viernes, 31 de marzo de 2017

Las blasfemias insoportables de Bergoglio

http://novusordowatch.org/ 

Francisco se ríe de la Santísima Trinidad

El desprecio absoluto de Jorge Bergoglio por el catolicismo -la religión que pretende dirigir- es bien conocido, aunque generalmente lo oculta detrás de una capa de santidad, como cuando humilló al papado el pasado sábado usando públicamente un WC portátil durante su viaje a Milán.


Pero de vez en cuando, su desprecio por la religión está dirigido directamente a Dios mismo. Por ejemplo, en un libro de 2010 que co-escribió como Cardenal Bergoglio, Francisco hizo un chiste sobre la crucifixión de Nuestro Señor . Puede leerlo aquí: Cita del libro "El Jesuita: Conversaciones con el cardinal Jorge Bergoglio", en las páginas 41 & 42 cap. 3,* uno de esos pasajes faltantes en la edición en inglés se encuentra en la p. 42 de la edición española, donde Jorge Bergoglio relata risiblemente una historia en la que un director de escuela católica hace que un chico judío indisciplinado se comporte diciéndole que si no lo hace, terminará como este otro "judío" que fue crucificado :


["Cardenal" Bergoglio:] Se trata de un muchacho judío que fue expulsado de todas las escuelas por ser rebelde hasta que otro judío le recomienda al padre una "buena escuela católica". Y le anima para que, sin duda, sea enderezado. El padre toma el consejo. Así pasa el primer mes y el muchacho se comporta muy bien, sin aviso [sorprendentemente]. Tampoco tiene problemas de conducta en los próximos meses. El padre, ganado por curiosidad, acude al rector para saber cómo logró esta transformación. -Ha sido muy sencillo- respondió el cura-. "El primer día lo tomé por la oreja y dije señalando al crucifijo:" Ese era un judío como tú, si te portas mal, acabarás igual ".



Otros actos públicos de blasfemia contra Dios o los Santos incluyen su feliz recepción de un "crucifijo",marxista con un martillo-y-hoz su dedicación de la misma a la Santísima Virgen María, su sugerencia de que Jesucristo pecó y probablemente tuvo que "disculparse" con sus padres por quedarse en Jerusalén, su escandalosa afirmación de que la Santísima Virgen pudo haber tenido pensamientos blasfemos de que Dios la engañaba  cita: (...) "y dentro de sí, con aquel cuerpo -tan herido, que había sufrido tanto antes de morir- en sus brazos, por dentro seguramente tendría ganas de decir al Ángel: “¡Mentiroso! ¡Me has engañado!”, la afirmación de que no debemos temer el Juicio Final porque será fácil de pasar y su insinuación de que la Inmaculada Virgen tenía defectos. 

Estas blasfemias son subrayadas por su negativa a quitarse el solideo o arrodillarse ante el Santísimo Sacramento expuesto (arrodillado que típicamente reserva para el lavado anual de los pies políticamente correctos).


A partir del 17 de marzo, podemos agregar un nuevo elemento a la lista de blasfemias bergoglianas. La Dra. Emilce Cuda, la primera mujer que recibió un doctorado en teología de la llamada Pontificia Universidad Católica de Argentina, tuvo una audiencia con el Sr. Bergoglio en este día. Crux publicó un informe sobre la reunión, que incluye estas líneas:


Ella dice que Francisco les instó a hacer una ética teológica con una "hermenéutica de unidad en la diversidad", una idea que las redes (de comunicación) ya adoptaron antes de su elección. Es un tema que se repite en las pasiones intelectuales del Papa: crear procesos en los que el Espíritu Santo forja una nueva síntesis a partir de disparidades y desacuerdos.


En la reunión, el papa comparó en broma esto con el funcionamiento de la Santa Trinidad. "Dentro de la Santísima Trinidad están todos discutiendo a puertas cerradas", dijo Cuda que Francis les dijo, "pero en el exterior dan la imagen de unidad". (Austin Ivereigh, "La mujer que sabe leer al Papa Francisco", Crux, 25 de marzo de 2017)



Esta blasfemia apenas necesita comentarios. Para aquellos que pueden descartar esto como "no es una gran cosa", es mejor que lean y mediten sobre la majestad infinita de Dios. El Segundo Mandamiento - dado justo después de la prohibición contra la idolatría - prohíbe incluso tomar el nombre de Dios en vano, es decir, usarlo descuidadamente: "No tomarás el nombre del SEÑOR tu Dios en vano, porque el SEÑOR no tendrá por inocente al que tome su nombre en vano.

 "(Ex 20: 7). ¡Cuánto peor es el insulto directo de Dios como una Trinidad de personas que simplemente pretenden aparentar unificadas y que no lo están!

Pero hay otra cosa también: las implicaciones para el dogma. Tal afirmación ataca la Perfección infinita de Dios, la perfecta armonía de Su Voluntad, Su infinita bondad, etc. En resumen, la "broma" también implica varias herejías.


La cuestión está sentada; No hay necesidad de detenernos más en esto, y cerraremos con estas santas palabras de nuestro Bienaventurado Señor: "El hombre bueno del buen tesoro de su corazón saca lo que es bueno, y el hombre malo del mal tesoro saca lo malo. Porque de la abundancia del corazón habla la boca "(Lc 6, 45).



*









Testigos de lo eterno. La Vida Consagrada


3 Señales Para Conocer la Vocación Religiosa


¿Cómo amar a Dios sobre todas las cosas? (San Alfonso M Ligorio)


Fco la toma con el paralítico de Bethesda

Francis reescribe la curación en Bethesda 

De Christopher A. Ferrara
29 de marzo de 2017

Un elemento importante de lo que Antonio Socci ha apodado "Bergoglianismo" es la "exégesis" libre de la Escritura de Bergoglio durante sus improvisadas homilías en la Casa Santa Marta. El resultado a menudo no tiene semejanza con el relato evangélico e incluso a veces pone al Evangelio de cabeza.

En la homilía del 28 de marzo, por ejemplo, el Papa Bergoglio comenta la sanación milagrosa de Nuestro Señor del hombre paralítico en Bethesda contada en el Quinto Capítulo de San Juan. Leemos del pobre hombre que no puede acercarse a la piscina curativa en el tiempo cuando el ángel agita las aguas porque su enfermedad le retrasa. Cuando Nuestro Señor le pregunta si quiere ser sanado, él responde: Señor, no tengo a nadie que me baje a la piscina cuando el agua se agita; porque mientras yo vengo, otro baja antes que yo". El Señor lo cura allí mismo, él toma su camilla, y se va.

¡Bergoglio, de alguna manera, logra convertir este emotivo relato en una acusación contra el paralítico! Como dijo a la congregación en la Casa Santa Marta: "Este hombre era como el árbol plantado a lo largo de la orilla de los ríos, mencionado en la primera Lectura, pero tenía raíces áridas, raíces que no llegaban al agua, no podían alimentarse del agua. Esto es evidente por su actitud de quejarse siempre y tratar de culpar al otro ".

¿Qué? El hombre cojo no culpaba a los demás ni "siempre se quejaba", sino que simplemente le estaba diciendo a Nuestro Señor acerca de su difícil situación de no poder acercarse a las aguas curativas porque no podía caminar sin ayuda. Como el Padre Haydock explica en su comentario sobre el pasaje, cuando Nuestro Señor le preguntó al hombre si quería ser curado, "No hay duda de que el pobre hombre no quería nada más. Cristo le hizo la pregunta para elevarlo a una fe viva y esperanza ". Y de hecho, el hombre respondió inmediatamente en la fe y por lo tanto fue sanado como la recompensa por su fe en el Señor.

Sin embargo, la extraña exégesis de Francisco continúa condenando al hombre incluso después de su curación: "Se levantó y caminó con esa actitud perezosa ... viviendo su vida porque el oxígeno es libre ... La pereza es un pecado que nos paraliza, nos impide caminar". Para Francisco, el curado era una especie de ingrato perezoso. 
Pero esto no tiene sentido. Como observa el padre Haydock, el hombre "salió [fuera] no por malicia, sino por gratitud, y dijo a los judíos que Jesús lo había curado".

Más aún, como Nuestro Señor mismo le dice al hombre cuando lo encuentra más tarde en el Templo:  Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor.  (...). Por su fe, el hombre había sido purificado de sus pecados y concedido el favor divino de una cura milagrosa. Sin embargo, Francisco lo describe como un perezoso que toma su curación por sentado, como el oxígeno libre del aire.

Por otra parte, la larga espera que el hombre tuvo que soportar en la piscina no fue un signo de pereza espiritual, sino más bien (para citar de nuevo al padre Haydock): "La expectativa anhelante de los pacientes sufrientes es una marca de la plegaria perseverante con la que los pobres pecadores deben solicitar la cura de sus enfermedades espirituales. "

Después de cuatro años de este tipo de cosas, no se puede negar que tenemos un Papa cuya presentación de la Sagrada Escritura es manifiestamente poco fiable e incluso contraria a su claro significado. Esto por no considerar su teología moral, expresada en Amoris Laetitia, que contradice toda la enseñanza de la Iglesia sobre los preceptos excepcionales de la ley divina y natural, particularmente el Sexto Mandamiento.

Nunca en su historia la Iglesia ha sido testigo de un Papa que es una verdadera fuente de pronunciamientos dudosos y que casi diariamente plantea cuestiones sobre su propia ortodoxia. Este fenómeno papal sin precedentes ha surgido porque el Papa Bergoglio se niega a respetar cualquiera de las limitaciones tradicionales en el ejercicio de la oficina papal, prefiriendo decir lo que piensa, siempre que lo piense, en cualquier foro o medio que elija.

Si un Papa elige entregarse a una corriente interminable de verborrea incontrolada, ningún carisma de infalibilidad - ni siquiera una seguridad razonable de la ortodoxia! - se puede asociar a la salida indiscriminada (de palabras) resultante. Tal es la naturaleza del Bergoglianismo y la aguda exacerbación de la crisis eclesial que representa.

Huid de la fornicación/masturbación (Homilía)


+ Caos: Parroquia italiana peregrinará al Lutherweg

Lutherweg significa el camino de Lutero

Dice el cartel: Siguiendo las huellas de Lutero.




























http://chiesaepostconcilio.blogspot.com.es/

(traducción a grosso modo del italiano):


Escuchad:  ¡En la diócesis de Milán se meten en las huellas del heresiarca Martin Lutero . Y observad:  una  bonita frasecita en latín de fondo... et voilà, para dar un tono tradicional, de modo que los católicos se puedan sentir subliminalmente tranquilos . Incluso pueden tranquilizar la conciencia pensando:  "nosotros estamos con el Papa:  ¡Él ha acogido hasta su estatua en el Vaticano! ¡Es de los santos que se hacen las estatuas! 


Por tanto no tenemos nada que temer, estamos sobre la línea correcta, nosotros estamos en el camino correcto "wir sind auf dem richtigen Weg":  estamos sobre el Lutherweg." 


¡Viva! Pero, ¿quién sabe lo qué piensa  san Ambrosio el Confesor? Quiero decir que, qué piensa su sucesor, el cardenal arzobispo Angelo Scola, que permite todo esto?




Además en el blog Anonimi della Croce hay una anécdota vivida en primera persona:


 Nos paramos delante de la librería de las Paulinas. En el escaparate, en bonita exposición encontramos dos libros:  MARTIN LUTERO ha cambiado vuestro modo de pensar. Exhortación a los cristianos, (Ed Paulinas);  JUAN CALVINO, El conocimiento de Dios, Sobre qué se basa la religión cristiana, (Ed Paulinas) . Dice la acompañante (sacristana?) del cura:: "Hoy también el burro que rebuzna es publicado por las Paulinas y puesto en la cátedra como profesor y maestro de vida. Por caridad. Qué el buen Dios se me lleve pronto". 

Y sí antes las parroquias organizaban romerías a Lourdes, peregrinaciones al Padre Pío, a Fatima, a S. Rita, evidentemente hoy las cosas ha cambiado mucho. Las parroquias están organizando un "peregrinar" a los demonios. Y ya es un bombardeo continuo. Parece una competición a ver quien puede emular más a Francisco. A lo mejor, el cura de susodicha parroquia espera con esta iniciativa, subir de grado.

Tamara Falcó, viraliza la campaña por la Misa en TV2

Tamara Falcó lidera sin complejos la defensa de la Misa de La 2 ante la ofensiva de Pablo Iglesias

Tamara Falcó lidera sin complejos la defensa de la Misa de La 2 ante la ofensiva de Pablo Iglesias
Tamara Falcó ha defendido su fe públicamente ante la ofensiva de Podemos


J.L / ReL marzo 2017
Tamara Falcó, hija de Isabel Preysler y una de las principales celebrities de España, no tiene complejos a la hora de defender su fe católica que halló hace unos años y que no deja de alimentar cada día. Y no le importa ser criticada en las redes sociales o incomprendida por una parte de la sociedad por ello.

En esta ocasión, Falcó ha sido noticia en los medios de comunicación no por su asistencia algún desfile o acto publicitario sino por enfrentarse a Pablo Iglesias y defender el derecho a expresar libre y públicamente la fe.

Contra la eliminación de la misa en La 2
La pasada semana, el grupo Unidos Podemos (que engloba a Podemos e Izquierda Unida) presentó un escrito en el Congreso de los Diputados en el que pedía que se eliminase de la parrilla de La 2, el segundo canal de la televisión pública española, la Misa que se emite todos los domingos por las mañanas. Cabe recordar que ese mismo día en este canal de televisión hay programas para judíos, musulmanes y evangélicos. No sólo para católicos, como acusa Podemos.

Los católicos no se hicieron esperar y pronto lanzaron una campaña de recogida de firmas a través de las redes sociales para pedir que se siga emitiendo la Misa. Y precisamente, la cara más visible de esta campaña ha sido Tamara Falcó.


"Firma tú también"
A través de Twitter, Tamara publicaba: “Acabo de firmar una petición para que Pablo Iglesias no cancele la Misa de TVE. Firma tú también”. Al poco tiempo, cientos de personas habían compartido su publicación entre sus contactos.

La campaña logró convertirse en tendencia en España, es decir, fue uno de los temas más comentados en Twitter.


Pero Tamara Falcó no se quedó ahí sino que el mismo domingo cuando comenzaba la misa de La 2 publicó otro mensaje tanto en Twitter como en Instagram que tuvo miles de reacciones. En su mensaje escribía, “para que Pablo Iglesias no nos quite la Misa de la TVE2 los domingos enciende la televisión y sintoniza el Canal AHORA”.
Su claro posicionamiento no le ha salido gratis sino que ha recibido muchos comentarios críticos y ofensivos contra ella por defender que los católicos se puedan expresar libremente en un país democrático.

Sobre Pablo Iglesias, Falcó afirma en declaraciones a Infovaticana que "más que nada invito a todos los católicos a que recen por él, que el pobre Pablo está más que perdido. Estoy segura de que una Misa le ayudaría".

 
Tamara Falcó recibió el sacramento de la Confirmación de manos del cardenal Rouco Varela

Una católica sin complejos
Pero ni con esas Tamara Falcó se ha dado por vencida y un día después de la misa se felicitaba por los datos de audiencia que tuvo la misa televisada este pasado domingo.

“La Santa Misa retransmitida este domingo en La 2, registró su mejor dato históricoal reunir frente al televisor a una media de 1.217.000 de espectadores y un 21,3% de cuota de share.
El dato lo convirtió en el programa con más share de toda la televisión durante el domingo, triplicando la audiencia que suele tener en la cadena”, escribía en Instagram y Twitter.

Tamara Falcó ha sido clave en la viralización de la campaña pues al ser un personaje público y muy conocido en los programas de televisión con más audiencia ha conseguido que en ellos se hable del intento de Podemos de eliminar la Misa y de la campaña de los católicos.
Tamara Falcó ha vuelto a demostrar una vez más que es una católica sin complejos.

Un fuerte proceso de conversión
“No te puedes ni imaginar lo desesperante que es el llegar casa una tarde y darte cuenta de que tienes todo lo que se puede desear y no eres feliz”. Así vivía Tamara Falcó antes de vivir una impresionante conversión. Lo tenía todo, dinero, fama, amigos, pero la faltaba lo más importante.


Tamara Falcó, rezando en una céntrica parroquia de Madrid

Una Biblia empezó a cambiar su vida y a partir de ahí se dejó llevar por la Iglesia. “Sentía una melancolía difícil de describir, y fui a una librería  y la Biblia fue el único libro que me llamó la atención”, aseguraba. Ahora es una gran devota de la Virgen, viviendo una experiencia inolvidable en Medjugorje, que cuenta a Jesús García en el libro Estamos de Vuelta, y que puede adquirir AQUÍ. Además, cada año viaja a Lourdes para encontrarse con María.

"Me he enamorado de Cristo"
Recordando su proceso de conversión, Tamara cuenta que “me fui sola al campo, a la casa de mi padre, que nadie entendía que yo quisiese estar sola con mi oración, mi Biblia, yendo a Misa al pueblo. En esos días, por primera vez en mi vida, sentí la paz. Ahí descubrí, en esa soledad, buscando la compañía de Dios, que la paz está en Dios”.

Y ahora es otra. “Yo estoy en la Iglesia porque me he enamorado de Cristo” y añade que “Cristo es mi amigo fiel. Es la proyección viva de lo que mi corazón aspira a ser. Es toda expresión de bondad que se pueda experimentar. No tira la primera piedra, cura a un enfermo aunque sea sábado y se tenga que enfrentar a la Ley, ama a Pedro pese a que le negó tres veces. Es el bien, es la paz, es la verdad. Aunque tú sigues teniendo tus miedos, tus heridas, a partir de Cristo sabes que todo se puede sanar, de verdad, y tener paz. Con Él comienzas a tener esperanza, a ver la Luz”.

Sí, el demonio hace curaciones

Mezzetti, contra el reiki: «Satanás tiene interés en hacer curaciones», y también visiones falsas

Mezzetti, contra el reiki: «Satanás tiene interés en hacer curaciones», y también visiones falsas
Mujeres en una sesión de reiki - no es oración, ni un mero fluir de una energía indemostrable



El profesor Tarcisio Mezzetti, padre de familia, ya abuelo, es un químico prestigioso por sus trabajos en Italia y Estados Unidos. Fue profesor de Química y Toxicología en la Universidad de Perugia. En 1976 experimentó una profunda conversión a la fe cristiana con una especial sensibilidad y capacidad de discernimiento en lo que se refiere a las espiritualidades oscuras y el trato con lo demoníaco. Sobre estos temas ocultos es popular su libro "Como un león rugiente” (Ediciones Elledici).

Mezzetti (en la foto bajo estas líneas) fundó hace 30 años la Comunidad Magníficat (ComunitaMagnificat.org) con 24 fraternidades en Italia y presencia en Rumanía, Argentina y Turquía. La espiritualidad de esta comunidad, con unos estatutos aprobados por el arzobispo de Perugia, se centra en 4 conceptos: pobreza, perdón constante, construcción del amor y servicio.



El 14 de octubre de 2012, Mezzetti fue entrevistado por Sor Emmanuel Maillard, de la Comunidad de las Bienaventuranzas, respecto a la práctica del Reiki, que se presenta como una disciplina "espiritual" y "sanadora", pero que en la experiencia de muchos sacerdotes exorcistas es algo que va ligado al ocultismo y el trato con demonios,aunque sus usuarios no se den cuenta en una primera fase.

Se necesita un exorcismo
Mezzetti, que ha estudiado estos temas y tratado con los afectados, es contundente: "El Reiki es una cosa muy peligrosa, quizás la peor de todas en nuestra época,porque se presenta como un medio casi milagroso de curación. Yo he encontrado mucha gente que había hecho Reiki, el primer curso, el segundo curso, y los que después han necesitado un exorcismo para poder ser liberados".

La gente, explica, entra en el reiki de forma gradual... y la doctrina sobre espíritus y "guías" (de otro mundo o plano) se les enseña a partir del tercer nivel.

"En el tercer nivel de reiki es cuando los maestros dicen claramente que ese poder ´sanador´ que han recibido les viene de los espíritus de la montaña sagrada del monje Usui.
Y a partir de Usui esos poderes han sido transmitidos de una persona a otra hasta hoy. Si en efecto se trata de espíritus, sabemos bien que el espiritismo no se admite en la Iglesia, es un adulterio espiritual. Así que cuando se habla de la práctica de Reiki, habría que subrayar que la razón por la que se tienen poderes, es que se actúa con los espíritus de la montaña sagrada que Usui recibió. Dicho de otra manera, cada vez que alguien pasa por la iniciación del Reiki, esos espíritus de la montaña sagrada le son transmitidos".


(Usui con su montaña, en una imagen que se usa
mucho en ámbitos reikistas)


Mezzetti señala que los cristianos ya están iniciados y comprometidos con un Espíritu: el Espíritu Santo, y que no deben relacionarse con ningún otro "espíritu".

Los símbolos invocan los espíritus
"Un día, en la ciudad de Cortona, participaba en un Seminario de Vida en el Espíritu Santo. Hablé de las desviaciones actuales y en particular del reiki. Con toda claridad dije que el poder sanador del reiki venía de esos espíritus que se transmitían de una persona a otra. Un hombre se levantó y declaró: “Ah, no, ¡no es cierto! Yo he seguido el segundo nivel del Reiki!” Pero no le dejé ninguna posibilidad de continuar hablando. Dos o tres meses después, recibí una llamada telefónica de este hombre. Me dijo que al seguir el tercer nivel de Reiki, el maestro le había dicho que el poder de sanar venía de los espíritus de la montaña sagrada. Los símbolos que él dibujaba eran precisamente esos espíritus.

Mezzetti recuerda que en Estados Unidos la Conferencia Episcopal ha difundido un documento muy claro contra el Reiki, afirmando que un católico no puede ni practicarlo personalmente, ni recibirlo de otros.

Y los obispos de EEUU especifican: “Ya que la terapia Reiki no es compatible con las enseñanzas cristianas y no tiene ninguna evidencia científica, sería absolutamente inoportuno para las instituciones católicas - como por ejemplo los centros de salud, las casas de retiros espirituales- o personas que representan a la Iglesia, como los capellanes, promover o sostener la terapia Reiki”.

Tarcisio Mezzetti recomienda a quien haya participado en cualquier actividad de reiki que acuda a un exorcista católico, ya desde el primer nivel.

Sí, el demonio hace curaciones
Mezzetti sabe que muchos practicantes de reiki aseguran haberse curado (o haber curado) mediante las prácticas de reiki. Él no niega que se produzcan algunas curacionespero considera que a medio o largo plazo se verá que son falsas. Algunas por razones "naturales" como el efecto placebo: se creen sanados, y mejoran sus síntomas. Otras por razones sobrenaturales malignas: la brujería, el trato con el demonio, puede curar algo -al menos temporalmente- para lograr él beneficios más adelante. Mezzetti cita a Santo Tomás de Aquino: "Él dice en la Suma Teológica: ´Satanás, el que hace el mal, ¡también a veces hace el bien para preparar un mal mayor!´"



Mezzetti va clara la relación: alguien que se cure mediante el reiki, tendrá deseo de practicar el reiki... y al demonio le interesa que esa persona practique el reiki para tenerlo "enganchado" a él, invocándole, tratándole, etc... aunque la persona no sepa que se trata del demonio o los demonios de los que previene la Biblia y la Iglesia. "Por eso", afirma, "Satanás tiene mucho interés en producir curaciones".

Mezzetti considera, de todas formas, que hay curaciones muy asombrosas, que desafían a la física, que el demonio no podría hacer, pero Dios sí.

"Si voy a Lourdes, veo a un hombre cuya tibia está rota que entra en el agua de la piscina y cuando le veo salir del agua su hueso se ha soldado…¡eso el reiki no lo podría hacer jamás! Los milagros que llegan por la acción de Dios son de verdad milagros auténticos. Satanás no puede hacer cosas parecidas", apunta.

El demonio da enseñanzas ortodoxas
Otro ejemplo de engaño lo tenemos en la vida de la mística italiana Catalina Vigri, Santa Catalina de Bolonia, del siglo XV.



"Santa Catalina de Bolonia durante cinco años fue guiada por Satanás que se le aparecía. Tomaba la forma de Jesús en la cruz, o de la Virgen Santa teniendo en sus brazos al Niño Jesús. Y Santa Catalina sometía todo a su padre espiritual. Pero lo que el demonio le decía eran todo cosas normales, que estaban de acuerdo con el cristianismo. Imaginemos un poco eso.. ¡cinco años! Pero luego se dio cuenta de que en cierta aparición de Jesús (¡una verdadera!) ella sintió una gran emoción, una gran unción que ella no sentía durante las otras apariciones. Ella supuso que las otras apariciones no eran de Dios. Y cuando comprendió eso, Satanás no se le volvió a aparecer. ¡Habian acabado! Pero no se confundan, ¡Satanás le enseñaba cosas cristianas! Enseñaba cosas bellas para que nadie pudiera descubrir que era él. ¿Qué significa eso? Si una gran santa, que hoy es la protectora de los exorcistas, ha sido guiada por Satanás durante cinco años, no es sorprendente entonces que puedan aparecer nuestros ojos cosas que parecen venir de Dios ¡y que no lo son!"

Brujos con estampitas de santos
Mezzetti previene por lo tanto contra los trucos de magos, brujos y supuestos videntes que se hacen pasar por cristianos.

"En Italia, en la región de Umbría, siempre ha habido grandes brujos y brujas que practicaban ese tipo de cosas. Y ellos incluso tienen imágenes del Padre Pío en la pared, crucifijos, estatuas de Lourdes… ¡para hacer creer a la gente que son santos! Se hacen pasar por santos. Pero son todo lo contrario. A veces, he oído decir: ´¡He ido a ver a una señora que dice que ella habla con la Virgen Santísima!´ Pero yo siempre los pongo en guardia. ´Tened cuidado. Entre lo que dicen y la verdad, puede haber una diferencia, usted no lo sabe´. Ante todo debemos tomar tiempo para examinar los hechos".

Mezzetti anima a la prudencia.

"Piénselo: ¿Por qué espera tanto la Iglesia para decir sí o no. ¿Por qué? Porque se conoce el árbol por sus frutos. Cuando se ven los frutos, se puede establecer un juicio. Pero para ello, hace falta una formación cristiana. ¡El pueblo cristiano no ha sido preparado para hacer ese discernimiento y se equivoca gravemente por ignorancia! ¡Eso me causa una pena inmensa!", concluye en su entrevista con Sor Emmanuel.

Ex maestro de Reiki, asustado de lo que vio

A partir min 13

Experto islamista amonesta a Bergoglio: el Islam no es pacífico




El P jesuita Samir corrige a Francisco: el Islam no es una religión de paz 
















Experto jesuita islámico: EL ISLAM NO ES UNA RELIGIÓN DE PAZ


Por Derek Ganzhorn • ChurchMilitant.com • Marzo 30, 2017 

Ofrece comentarios a la luz de la próxima visita del Papa a Egipto

BEIRUT (ChurchMilitant.com) - Un erudito del Islam está advirtiendo a los cristianos que están en peligro de malentender el Islam, incluyendo al Santo Padre.

El padre Samir Khalil Samir, sacerdote jesuita nacido en Egipto, es uno de los principales estudiosos católicos del Islam. En una entrevista con el diario italiano La Fede Quotidiana el miércoles, el orientalista y filósofo señaló que, a pesar de sus buenas intenciones, el Papa Francisco se equivoca al retratar al Islam como una religión pacífica. Los comentarios vienen a la luz del viaje programado del Papa a Egipto a finales de abril.

El modelo del Islam es incompatible con los valores occidentales.
"Sin duda, el Papa está animado por buenas intenciones y buena voluntad sincera para buscar el diálogo, y nadie puede poner esto en duda", dijo Samir. "Sin embargo, como no sabe mucho del Islam, necesitará más orientación y gente capaz para darle entrenamiento".

Samir señaló la tendencia del Santo Padre a hablar no oficialmente, lo que ha resultado en una confusión entre los fieles y la alegría entre los medios anticatólicos. "El Papa Benedicto XVI fue mucho más cauto y prudente cuando habló sobre el Islam y temas tan candentes".

El Papa Francis ha hablado amablemente del Islam en el pasado, diciendo: "El terrorismo no es alimentado por la religión del Islam en sí misma", y "Organizaciones como el Estado Islámico son malas, pero tampoco son el Islam. Son perversiones del Islam . " El Santo Padre también ha dicho que los cristianos y los musulmanes "adoran al único Dios vivo y misericordioso".

Pero Samir, profesor de la Université Saint-Joseph de Beirut, cuestionó las supuestas similitudes entre las religiones y si el islam es verdaderamente una "religión de paz":

En el Islam y el Corán hay de todo. Las partes que realmente hablan de paz se mezclan con afirmaciones escandalosas que se ejecutan en el sentido opuesto, especialmente con respecto a aquellos que tienen diferentes creencias. Por lo tanto, a priori, no es correcto definir al islam como una "religión de paz".

Además, es incorrecto decir que creemos en el mismo dios. Para los cristianos, Dios es amor. Para los musulmanes, no siempre es así. Podemos decir, correctamente, que ambas creencias creen en un dios, pero esto es algo muy diferente de decir que creemos en el mismo dios. Creo que en muchos aspectos, el modelo del Islam es incompatible con los valores occidentales. El Islam, de hecho, no es sólo una religión, sino que une la política, la economía, la sociedad y el Estado.

Aunque los comentarios del Papa Francisco sobre el Islam han sido más frecuentes que los de sus predecesores, no es el primer pontífice cuyas acciones han creado confusión sobre el Islam. El Papa Juan Pablo II causó controversia cuando en 1999 besó una copia del Corán. Samir señaló en una entrevista de 2011 que este gesto, que el Santo Padre pretendía simplemente como una señal de respeto, fue "interpretado por muchos musulmanes como significativo para el reconocimiento de la naturaleza" revelada "del Corán (lo cual no puede ser así para un cristiano)."

Para los cristianos, Dios es amor. Para los musulmanes, esto no siempre es el caso.
En cuanto a otras controversias recientes, Samir señaló el derecho de los países a hacer cumplir las leyes de inmigración (para protegerse de la inmigración masiva), específicamente los países europeos, que han sido blanco de la guerra demográfica por el presidente Tayyip Erdogan.

Samir dijo: "Cada dueño de una casa administra su casa, y se asegura de que los que visitan su casa identifiquen las intenciones del anfitrión, y puedan adaptarse a las tradiciones y costumbres de éste - no al revés".

Pero expresó su esperanza de que la visita del Santo Padre a Egipto el 28 y 29 de abril sea fructífera en la extensión de los derechos de los cristianos en el país, que ha visto un aumento del islamismo y violencia política desde el derrocamiento del presidente Hosni Mubarak en 2011.

"Este sería también un momento de alivio", remarcó, "especialmente en lo que respecta a la delicada cuestión de conceder a los cristianos plena ciudadanía, como es bien sabido, en Egipto, quien no es musulmán tiene serios problemas de ciudadanía".

Vaticano preocupado por las metas del carbono, no por la catástrofe bergogliana



Cuando los obispos (y Francisco) descuidan su labor principal: las almas y se meten en berenjenales ajenos a Cristo: metas comunes con los despoblacionistas de la ONU es que la elevación del Anticristo está cerca.

http://www.catholicregister.org/

Obispo preocupado de que Estados Unidos no cumplirá los objetivos de emisión de carbono después de la orden Trump

30 de marzo de 2017


WASHINGTON.- La orden ejecutiva del presidente Donald Trump pidiendo una revisión del Plan de Energía Limpia pone en peligro las protecciones ambientales y aleja al país de un estándar nacional de carbono para ayudar a cumplir los objetivos nacionales e internacionales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, comité.


La orden ejecutiva, firmada el 28 de marzo en la Agencia de Protección Ambiental, no ofrece un "plan suficiente para asegurar el cuidado adecuado a las personas y la creación", dijo el obispo Frank J. Dewane, de Venecia, Florida,  dijo el presidente del Comité Episcopal de Justicia y Desarrollo Humano el 29 de marzo.


Explicando que la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos se ha unido a Pope Francis en el apoyo a la administración ambiental y ha pedido desde hace tiempo a los EE.UU. para reducir las emisiones de carbono, el Obispo Dewane dijo que la orden "significa, tristemente, no alcanzar las metas de mitigación ".


Por su parte en el Catholic World News – March 30, 2017aparece este artículo:

El Vaticano está "preocupado" por las políticas del presidente estadounidense, Donald Trump, y espera que "reconsidere algunas de sus decisiones", dijo un alto funcionario del Vaticano a periodistas el 30 de marzo.

"Afortunadamente hay voces disidentes" en América, dijo el cardenal Peter Turkson, prefecto del nuevo dicasterio para el Desarrollo Humano Integral del Vaticano. Señaló que los obispos católicos de Estados Unidos criticaron la postura de Trump en materia de inmigración y que "un abogado en Hawai" (en realidad un juez federal) había bloqueado las restricciones impuestas por la Casa Blanca a los viajes a Estados Unidos.

El cardenal Turkson expresó su consternación por la decisión de Trump de levantar algunas restricciones sobre la minería y el uso del carbón. Dijo que la decisión pone en entredicho el compromiso de Estados Unidos de proteger el medio ambiente. El cardenal señaló la reciente decisión de China de tomar medidas contra la contaminación, y dijo que en el liderazgo sobre temas ambientales, "Estados Unidos está creando un vacío que China está llenando".

Cura pide a Fco para que corrija al jesuita-hereje Sosa



generale

En la mesa del Papa un "Promemoria" contra el general de los jesuitas. Por una casi herejía



*
De los sacerdotes nacidos en la diócesis de Carpi, que el Papa Francisco va a visitar el domingo 2 de abril, hay uno en especial que le causa problemas.
Se llama Roberto A. Maria Bertacchini y se ha formado en la escuela de tres jesuitas de primer orden: los padres Heinrich Pfeiffer, historiador del arte y docente en la Gregoriana, Francesco Tata, que había sido provincial de la Compañía de Jesús en Italia, y Piersandro Vanzan, escritor de renombre de "La Civiltà Cattolica". Experto en la figura de San Agustín, es autor de libros y ensayos en revistas de teología.
La semana pasada, don Bertacchini le envió a Francisco y al cardenal Gerhard L. Müller, prefecto de la congregación para la doctrina de la fe, un "Promemoria" de seis páginas muy crítico con las tesis planteadas en una reciente entrevista por el nuevo prepósito general de la Compañía de Jesús, el venezolano Arturo Sosa Abascal, muy cercano al Papa.
Es una tesis, escribe don Bertacchini, "de tal gravedad que no se puede permanecer en silencio sin ser cómplices de la misma", porque se corre el riesgo de "desembocar en un cristianismo sin Cristo".
El texto íntegro del "Promemoria" se puede leer en esta otra página de Settimo Cielo:
Publicamos, a continuación, una síntesis.
La entrevista del general de los jesuitas criticada por don Bertacchini es la que concedió al vaticanista suizo Giuseppe Rusconi y que fue publicada en el blog Rossoporpora el pasado 18 de febrero, después de haber sido controlada palabra por palabra por el propio entrevistado.
Settimo Cielo dio un amplio resumen de la misma en varios idiomas.
*
PROMEMORIA
acerca de la entrevista del general de los jesuitas sobre la falta de fiabilidad de los Evangelios
por Roberto A. Maria Bertacchini
En una entrevista que concedió el pasado mes de febrero, el general de los jesuitas insinuaba que las palabras de Jesús sobre la indisolubilidad del matrimonio no son un punto de estabilidad teológica, sino que son más bien un punto de partida de la doctrina, que hay que desarrollar después convenientemente. Algo que, en última instancia, podría suceder defendiendo exactamente lo contrario, es decir, la compatibilidad del divorcio con la vida cristiana. Dicha iniciativa ha provocado, en mi opinión, una situación explosiva.
Obviamente, Arturo Sosa Abascal S.I. tiene mucho cuidado en no caer en una clara herejía. Y esto, en un cierto sentido, es aún más grave. Es necesario, por lo tanto, resumir todo el curso de su razonamiento.
La pregunta que plantea es si los evangelistas son fiables y dice: hay que discernir. Por consiguiente, no está claro que lo sean. Una afirmación tan grave debería ser argumentada ampliamente, porque se puede admitir incluso el error en un detalle narrativo; bien distinto es, por el contrario, revocar -y plantear como dudosa- la veracidad de las enseñanzas doctrinales.
Da igual: nuestro jesuita no entra en el mérito de la cuestión, sino que de manera muy hábil apela al Papa. Y visto que Francisco, respecto a la cuestión de parejas separadas y demás, hasta el momento de la entrevista no había citado nunca pasajes en los que Jesús apelase a la indisolubilidad matrimonial, el mensaje implícito de nuestro jesuita es obvio: si el Papa no cita estos pasajes, significa que ha discernido y considera que no son palabras de Jesús. Por lo que, en consecuencia, no serían vinculantes. Pero, ¡todos los Papas han enseñado lo contrario! ¿Y qué importa? ¡Se habrán equivocado! O habrán dicho y enseñado cosas que eran adecuadas para su tiempo, pero que no lo son para el nuestro.
Que quede claro: el ilustre jesuita no dice esto "apertis verbis", pero lo insinúa, lo da a entender. Y así da una clave interpretativa de la pastoral familiar del Papa que se aleja de la enseñanza tradicional. De hecho, hoy "sabemos" que muy probablemente -es más, casi seguro-, Jesús nunca enseñó que el matrimonio es indisoluble. (según Sosa) Fueron los evangelistas, que lo entendieron mal.
¿Un cristianismo sin Cristo?
Esta cuestión es de tal gravedad que no se puede permanecer en silencio sin ser cómplices de la misma. El riesgo es desembocar en un cristianismo que reduce el mensaje de Jesús; es decir, en un cristianismo sin Cristo.
En el Evangelio de la misa del 24 de febrero pasado el pasaje del Evangelio era el de Marcos 10, 2-12 sobre el repudio. Pues bien, ¿es aceptable pensar que no se sabe si Jesús dijo esas palabras y que no serían vinculantes?
El "sensus fidei" nos dice que los evangelistas son fiables. En cambio, nuestro general de los jesuitas rechaza esta fiabilidad y omite el hecho que también San Pablo había recibido de la Iglesia esta doctrina como procedente de Jesús. Y como tal la había transmitido a sus comunidades: "A los casados les ordeno, no yo sino el Señor: que la mujer no se separe del marido; pero si se separa, que permanezca sin casarse o que se reconcilie con el marido; y que el marido no repudie a la mujer" (1 Cor 7, 10-11).
La coherencia de este pasaje con los textos de los Evangelios sinópticos sobre el repudio y el adulterio es muy clara. Y sería absurdo imaginar que aquellos dependen de Pablo y de no de tradiciones pre-pascuales. No sólo. En Efesios 5, 22-33 Pablo retoma la enseñanza de Jesús, e incluso la refuerza. La retoma porque cita el mismo pasaje del Génesis citado por Jesús; la refuerza porque Cristo ama a la Iglesia de manera indisoluble, hasta dar su vida, y más allá de la vida terrena. Y dicha fidelidad Pablo la pone como modelo de la fidelidad conyugal.
Por consiguiente, es evidente que hay una clara y manifiesta continuidad en la enseñanza entre la predicación pre-pascual y la predicación post-pascual; y es también evidente la discontinuidad con el judaísmo, que conservaba el repudio. Por lo tanto, si el propio San Pablo funda sobre Cristo dicha discontinuidad, ¿tiene algún sentido poner en duda los Evangelios? ¿De dónde procede ese salto que inspiró la praxis de la Iglesia antigua, sino de Cristo?
Obsérvese que en ambiente greco-romano se admitía el divorcio y, además, existía el concubinato que, sin dificultad alguna, podía desembocar en un vínculo conyugal, como demuestra, por ejemplo, la historia de San Agustín. Y en la historiografía vale el principio según el cual una inercia cultural no se cambia sin causa. Por consiguiente, al estar el cambio históricamente demostrado, ¿cuál sería la causa del mismo sino Jesús? ¿Y si fue Cristo, por qué dudar de la fiabilidad de los Evangelios?
Por último si Jesús no pronunció esas palabras, ¿de dónde nace el drástico comentario de los discípulos ("Si esa es la situación del hombre con la mujer, no trae cuenta casarse") en Mateo 19, 10? Entre esos discípulos estaba Mateo y no salen bien parados: demuestran ser lentos en entender y estar apegados a las tradiciones que Jesús contesta. Por consiguiente, desde un punto de vista historiográfico, la perícopa de Mateo 19, 3-12 es plenamente fiable, tanto por  motivos de crítica interna como externa.
El horizonte dogmático
Por otra parte, afirmar que no se sabe si Jesús, efectivamente, pronunció esas palabras y que, en esencia, no serían vinculantes, es una herejía "de facto", porque se niega la inspiración de la Escritura. En la Segunda Carta a Timoteo, 3,  está clarísimo: "Toda Escritura es inspirada por Dios y además útil para enseñar, para argüir, para corregir, para educar en la justicia".
"Toda" incluye, evidentemente, también a Mateo 19, 3-12, porque si no se estaría afirmando que hay "otra" palabra que prevalece sobre la propia Escritura y sobre su inspiración. De hecho, afirmar que algunas palabras de Jesús no son fiables es abrir una brecha en el dique de la "fides quae". Brecha que disgregaría todo el dique. Pongo unos ejemplos:
a) Si Jesús no ha pronunciado esas palabras, los evangelistas no son fiables. Y si no son fiables, no son veraces. Y si no son veraces, tampoco pueden haber sido inspirados por el Espíritu Santo.
b) Si Jesús no ha dicho esas palabras, ¿ha dicho realmente todas las otras que nosotros aceptamos como buenas? Quien no es fiable en una cuestión innovadora, podría no serlo en otras, como la resurrección. ¿Y si para dar el sacerdocio a las mujeres "La Civiltà Cattolica" no duda en poner en discusión un magisterio solemne invocado como infalible? ¿No sería el caos? ¿A qué autoridad bíblica hay que apelar si los propios exegetas están perennemente divididos, y cada vez lo están más? Así es como el dique se desmorona.
Y no acaba aquí, porque si seguimos las dudas del general de los jesuitas, no sólo se humilla a San Pablo, sino también al Vaticano II. Efectivamente, esto es lo que se lee en "Sacrosanctum Concilium" 7:
"Cristo está siempre presente en su Iglesia […]. Está presente en su palabra, pues cuando se lee en la Iglesia la Sagrada Escritura, es El quien habla".
Visto que los pasajes sobre la indisolubilidad del matrimonio se leen en misa y, más concretamente: Marcos 10, 2-12 el viernes de la VII semana del tiempo ordinario y el domingo XXVII del año B; Mateo 19, 3-12 el viernes de la XIX semana del tiempo ordinario y Mateo 5, 27-32 el viernes de la X semana, se deduce que el Vaticano II atribuye estas palabras a la autoridad de Jesús.
Por lo tanto, quien apoya las dudas del general de los jesuitas no reniega sólo del Vaticano II y, además, de una constitución dogmática, sino que duda de la Tradición hasta el punto de reducir a una abstracción inalcanzable la propia autoridad de Jesús maestro. Por consiguiente, estamos ante un verdadero y propio bombardeo en alfombra ante el cual es absolutamente necesaria una reacción firme.
(...)
Carpi, a 19 de marzo de 2017
----------
Una apostilla. En el texto íntegro del "Promemoria", don Bertacchini escribe que el Papa Francisco, el 24 de febrero, unos días después de la publicación de la entrevista al padre Sosa, "reprobó las posiciones del general de los jesuitas" dedicando toda su homilía en Santa Marta –algo que no había hecho antes– al pasaje del Evangelio de Marcos con las palabras clarísimas de Jesús sobre matrimonio y divorcio.
En la homilía, según don Bertacchini, Francisco contestó las dudas del padre Sosa resaltando que "Jesús respondió a los fariseos en lo que respecta al repudio y, por lo tanto, el evangelista es fiable".
Pero en realidad, el comentario del Papa Francisco a ese pasaje del Evangelio de Marcos pareció bastante tortuoso, según los resúmenes autorizados de la homilía publicados por la Radio Vaticana y "L'Osservatore Romano".
De hecho, en un determinado momento, el Papa llegó incluso a decir que "Jesús no responde si [el repudio] es lícito o no lo es".
Y también donde el Papa polemiza –justamente, escribe don Bertacchini– con la que él llama "casuística", aflora una contradicción. Porque, ¿qué pide que sea distinto "Amoris laetitia" cuando solicita que se discierna caso por caso a quien admitir a la comunión y a quien no, entre los divorciados que se han vuelto a casar y que viven "more uxorio"?

Gran análisis: el Odio a la Hispanidad (Antonio Caponnetto)

ODIO A LA HISPANIDAD  Por Antonio CAPONNETTO


"Tres lugares comunes de las leyendas negras"



Introducción

La conmemoración del Quinto Centenario ha vuelto a reavivar, como era previsible, el empecinado odio anticatólico y antihispanista de vieja y conocida data. Y tanto odio alimenta la injuria, ciega a la justicia y obnubila el orden de la razón, según bien lo explicara Santo Tomás en olvidada enseñanza. De resultas, la verdad queda adulterada y oculta, y se expanden con fuerza el resentimiento y la mentira. No es sólo, pues, una insuficiencia histórica o científica la que explica la cantidad de imposturas lanzadas al ruedo. Es un odium fidei alimentado en el rencor ideológico. Un desamor fatal contra todo lo que lleve el signo de la Cruz y de la Espada. Bastaría aceptar y comprender este oculto móvil para desechar, sin más, las falacias que se propagan nuevamente, aquí y allá. Pero un poder inmenso e interesado les ha dado difusión y cabida, y hoy se presentan como argumentos serios de corte académico. No hay nada de eso. Y a poco que se analizan los lugares comunes más repetidos contra la acción de España en América, quedan a la vista su inconsistencia y su debilidad. Veámoslo brevemente en las tres imputaciones infaltables enrostradas por las izquierdas.

El despojo de la tierra

Se dice en primer lugar, que España se apropió de las tierras indígenas en un acto típico de rapacidad imperialista.

Llama la atención que, contraviniendo las tesis leninistas, se haga surgir al Imperialismo a fines del siglo XV. Y sorprende asimismo el celo manifestado en la defensa de la propiedad privada individual. Pero el marxismo nos tiene acostumbrados a estas contradicciones y sobre todo, a su apelación a la conciencia cristiana para obtener solidaridades. Porque, en efecto, sin la apelación a la conciencia cristiana —que entiende la propiedad privada como un derecho inherente de las criaturas, y sólo ante el cual el presunto despojo sería reprobable— ¿a qué viene tanto afán privatista y posesionista? No hay respuesta. 

La verdad es que antes de la llegada de los españoles, los indios concretos y singulares no eran dueños de ninguna tierra, sino empleados gratuitos y castigados de un Estado idolatrizado y de unos caciques despóticos tenidos por divinidades supremas. Carentes de cualquier legislación que regulase sus derechos laborales, el abuso y la explotación eran la norma, y el saqueo y el despojo las prácticas habituales. Impuestos, cargas, retribuciones forzadas, exacciones virulentas y pesados tributos, fueron moneda corriente en las relaciones indígenas previas a la llegada de los españoles. El más fuerte sometía al más débil y lo atenazaba con escarmientos y represalias. Ni los más indigentes quedaban exceptuados, y solían llevar como estigmas de su triste condición, mutilaciones evidentes y distintivos oprobiosos. Una "justicia" claramente discriminatoria, distinguía entre pudientes y esclavos en desmedro de los últimos y no son éstos, datos entresacados de las crónicas hispanas, sino de las protestas del mismo Carlos Marx en sus estudios sobre "Formaciones Económicas Precapitalistas y Acumulación Originaria del Capital". Y de comentaristas insospechados de hispanofilia como Eric Hobsbawn, Roberto Oliveros Maqueo o Pierre Chaunu. 

La verdad es también, que los principales dueños de la tierra que encontraron los españoles —mayas, incas y aztecas— lo eran a expensas de otros dueños a quienes habían invadido y desplazado. Y que fue ésta la razón por la que una parte considerable de tribus aborígenes —carios, tlaxaltecas, cempoaltecas, zapotecas, otomíes, cañarís, huancas, etcétera— se aliaron naturalmente con los conquistadores, procurando su protección y el consecuente resarcimiento. Y la verdad, al fin, es que sólo a partir de la Conquista, los indios conocieron el sentido personal de la propiedad privada y la defensa jurídica de sus obligaciones y derechos. Es España la que se plantea la cuestión de los justos títulos, con autoexigencias tan sólidas que ponen en tela de juicio la misma autoridad del Monarca y del Pontífice. Es España -con ese maestro admirable del Derecho de Gentes que se llamó Francisco de Vitoria— la que funda la posesión territorial en las más altos razones de bien común y de concordia social, la que insiste una y otra vez en la protección que se le debe a los nativos en tanto súbditos, la que garantiza y promueve un reparto equitativo de precios, la que atiende sobre abusos y querellas, la que no dudó en sancionar duramente a sus mismos funcionarios descarriados, y la que distinguió entre posesión como hecho y propiedad como derecho, porque sabía que era cosa muy distinta fundar una ciudad en el desierto y hacerla propia, que entrar a saco a un granero particular. Por eso, sólo hubo repartimientos en tierras despobladas y encomiendas "en las heredades de los indios". Porque pese a tantas fábulas indoctas, la encomienda fue la gran institución para la custodia de la propiedad y de los derechos de los nativos. Bien lo ha demostrado hace ya tiempo Silvio Zavala, en un estudio exhaustivo, que no encargó ninguna "internacional reaccionaria", sino la Fundación Judía Guggenheim, con sede en Nueva York. Y bien queda probado en infinidad de documentos que sólo son desconocidos para los artífices de las leyendas negras. 


Por la encomienda, el indio poseía tierras particulares y colectivas sin que pudieran arrebatárselas impunemente. Por la encomienda organizaba su propio gobierno local y regional, bajo un régimen de tributos que distinguía ingresos y condiciones, y que no llegaban al Rey —que renunciaba a ellos— sino a los Conquistadores. A quienes no les significó ningún enriquecimiento descontrolado y si en cambio, bastantes dolores de cabeza, como surgen de los testimonios de Antonio de Mendoza o de Cristóbal Alvarez de Carvajal y de innumerables jueces de audiencias. Como bien ha notado el mismo Ramón Carande en "Carlos V y sus banqueros", eran tan férrea la protección a los indios y tan grande la incertidumbre económica para los encomenderos, que América no fue una colonia de repoblación para que todos vinieran a enriquecerse fácilmente. Pues una empresa difícil y esforzada, con luces y sombras, con probos y pícaros, pero con un testimonio que hasta hoy no han podido tumbar las monsergas indigenistas: el de la gratitud de los naturales. Gratitud que quien tenga la honestidad de constatar y de seguir en sus expresiones artísticas, religiosas y culturales, no podrá dejar de reconocer objetivamente No es España la que despoja a los indios de sus tierras. Es España la que les inculca el derecho de propiedad, la que les restituye sus heredades asaltadas por los poderosos y sanguinarios estados tribales, la que los guarda bajo una justicia humana y divina, la que Ios pone en paridad de condiciones con sus propios hijos, e incluso en mejores condiciones que muchos campesinos y proletarios europeos Y esto también ha sido reconocido por historiógrafos no hispanistas. Es España, en definitiva, la que rehabilita la potestad India a sus dominios, y si se estudia el cómo y el cuándo esta potestad se debilita y vulnera, no se encontrará detrás a la conquista ni a la evangelización ni al descubrimiento, sino a las administraciones liberales y masónicas que traicionaron el sentido misional de aquella gesta gloriosa. No se encontrará a los Reyes Católicos, ni a Carlos V, ni a Felipe II. Ni a los conquistadores, ni a los encomenderos, ni a los adelantados, ni a los frailes. Sino a los enmandilados Borbones iluministas y a sus epígonos, que vienen desarraigando a América y reduciéndola a la colonia que no fue nunca en tiempos del Imperio Hispánico.

La sed de Oro

Se dice, en segundo lugar, que la llegada y la presencia hispánica no tuvo otro fin superior al fin económico; concretamente, al propósito de quedarse con Ios metales preciosos americanos. Y aquí el marxismo vuelve a brindarnos otra aporía Porque sí nosotros plantamos la existencia de móviles superiores, somos acusados de angelistas, pero si ellos ven sólo ángeles caídos adoradores de Mammon se escandalizan con rubor de querubines. Si la economía determina a la historia y la lucha de clases y de intereses es su motor interno; si los hombres no son más que elaboraciones químicas transmutadas, puestos para el disfrute terreno, sin premios ni castigos ulteriores, ¿a qué viene esta nueva apelación a la filantropía y a la caridad entre naciones. Unicamente la conciencia cristiana puede reprobar coherentemente -y reprueba- semejantes tropelías. Pero la queja no cabe en nombre del materialismo dialéctico. La admitimos con fuerza mirando el tiempo sub specie aeternitatis. Carece de sentido en el historicismo sub lumine oppresiones. Es reproche y protesta si sabemos al hombre "portador de valores eternos", como decía José Antonio, u homo viator, como decían los Padres. Es fría e irreprochable lógica si no cesamos de concebirlo como homo aeconomicus.

Pero aclaremos un poco mejor las cosas.

Digamos ante todo que no hay razón para ocultar los propósitos económicos de la conquista española. No solo porque existieron sino porque fueron lícitos. El fin de la ganancia en una empresa en la que se ha invertido y arriesgado y trabajado incansablemente, no está reñido con la moral cristiana ni con el orden natural de las operaciones. Lo malo es, justamente, cuando apartadas del sentido cristiano, las personas y las naciones anteponen las razones finaneieras a cualquier otra, las exacerban en desmedro de los bienes honestos y proceden con métodos viles para obtener riquezas materiales. Pero éstas son, nada menos, las enseñanzas y las prevenciones continuas de la Iglesia Católica en España. Por eso se repudiaban y se amonestaban las prácticas agiotistas y usureras, el préstamo a interés, la "cría del dinero", las ganancias malhabidas. Por eso, se instaba a compensaciones y reparaciones postreras —que tuvieron lugar en infinidad de casos—; y por eso, sobre todo, se discriminaban las actividades bursátiles y financieras como sospechosas de anticatolicismo. No somos nosotros quienes lo notamos. Son los historiógrafos materialistas quienes han lanzado esta formidable y certera "acusación" ni España ni los países católicos fueron capaces de fomentar el capitalismo por sus prejuicios antiprotestantes y antirabínicos. La ética calvinista y judaica, en cambio, habría conducido como en tantas partes, a la prosperidad y al desarrollo, si Austrias y Ausburgos hubiesen dejado de lado sus hábitos medievales y ultramontanos. De lo que viene a resultar una nueva contradicción. España sería muy mala porque llamándose católica buscaba el oro y la plata. Pero seria después más mala por causa de su catolicismo que la inhabilitó para volverse próspera y la condujo a una decadencia irremisible. Tal es, en síntesis, lo que vino a decirnos Hamilton —pese a sí mismo hacia 1926, con su tesis sobre "Tesoro Americano y el florecimiento del Capitalismo". Y después de él, corroborándolo o rectificándolo parcialmente, autores como Vilar, Simiand, Braudel, Nef, Hobsbawn, Mouesnier o el citado Carande. El oro y la plata salidos de América (nunca se dice que en pago a mercancías, productos y estructuras que llegaban de la Península) no sirvieron para enriquecer a España, sino para integrar el circuito capitalista europeo, usufructuado principalmente por Gran Bretaña. Los fabricantes de leyendas negras, que vuelven y revuelven constantemente sobre la sed de oro como fin determinante de la Conquista, deberían explicar, también, por que España llega, permanece y se instala no solo en zonas de explotación minera, sino en territorios inhóspitos y agrestes. Porque no se abandonó rápidamente la empresa si recién en la segunda mitad del siglo XVI se descubren las minas más ricas, como las de Potosí, Zacatecas o Guanajuato. Por qué la condición de los indígenas americanos era notablemente superior a la del proletariado europeo esclavizado por el capitalismo, como lo han reconocido observadores nada hispanistas como Humboldt o Dobb, o Chaunu, o el mercader inglés Nehry Hawks, condenado al destierro por la Inquisición en 1751 y reacio por cierto a las loas españolistas. Por qué pudo decir Bravo Duarte que toda América fue beneficiada por la Minería, y no así la Corona Española. Por qué, en síntesis —y no vemos argumento de mayor sentido común y por ende de mayor robustez metafísica—, si sólo contaba el oro, no es únicamente un mercado negrero o una enorme plaza financiera lo que ha quedado como testimonio de la acción de España en América, sino un conglomerado de naciones ricas en Fe y en Espíritu. El efecto contiene y muestra la causa: éste es el argumento decisivo. Por eso, no escribimos estas líneas desde una Cartago sudamericana amparada en Moloch y Baal, sino desde la Ciudad nombrada de la Santísima Trinidad y Puerto de Santa María de los Buenos Aires, por las voces egregias de sus héroes fundadores.

El genocidio indígena

Se dice, finalmente, en consonancia con lo anterior, que la Conquista —caracterizada por el saqueo y el robo— produjo un genocidio aborigen, condenable en nombre de las sempiternas leyes de la humanidad que rigen los destinos de las naciones civilizadas. 

Pero tales leyes, al parecer, no cuentan en dos casos a la hora de evaluar los crímenes masivos cometidos por los indios dominantes sobre los dominados, antes de la llegada de los españoles; ni a la hora de evaluar las purgas stalinistas o las iniciativas malthussianas de las potencias liberales. De ambos casos, el primero es realmente curioso. Porque es tan inocultable la evidencia, que los mismos autores indigenistas no pueden callarla. Sólo en un día del año 1487 se sacrificaron 2.000 jóvenes inaugurando el gran templo azteca del que da cuenta el códice indio Telleriano-Remensis. 250.000 víctimas anuales es el número que trae para el siglo XV Jan Gehorsam en su artículo "Hambre divina de los aztecas". Veinte mil, en sólo dos años de construcción de la gran pirámide de Huitzilopochtli, apunta Von Hagen, incontables los tragados por las llamadas guerras floridas y el canibalismo, según cuenta Halcro Ferguson, y hasta el mismísimo Jacques Soustelle reconoce que la hecatombe demográfica era tal que si no hubiesen llegado los españoles el holocausto hubiese sido inevitable. Pero, ¿qué dicen estos constatadores inevitables de estadísticas mortuorias prehispánicas? Algo muy sencillo: se trataba de espíritus trascendentes que cumplían así con sus liturgias y ritos arcaicos. Son sacrificios de "una belleza bárbara" nos consolará Vaillant. "No debemos tratar de explicar esta actitud en términos morales", nos tranquiliza Von Hagen y el teólogo Enrique Dussel hará su lectura liberacionista y cósmica para que todos nos aggiornemos. Está claro: si matan los españoles son verdugos insaciables cebados en las Cruzadas y en la lucha contra el moro, si matan los indios, son dulces y sencillas ovejas lascasianas que expresaban la belleza bárbara de sus ritos telúricos. Si mata España es genocidio; si matan los indios se llama "amenaza de desequilibrio demográfico". La verdad es que España no planeó ni ejecutó ningún plan genocida; el derrumbe de la población indígena —y que nadie niega— no está ligado a los enfrentamientos bélicos con los conquistadores, sino a una variedad de causas, entre las que sobresale la del contagio microbiano. La verdad es que la acusación homicida como causal de despoblación, no resiste las investigaciones serias de autores como Nicolás Sánchez Albornoz, José Luís Moreno, Angel Rosemblat o Rolando Mellafé, que no pertenecen precisamente a escuelas hispanófilas. La verdad es que "los indios de América", dice Pierre Chaunu, "no sucumbieron bajo los golpes de las espadas de acero de Toledo, sino bajo el choque microbiano y viral", la verdad —¡cuántas veces habrá que reiterarlo en estos tiempos!— es que se manejan cifras con una ligereza frívola, sin los análisis cualitativos básicos, ni los recaudos elementales de las disciplinas estadísticas ligadas a la historia. La verdad incluso —para decirlo todo— es que hasta las mitas, los repartimientos y las encomiendas, lejos de ser causa de despoblación, son antídotos que se aplican para evitarla. Porque aquí no estamos negando que la demografía indígena padeció circunstancialmente una baja. Estamos negando, sí, y enfáticamente, que tal merma haya sido producida por un plan genocida. 

Es más si se compara con la América anglosajona, donde los pocos indios que quedan no proceden de las zonas por ellos colonizados -¿donde están los indios de Nueva Inglaterra?- sino los habitantes de los territorios comprados a España o usurpados a Méjico. 

Ni despojo de territorios, ni sed de oro, ni matanzas en masa. Un encuentro providencial de dos mudos. Encuentro en el que, al margen de todos los aspectos traumáticos que gusten recalcarse, uno de esos mundos, el Viejo, gloriosamente encarnado por la Hispanidad, tuvo el enorme mérito de traerle al otro nociones que no conocía sobre la dignidad de la criatura hecha a imagen y semejanza del Creador. Esas nociones, patrimonio de la Cristiandad difundidas por sabios eminentes, no fueron letra muerta ni objeto de violación constante. 

Fueron el verdadero programa de vida, el genuino plan salvífico por el que la Hispanidad luchó en tres siglos largos de descubrimiento, evangelización y civilización abnegados. 

Y si la espada, como quería Peguy, tuvo que ser muchas veces la que midió con sangre el espacio sobre el cual el arado pudiese después abrir el surco; y si la guerra justa tuvo que ser el preludio del canto de la paz, y el paso implacable de los guerreros de Cristo el doloroso medio necesario para esparcir el Agua del Bautismo, no se hacia otra cosa más que ratificar lo que anunciaba el apóstol: sin efusión de sangre no hay redención ninguna.

La Hispanidad de Isabel y de Fernando, la del yugo y las flechas prefiguradas desde entonces para ser emblema de Cruzada, no llegó a estas tierras con el morbo del crimen y el sadismo del atropello. No se llegó para hacer víctimas, sino para ofrecernos, en medio de las peores idolatrías, a la Víctima Inmolada, que desde el trono de la Cruz reina sobre los pueblos de este lado y del otro del océano temible.



Fuente: Stat Veritas

Después de los 4 card. hablan los laicos

Sandro Magister Los cuatro cardenales jamás han estado solos con sus " dubia ". La prueba de esto es lo que sucedió en Rom...