria es infecciosa. Estamos exagerando la amenaza y dejamos de preguntarnos si la cura no será peor que la enfermedad. 

(...) No deberíamos sorprendernos. Pero debemos reconocer que así es como las sociedades se convierten en despotismos. Y también tenemos que reconocer que es un proceso que conduce naturalmente a la exageración. Los síntomas del coronavirus son claramente serios para aquellos con (malas) condiciones médicas importantes, especialmente si son ancianos. Hay casos excepcionales en los que los jóvenes han sido abatidos, que han tenido mucha publicidad, pero las cifras son bastante reducidas. Las pruebas italianas, por ejemplo, sugieren que sólo en el 12% de las muertes se puede decir que el coronavirus fue la principal causa de muerte. Así que sí, esto es serio y sí, es comprensible que la gente clame al gobierno. Pero la verdadera pregunta es: ¿es esto lo suficientemente grave como para justificar el encarcelamiento domiciliario de la mayor parte de nuestra población, la destrucción de nuestra economía por un período indefinido, la destrucción de empresas que personas honradas y trabajadoras han tardado años en construir, la carga de las deudas, la depresión, el estrés, los ataques cardíacos, los suicidios y la increíble angustia infligida a millones de personas que no son especialmente vulnerables y que sólo sufrirán síntomas leves o ninguno, como el Secretario de Salud y el Primer Ministro.

(...) Pero sobre todo la prensa, creo, se ha hecho eco y de hecho ha amplificado el pánico general.

-Dymond. Las restricciones de movimiento también han cambiado la relación entre la policía y aquellos a los que sirven. La policía está denunciando y avergonzando a los ciudadanos por viajar en lo que consideran el momento equivocado o por conducir al lugar equivocado. ¿Eso hace que suenen las alarmas para usted, como antiguo miembro de la judicatura?

-Bueno, tengo que decir que sí. Quiero decir, la tradición de la policía en este país es que los policías son ciudadanos de uniforme. No son miembros de una jerarquía disciplinada que opera sólo a las órdenes del gobierno. Sin embargo, en algunas partes del país, la policía ha tratado de evitar que la gente haga cosas como viajar para hacer ejercicio en el campo, que no son contrarias a las normas, simplemente porque los ministros han dicho que preferirían que no lo hiciéramos. La policía no tiene poder para hacer cumplir las preferencias de los ministros, sino sólo los reglamentos legales, que no coincide con la orientación del gobierno. 

Es un estado en el que el gobierno puede emitir órdenes o expresar preferencias sin autoridad legal y la policía hará cumplir los deseos de los ministros. Debo decir que la mayoría de las fuerzas policiales se han comportado de manera sensata y moderada. Hay una tendencia natural, por supuesto, y una fuerte tentación para la policía de perder de vista sus funciones reales y convertirse de ciudadanos uniformados en gloriosos prefectos de escuela. 
(...)Lo que les digo es que no soy un científico, pero que es el derecho y el deber de todo ciudadano mirar y ver lo que los científicos han dicho y analizarlo por sí mismos y sacar conclusiones de sentido común. Todos somos perfectamente capaces de hacerlo y no hay ninguna razón en particular por la que la naturaleza científica del problema signifique que tengamos que renunciar a nuestra libertad en manos de los científicos. Todos tenemos facultades críticas y es bastante importante, en un momento de pánico nacional, que las mantengamos.


https://www.spectator.co.uk/writer/the-spectator

Comentarios

Cristina V. ha dicho que…
https://youtu.be/mvQ6lVIMygg

IMPORTANTE CARTA DE LA DRA. ISABEL BELLOSTAS SOBRE EL 👑 VIRUS