Profesora de 31 años muere después de vacunarse



Una profesora italiana de 31 años muere tras la inyección experimental de COVID de AstraZeneca

ISCHIA, ITALIA - AstraZeneca continúa con sus crímenes contra la humanidad al morir otra joven víctima por coágulos de sangre.

La Sra. Ilaria Pappa era profesora del Istituto Statale D' Istruzione Superiore Cristofaro Mennella ("Instituto Menella"). Recibió la primera dosis de la inyección del vector viral Oxford-AstraZeneca el 28 de febrero, según IlGolfo24.it. Todo parecía ir bien hasta que enfermó dos semanas después. La profesora, de 31 años, acudió al hospital Cardarelli el 16 de marzo. Los médicos trabajaron sin descanso para averiguar qué le pasaba.

Su estado empeoró el 18 de marzo, lo que motivó su traslado a la sala de neurocirugía del hospital napolitano. El 20 de marzo, tras sufrir un accidente cerebrovascular isquémico, fue puesta en coma inducido. Pero ya era demasiado tarde. Murió justo después de las 10 de la noche del martes. La escuela anunció la muerte a través de Facebook.


Los médicos dijeron que desarrolló un tromboembolismo. Tenga en cuenta que cada vez que vea la palabra "embolia", significa coágulos de sangre. La inyección de Oxford-AstraZeneca ha sido suspendida en numerosos países. No está claro por qué sigue en el mercado. Varias personas han muerto en Italia después de las inyecciones de AstraZeneca.

La señora Pappa estaba casada con Salvadore Meglio, que también es profesor de la escuela.

AstraZeneca y los medios de comunicación mantienen la narrativa de la "seguridad

La empresa farmacéutica británica-sueca hace ahora un juego de palabras para justificar todas las muertes y enfermedades. La empresa ha revisado la información sobre el medicamento.



traducido para RELIGION LA VOZ LIBRE de thecovidblog.com/2021/03/25/ilaria-pappa-31-year-old-italian-professor-dead-three-weeks-after-astrazeneca-viral-vector-shot/


Comentarios

Barca ha dicho que…
Siempre se oye lo que hacían los aztecas en sus sacrificios. Y se pone como el peor de los horrores, pero viéndolo bien, el hombre no ha adelantado, se ha atrasado. Los aztecas iban a lo suyo, matar, no andaban con la hipocresía de que te iban a curar, como éstos, que están asesinado gente con engaños.
Hammer ha dicho que…
Los aztecas, además de unos profesionales muy serios en el trabajo y en sus liturgias, en general, eran gente muy franca y sincera, que siempre operaban de cara al público y que no andaban continuamente a escondidas con conspiraciones, engaños y timos. Y ni te andaban poniendo arsénico en el café, ni veneno en las medicinas y en todo lo que pillen. El oficio demoníaco ha venido degenerando mucho en estos siglos, lamentablemente. Pero me temo que todos estos funcionarios del Infierno no tienen un libro de reclamaciones a disposición del público.