Hay una red de herejes, pervertidos y traidores (Viganò)



(viene de la entrada anterior)

Abp. Viganò: Hablo del papel político de McCarrick, que el último artículo de Church Militant también menciona: "Fue McCarrick quien elaboró el acuerdo entre el Vaticano y China, una misión que le dio personalmente el Papa Francisco. Francis lo liberó de las restricciones impuestas por Benedicto justo semanas después de convertirse en Papa - un hecho confirmado por el Abp. Viganò.


De igual manera, fuentes en China [...] muestran que McCarrick pudo haber sido un instrumento para elaborar los continuos pagos secretos de miles de millones de dólares de los comunistas chinos al Vaticano de Francisco. Si eso es cierto (y parece plausible dados los lazos comunistas de McCarrick y su amistad con Beijing) eso podría explicar en gran medida por qué el informe permanece sentado en el escritorio del Papa, sin publicarse".

En los últimos días se ha divulgado la noticia en Christian Today según la cual "China ha ordenado a los aldeanos cristianos que renuncien a su fe y adoren a los líderes del Partido Comunista de la nación. "[24] Ante esta persecución de los cristianos -y de los católicos fieles a la Santa Sede- por parte de la dictadura comunista, el silencio de Santa Marta es literalmente ensordecedor, como lo fue hace unos días cuando en su mensaje del Ángelus Bergoglio omitió el llamamiento en nombre de Hong Kong que se había dado a la prensa. 

El acuerdo secreto entre la Santa Sede y Beijing, denunciado públicamente por el Cardenal Zen, demuestra el sometimiento de la iglesia bergogliana a los dictados de la dictadura comunista, entregando a la Jerarquía local en manos de sus perseguidores y guardando silencio sobre las violaciones de los derechos humanos perpetradas por el régimen.

Recuerdo que en la primavera de 2014 escribí al Secretario de Estado Cardenal Parolin, preguntándole si las disposiciones tomadas por Benedicto XVI hacia McCarrick seguían siendo válidas o no, a raíz de un artículo aparecido en el Washington Times que informaba sobre su viaje a la República Centroafricana en nombre del Departamento de Estado de los EE.UU.[26] El Cardenal Parolin nunca respondió, pero las noticias que están saliendo en los últimos días parecen aclarar estos aspectos también. La libertad de movimiento dada a McCarrick también era conocida,[27] y él mismo escribió en 2012: "Estuve en Doha la semana pasada y fui a Irlanda... y después de eso... comencé uno de mis viajes más largos - Beirut, Jordania, Egipto, Tailandia, Myanmar, Camboya y Hong Kong... antes de empezar de nuevo en Tierra Santa y Bielorrusia."[28] Y en 2014: "Salgo para China el jueves 27... Estoy seguro de que el Cardenal Parolin me verá ya que está involucrado en mi viaje a China."[29]

Entre otras cosas, la cooperación de la Compañía de Jesús en las gestiones diplomáticas del Vaticano con la dictadura de Beijing - comenzando con la edición especial china de Civiltà Cattolica - confirma la voluntad de la Santa Sede de dar un respaldo a China, así como se materializan las sospechas sobre su responsabilidad en la propagación del virus Covid para desestabilizar el equilibrio geopolítico internacional. 

El papel de Antonio Spadaro y otros jesuitas -todos ellos visitantes frecuentes de la Universidad de Villanova- es emblemático y demuestra el hilo rojo que vincula el progresismo doctrinal con la perversión moral y la corrupción política. Por otra parte, estos tres elementos - herejía, sodomía y corrupción - son tan recurrentes que son casi una marca del estado profundo y de la iglesia profunda.

Hablando del estado profundo, no es sorprendente que la Organización Mundial de la Salud se haya hecho cómplice de esta operación de ingeniería social para complacer a China, ni que el Presidente Trump haya decidido retirar la financiación que le ha beneficiado hasta la fecha. 

Lo que sorprende y escandaliza es más bien el silencio cómplice del Vaticano, frente a una especie de golpe de Estado que hace de la iglesia bergogliana el brazo espiritual del Gobierno Mundial, bajo la tutela de la tiranía comunista y con la complicidad de los partidos globalistas.

Italia, con su gobierno no elegido y la mayoría en una gravísima crisis política, parece seguir la agenda y no parece querer revisar sus posiciones respecto a Beijing: las constantes amenazas de un retorno a la emergencia de Covid y a un bloqueo son claramente instrumentales para mantener un poder que en presencia de elecciones convocadas democráticamente demostraría su inconsistencia. Lo que es seguro es que una oposición un poco más incisiva y menos alineada con la narrativa principal podría ser vista positivamente tanto por el electorado como por los socios internacionales de Italia.

Tosatti: Volvamos a la cuestión de los escándalos del clero. El 19 de febrero de 2019, dos días antes del comienzo de la cumbre presidida por el Cardenal Cupich, se publicó una Carta Abierta de los Cardenales Raymond Burke y Walter Brandmüller a los Presidentes de las Conferencias Episcopales: " parece que la dificultad se reduce a la del abuso de menores... que es, sin embargo, sólo una parte de una crisis mucho mayor... El abuso sexual se atribuye al clericalismo. Pero la primera y principal culpa del clero no reside en el abuso de poder sino en haberse alejado de la verdad del Evangelio... Ante esta situación, los cardenales y obispos guardan silencio. ¿Ustedes también guardarán silencio?... Hoy, [nuestra] Dubia no sólo no ha tenido ninguna respuesta [del Santo Padre] sino que son parte de una crisis más general de la Fe. Por lo tanto, os animamos a levantar vuestra voz para salvaguardar y proclamar la integridad de la doctrina de la Iglesia"[30]. ¿Qué resultado ha tenido este llamamiento de los eminentes Prelados?

Viganò: Los cardenales Burke y Brandmüller, como otros prelados, no han hecho más que reafirmar laudablemente la doctrina católica: lo inaudito es que son los que se consideran "extraños" en la estructura eclesial, mientras que se da voz a aquellas personalidades que por sus adhesiones al programa LGBT, y en algunos casos incluso por las sombras que se ciernen sobre su conducta deberían ser alejados de la Iglesia y severamente censurados.

En abril de 2019, Benedicto XVI publicó una fuerte intervención en el Klerusblatt, que luego fue reimpresa en Italia por el Corriere della Sera[31] y fue ferozmente censurada por Marco Politi en Il Fatto Quotidiano[32] Este artículo estaba en realidad destinado a la cumbre de Roma (de abusos sexuales del clero) a través de la Secretaría de Estado, pero fue boicoteado, confirmando la intervención de la "mafia de la lavanda" para impedir que el Santo Padre diera a conocer su posición sobre el tema a los obispos.

Marco Tosatti: ¿Puede recordarnos en qué consistió esta intervención de Benedicto XVI?

Abp. Viganò: El punto central del artículo de Ratzinger que enfureció a los partidarios de Bergoglio fue precisamente que señaló la conexión entre la homosexualidad y la pedofilia y también entre el relajamiento de la moralidad después del Concilio y la propagación de la plaga de los abusos.
Cerrando obstinadamente los ojos ante la evidencia, el progresista Marco Politi escribió: "¿Qué tiene que ver con la pedofilia el abandono por parte de la Iglesia de una ética basada en la ley natural? ¿Qué tienen que ver los cambios en la teología moral católica, qué tienen que ver las camarillas de los gays en los seminarios, qué tienen que ver las películas pornográficas, qué tiene que ver la relativización de los valores y el juicio moral"[33] Y sin embargo es evidente que donde la formación de los candidatos al sacerdocio y a la vida religiosa anulan la disciplina y la vida interior, se multiplican los vicios y los pecados que degeneran hasta en los más graves delitos contra los menores, y no sólo eso.

La causa de este cambio reside precisamente en el "espíritu del Concilio", que Benedicto XVI sólo quería mencionar, pero que no dejó de ser captado inmediatamente por quienes vieron el superdogma que se cuestionaba; dice el ensayo: "Verdaderamente grotesco [sic] es el intento del ex-pontífice de atribuir al espíritu "conciliar" la posición de extrema garantía de los procesos eclesiásticos, dirigida a la protección de los acusados hasta el amargo final "hasta el punto de excluir prácticamente la condena de los culpables" 

Así pues, ¿sería culpa de los defensores del Concilio, dicho más claramente la culpa de los reformadores, si se revelara que la red de encubridores, que en todo caso intentó y sigue intentando impedir el juicio y la condena de los depredadores clericales, fue siempre tan prepotente y poderosa?"[34].

Marco Tosatti: ¿Cree que Marco Politi tiene razón?

Abp. Viganò: Creo que la respuesta a esta pregunta retórica del vaticanista Politi puede ser indiscutiblemente afirmativa: hay una relación muy estricta entre la crisis doctrinal de la Iglesia y la inmoralidad del clero, que llega escandalosamente hasta los niveles más altos de la jerarquía. Pero también es evidente que esta crisis está siendo utilizada por el ala ultraprogresista no sólo para imponer una falsa moral junto con una falsa doctrina, sino también para desacreditar irremediablemente a la Santa Iglesia y al Papado ante los fieles y el mundo, a través de la acción de sus propios líderes.

Marco Tosatti: ¿No cree que al final se publicará el Informe que todos esperan? 

Abp. Viganò: Si es posible aclarar este asunto, esto ocurrirá a pesar del Vaticano: los intereses en juego son enormes y afectan directamente a la cúpula de la Iglesia, y no sólo por cuestiones de carácter doctrinal, moral o canónico, sino también por aspectos políticos y diplomáticos que han visto a la Santa Sede convertirse en objeto de un golpe de Estado con la complicidad de quienes deberían haberla defendido en su soberanía e independencia. Lo que no tuvo éxito durante el pontificado de Benedicto XVI se concretó después de su dimisión. ¿Cómo podemos esperar que quien está en deuda por su propia elección con McCarrick - que fue uno de los principales defensores del acuerdo secreto con China - pueda aclarar una serie de acontecimientos que lo involucran personalmente, demostrando las connivencias con la dictadura china contra los católicos fieles a la Santa Sede y quizás también la responsabilidad de ese régimen en la renuncia del Papa Benedicto? ¿Cómo podemos imaginar que los turbios acontecimientos de San Gall se aclararán, cuando fue allí donde los conspiradores organizaron la elección de Bergoglio?

¿Y cómo podemos creer que la Iglesia se purificará de la corrupción y el vicio de sus clérigos y prelados, cuando son ellos quienes han tomado el poder y quienes son promovidos a los más altos niveles en una red de complicidad entre herejes, pervertidos y traidores?


El que debe investigar los escándalos está fuertemente involucrado en el nombramiento, promoción y protección de los culpables: Bergoglio se ha rodeado de personalidades comprometidas y por lo tanto chantajeadas, de las que no tiene reparos en deshacerse en cuanto se arriesgan a comprometer su imagen mediática.

No olvidemos que la legitimación de la homosexualidad forma parte de la agenda del Nuevo Orden Mundial - al que la iglesia bergogliana se adhiere abierta e incondicionalmente - no sólo por su valor desestabilizador en el cuerpo social, sino también porque la sodomía es el principal instrumento con el que el Enemigo pretende destruir el sacerdocio católico, corrompiendo las almas de los Ministros de Dios.
Por esta razón, al menos en la medida de lo posible, toda la verdad sobre McCarrick nunca saldrá oficialmente a la luz.

Marco Tosatti: ¿Cómo podemos responder a esta corrupción? 

Abp. Viganò: Hoy lo que no puede ser aplazado es una acción conjunta de aquellos que son buenos - aquellos que en mi Carta Abierta al Presidente Trump definí bíblicamente como "los hijos de la Luz" - para sacar a la luz las complicidades y crímenes de aquellos que hacen la guerra al Bien para establecer el Nuevo Orden Mundial. En esta operación de verdad y transparencia, el papel de los Estados Unidos puede ser decisivo, sobre todo cuando aquellos que deberían y podrían contribuir desde el Vaticano practican un código de silencio. Como dijo el Señor: "Os digo que si callan, las mismas piedras gritarán"[35].

Pero hay un aspecto más importante, de naturaleza espiritual. Debemos entender que la crisis eclesial fue causada por haber querido quitarle la corona al Rey de la Iglesia, Nuestro Señor: Debe volver a reinar no sólo en nuestros corazones y familias sino también en la sociedad civil y sobre todo en la Iglesia. Oportet illum regnare. Y junto con el Rey de Reyes, debe reinar también Nuestra Señora, la Reina y Madre de la Iglesia, que la ha desobedecido culposamente al no consagrar Rusia a su Inmaculado Corazón. Este es mi más sincero deseo, al que pido a todas las personas de buena voluntad que se unan.


https://www.marcotosatti.com/author/wp_7512482/

Comentarios

Templario ha dicho que…
Nos acercamos al cumplimiento del capitulo 17 de Apocalipsis

Condenación de la gran ramera

1 Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas;

2 con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación.

3 Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos.

4 Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación;

5 y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.

6 Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro.

7 Y el ángel me dijo: ¿Por qué te asombras? Yo te diré el misterio de la mujer, y de la bestia que la trae, la cual tiene las siete cabezas y los diez cuernos.

8 La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será.

9 Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer,

10 y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo.

11 La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición.

12 Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia.

13 Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia.

14 Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.

15 Me dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas.

16 Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego;

17 porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso: ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que se cumplan las palabras de Dios.

18 Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra.