miércoles, 30 de noviembre de 2016

Una espada de Damocles pende sobre Francisco

Los tres mosqueteros y sus dubia, por The Wanderer

La noticia apareció en medio de la turbulencia y de los ataques de pánico provocados por el triunfo de Trump y, por eso mismo, paso poco menos que desapercibida para muchos. Me refiero a la publicación de la carta con cinco dubia en relación al confuso texto de Los amores de Leticia que enviaron al Santo Padre algunos cardenales, los tres mosqueteros que en realidad son cuatro, en el mes de septiembre. 
Algunos detalles para tener el cuenta:

1. Los cardenales firmantes no ocupan actualmente ninguna función específica lo cual les da mayor libertad dado que no pueden ser misericordiados. Sin embargo, Magister asegura que “no es un misterio que su apelación ha sido y es compartida por no pocos cardenales que están todavía en plena actividad, también por obispos y arzobispos de primer nivel, en Occidente y en Oriente, pero que han decidido mantenerse en las sombras”. Y esto lo sabe Bergoglio. 

2. Si bien los cuatro cardenales firmantes no tienen “fierros”, como sí los tienen el cardenal Dolan de Nueva York o el cardenal Collins de Toronto firmantes ambos de la “carta de los trece”, son autoridades en lo suyo, y lo suyo es materia particularmente sensible en este caso: Burke es canonista, prefecto de la Signatura Apostólica antes de ser misericordiado; Brandmüller, reconocido historiador de la Iglesia; Caffarra, el teólogo más respetado durante el pontificado de Juan Pablo II y autoridad, si la hay, en temas de matrimonio y familia y, sorprendentemente, firma también el cardenal Maisner, emérito de Colonia y representante durante décadas del establishment episcopal alemán.
Luego de un mes de espera y de no obtener respuesta, los purpurados hicieron pública la carta, a fin de proceder según el mandato evangélico, y encerrar de ese modo a Bergoglio que, presumiblemente, debería dar una respuesta. ¿Qué tenemos hasta ahora?
1. El silencio del papa Francisco porque su respuesta exigiría, necesariamente, jugarse en un sentido o en otro, que es justamente lo que evitó hacer en Los amores de Leticia, donde apenas si incluyó una nota a pie de página que desató la confusión. A los tres mosqueteros cardenalicios no puede responderle lo que le respondió a los periodistas hace algunos meses cuando le hicieron una pregunta análoga: “Pregúntenle al cardenal Schönborn que es un gran teólogo”, les dijo. En este caso, Burke y su grupo le preguntan explícitamente a Bergoglio como sucesor de Pedro y maestro en la fe. Es él, y no otro, quien debe dar la respuesta. 
2. Respuestas por elevación, que son las que le gusta disparar Bergoglio. En la audiencia del último miércoles habló de “soportar a las personas molestas”. Dijo: “Enseguida pensamos: «¿Cuánto tiempo tendré que escuchar las quejas, los chismes, las peticiones o las presunciones de esta persona?». También sucede, e veces, que las personas fastidiosas son las más cercanas a nosotros...”. Muchos consideran que estas palabras expresan la actitud que tiene el papa hacia los molestos preguntones. 
O bien, lo que dice en el reportaje aparecido el viernes pasado en L’Avvenire. Dijo: “(Algunos tienen)... una concepción cristiana teñida de un cierto legalismo, que puede ser ideológico, con respecto a la Persona de Dios que se hizo misericordia en la encarnación del Hijo. Algunos -piense en ciertas réplicas a la Amoris laetitia- continúan a sin comprender; o es blanco, o es negro, incluso si todo sucede en el flujo de la vida donde se debe discernir”. El Papa Francisco prefiere permanecer en los tonos pastel, donde nada es definido, todo es difuso y casi todo es permitido. Y a ese colorinche él lo llama misericordia.

En en el mismo reportaje añade: “Otras veces se ve de inmediato que salen críticas aquí y allá para justificar una posición ya asumida, no son honestas, se hacen con espíritu malo para fomentar la división. Se ve de inmediato cierto rigorismo escondido de una falta, de querer esconder dentro de una armadura la propia triste insatisfacción. Si ve la película La fiesta de Babette existe ese comportamiento rígido”. También estas palabras parecen estar dirigidas a los cuatro cardenales, y esto lo piensa nada menos que un bergogliano de primera línea como Andrea Tornielli. En este caso, el papa recurre a la vieja táctica jesuita de descalificar al enemigo sin brindar argumento alguno. Los criticones lo que hacen es sembrar “mal espíritu” que conduce a la división. Nadie sabe bien en qué consiste el mal espíritu, pero lo importante es rotular con un epíteto que resulte fácilmente identificable y repudiable. Y, además, les adjudica una patología: esta gente debe tener algún problema interno que resuelven creándose una armadura. Por eso mismo, porque se trata de un caso patológico, hay que ser cuidadosos para evitar el contagio y no molestarse en responder sus argumentaciones. Notemos las fuentes teológicas a las que recurre Bergoglio para fundamentar su respuesta. La mención a una “armadura” hace referencia, sin duda, al viejo libro de autoayuda de Bob Fisher “El caballero de la armadura oxidada” y, de modo explícito, se refiere a la película de Gabriel Axel La fiesta de Babette, y pone a los cuatro cardenales en el lugar de Martina y Filipa, las dos rígidas solteronas protagonistas del filme. Como no podía ser de otro modo, el Santo Padre recurre a la interpretación comunísima y más que discutible de la película. Más allá de esto, es llamativa la profundidad y solidez de las argumentaciones pontificias...
En la homilía pronunciada durante la creación de los nuevos cardenales, habló de evitar "polarizaciones", las que cuales pueden infectar también a los cardenales. No apeló esta vez a la gama cromática del blanco y del negro, pero la idea es la misma. Para Bergoglio no hay sí sí, no, no; ni cosechas o desparrames, como enseña el Evangelio. Para él, todo es igual: prefiere navegar por el medio.
Todas estas respuestas indirectas, en el fondo, no hacen más desacreditar a Bergoglio. Justamente él, que ha reprochado durame
nte a la Curia y a los obispos por la merecida fama de "chismosos" y ha condenado los chismes y habladurías, ha caído en el mismo vicio porque, como bien afirma Marco Tossati, las respuestas por elevación terminan siendo puros chismes, es decir, el recurso de aquél que no quiere enfrentarse con su oponente y otorgarle la respuesta que con toda licitud reclama, y prefiere desacreditarlo con habladurías, aunque en este caso sean públicas. 

3. La defensa de los progresistas. Como no podía ser de otro modo, los progresistas en teología se comportan del mismo modo que los progresistas políticos. La defensa que han hecho de Bergoglio es muy llamativa y causa gracia. Su argumento más fuerte se reduce al siguiente: “¿Cómo se les ocurre a cuatro cardenales pedirle aclaraciones al Papa, ¡nada menos que al Papa!, que a nadie debe  explicaciones”. Justamente los mismos que se rasgaban las vestiduras cuando, durante el pontificado de Benedicto XVI, alguien osaba reclamar algunas de las prerrogativas magisteriales pontificias, alegando que eso no eran más que rémoras del pasado, ahora se erigen en defensores acérrimos de la infalibilidad pontificia, aún en el magisterio ordinario, yendo mucho, pero mucho, más allá de lo que el mismo Vaticano I definió. Caso emblemático de todo esto son las columnas aparecidas recientemente en el sitio Religión digital

El clarinetista Julio Algañaraz titula su informe sobre el sínodo advirtiendo que Francisco "cruzó a los cardenales rebeldes". Ahora está bien visto, parece, ser autoritario, enérgico y hasta cruel. A los ultraconservadores nada; ni justicia, habría dicho Perón. Lo curioso del caso es que una amplia mayoría de los lectores que comentan la nota están de acuerdo con Burke. Impensable hace un par de años: los lectores de Clarín le dan la razón "al cardenal rebelde partidario de Trump

4. La cancelación, en la práctica, del consistorio. Se trata de la respuesta más patética de todas y la que demuestra el grado de nerviosismo de Francisco y los suyos. El periodista Edward Pentin, corresponsal americano en el Vaticano, dio a conocer que "el Papa está hirviendo de rabia" debido a la carta de los cardenales.  El caso es que el consistorio que se celebró el sábado pasado contó solamente con el acto público de creación de los nuevos cardenales. Tal como detallan algunos sitios, según lo establece el derecho canónico, (c. 353), en todo consistorio el papa debe mantener reuniones reservadas con todo el colegio cardenalicio a fin de tratar cuestiones del gobierno de la Iglesia, y es eso lo que se hizo siempre. Pero resulta que ahora, con un pontífice que se la pasa hablando de sindalidad, colegialidad y diálogo, cancela las reuniones en las que podía darse ese intercambio enriquecedor de ideas entre el sucesor de Pedro y sus colaboradores más inmediatos. Según se especula, y es la única explicación razonable, el papa Francisco no quiso enfrentarse al colegio cardenalicio porque debería haberse expresado, y esta vez sin recurrir a libros de autoayuda o películas taquilleras, sobre las dubia planteadas por los “tres mosqueteros”. Y sabe también que a los cuatro cardenales se le habrían sumado muchos más, y sabe finalmente que no habría sabido qué responder y que los machetes que pudiera haberle pasado Tucho Fernández no le habrían servido de nada.

¿Qué hará Bergoglio? Yo creo que, jesuíticamente, no hará nada. No responderá la carta, no se reunirá con cardenales peligrosos y seguirá mirando para otro lado, rodeándose del aplauso de la prensa laica y de sus secuaces progresistas. 
¿La publicación de la carta de los cardenales no servirá de nada? A los fines inmediatos que perseguía, no, porque Bergoglio no responderá. Sin embargo, creo que tendrá un efecto positivo a mediano plazo. La autoridad y peso de los cardenales que la suscriben terminará de abrirle los ojos a otros miembros de la jerarquía sobre el rumbo que Francisco le ha impuesto a la Iglesia, que termina en su disolución, y actuarán en consecuencia. Quizás tímidamente; quizá con un poco más de estridencia, pero servirá, creo yo, para que en el próximo cónclave los cardenales piensen muy bien el nombre que escriben en la papeleta. Y un buen ejemplo de esto lo podemos ver en la elección de las autoridades de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, que se realizó el martes pasado. Se la entendió como un referendum sobre el papa Francisco y, una vez más, perdió. Todos los puestos fueron ocupados por los obispos más alejados de su pensamiento. Mons. Cupich, su preferido, arzobispo de Chicago, creado cardenal el sábado ni siquiera estuvo entre los nominados. Magister escribe  un buen análisis de la situación. 

Escolio: Yo tengo un dubium. ¿Por qué los Tres Mosqueteros hicieron públicas sus dubia apenas  pocos días antes del Consistorio? ¿No habría sido más eficaz pedirle al Papa que respondiera dela
nte de todo el Colegio Cardenalicio?

Posibilidad 1: Burke es un pésimo estratega político; fue un error debido a su impericia. En última instancia, lo que quería era que se hicieran públicos los errores doctrinales de Bergoglio.

Respuesta: Es verdad que al cardenal Burke le falta cierta sagacidad propia del hombre político. Varias veces se ha ido de boca y ha terminado perjudicado. Pero no puedo pensar que la decisión de publicar las dubia haya sido tomada en solitario. Entre los cuatro firmantes, Meisner y Caffarra -sobre todo el primero-, son personajes político experimentados. Por otro lado, es inverosímil que los cuatro se hayan cortado solos; creo más bien, y es lo que afirma Magister, que detrás de ellos hay muchos más y, lo más lógico es que entre ellos estén los trece que firmaron la famosa nota durante el sínodo. Si es así, la publicación de los dubia seguramente fue consultada con varios de ellos, al menos con los más poderosos. Y Dolan no es ningún ingenuo. Yo creo que lo pensaron bien. Por eso me inclino por la

Posibilidad 2: Fue una encerrona a Bergoglio. Si las dubia no se publicaban y encaraban al Papa en pleno consistorio exigiendo una respuesta, lo más probable hubiese sido que éste pateara la cosa para adelante, como hace siempre. "La Congregación para la Doctrina de la Fe se está ocupando del asunto. Les pido un poco de paciencia", podría haber sido su respuesta. Y las tres mosqueteros no habrían obtenido nada, si siquiera la simpatía de los otros purpurados que los habrían mirado como violentadores del Sucesor de Pedro. Y no podrían haber publicado la carta.
Al publicarse las dubia, a Francisco le quedaban dos opciones: seguir adelante con el Consistorio tal cual estaba previsto, es decir, con las reuniones con todo el Colegio, o suspenderlas.

En el primer caso -es decir, si se hubieran realizado como corresponde y como siempre se hizo reuniones del Papa con sus cardenales-, todos los purpurados estarían al tanto de las preguntas y esperarían una respuesta. No se habrían conformado con una dilación. Y la respuestas eran muy simple: Sí o No. Y Bergoglio no podía darlas. Ni siquiera la astucia y doblez en las que fue entrenado en la Compañía le habrían servido en la ocasión. ¿Le iba a decir a Kasper que hablara por él? Imposible. Las preguntas las debía responder él y solamente él, y cualquiera hubiese sido la respuesta se hundía.
En el segundo caso -suspender el Consistorio dejando solamente la parte ceremonial que fue lo que finalmente hizo- fue, creo yo, el peor error de Bergoglio y el mejor batacazo de los tres mosqueteros a mediano plazo. Ha quedado públicamente demostrado, al menos a ojos de los cardenales y obispos del mundo entero, que Francisco es un autócrata caprichoso, que le importa un bledo la colegialidad y el diálogo con los que se llena la boca y que, consecuentemente, le importa un bledo la opinión de sus hermanos en el episcopado. Es decir, perdió credibilidad, y la perdió muy feo.

Por supuesto que los obispos progres seguirán prendidos a su pollera transparente, simplemente por una cuestión ideológica. Pero los que están en el medio; los que aún tienen fe y buenas intenciones pero seguían creyendo todo el verso bergogliano, y que son la mayoría, comenzarán a mirarlo con desconfianza: el Sucesor de Pedro es incapaz de responder cinco simples preguntas que, con todo derecho, le hacen algunos de sus cardenales. Y no solamente eso, sino que ningunea a todo el Colegio y a sus opiniones. Para muchos, este traspié significará también una caída estrepitosa de la imagen de Bergoglio.
Los cuatro cardenales dubitativos han suspendido sobre la cabeza del Soberano Pontífice una espada de Damocles. De esta no saldrá fácilmente, sencillamente porque no tiene modo de salir. Como explica Marco Tossati, responder a los cardenales diciendo que aquel que está en pecado mortal objetivo (con todos los atenuantes del mundo) puede comulgar es romper con todo lo que la Iglesia enseñó hasta ahora. Lo de Bergoglio con el sínodo y la Amoris Laetitia fue una avivada, pero la avivada de un puntero peronista, con las patas muy cortas: no contaba con las dudas cardenalicias.
Lo positivo se verá en el mediano plazo (que esperemos que sea lo más mediano posible), es decir, en el próximo cónclave. Tal como se están dando las cosas, podríamos llevarnos una grata sorpresa.
¿Qué va a pasar? Nada, porque ya pasó. No creo que haya una aclaración sobre la cuestión de los recasados porque, cualquiera que fuese, no haría más que oscurecer el panorama. Lo que pasó, y esto es lo más trascendente, es que Bergoglio perdió, y perdió mal. Ya no solamente seremos los argentinos quienes abramos los ojos acerca de quién es verdaderamente este personaje, sino que serán los obispos del mundo entero (excepto los argentinos, por cierto) quienes sabrán con qué buey están arando.
En definitiva, Bergoglio volcó.

La nueva moda transgénero



genderfluid-osservatorio-700x410

Nuestra Señora está pensando cambiar el mundo

Mirjana, vidente en Medjugorje: «Puedo decir esto: Nuestra Señora está pensando cambiar el mundo»

Mirjana, vidente en Medjugorje: «Puedo decir esto: Nuestra Señora está pensando cambiar el mundo»
Mirjana, durante una de las visiones que tiene los días 2 de cada mes.




29 noviembre 2016
El día de Navidad de 1982, Mirjana Soldo (Dragicevic antes de su matrimonio con Marko Soldo, con quien tiene dos hijas) recibió de la Virgen María diez secretos que debe custodiar hasta el momento de darlos a conocer. Conciernen al futuro de la humanidad, como explica en Mi Corazón triunfará (LibrosLibres), su testimonio y memoria de las apariciones, un libro recién publicado en España, que a lo largo de 314 páginas desvela datos y hechos desconocidos sobre los hechos que tienen lugar en dicha ciudad Bosnia desde 1981.

Esa revelación fue uno de los momentos más conmovedores para ella, porque la contrapartida de ser la primera de los seis videntes de Medjugorje en recibirlos fue ser también la primera en dejar de recibir las visiones diarias.

He aquí un extracto del relato, contenido en el Capítulo XIV de Mi Corazón triunfará (los ladillos son de ReL):

"El 23 de diciembre de 1982, Nuestra Señora se me apareció como de costumbre y, como siempre, fue una bonita experiencia que llenó mi alma de alegría. Pero hacia el final, me miró con ternura y dijo: 'El día de Navidad me apareceré a ti por última vez'.

»La aparición terminó y yo me quedé pasmada. Había escuchado con claridad lo que había dicho, pero no podía creerlo. ¿Cómo podría vivir sin las apariciones? Me parecía imposible y recé intensamente para que no fuera verdad.

Triste Navidad 

»Al día siguiente, víspera de Navidad, ella intentó prepararme de nuevo, pero todavía no podía comprenderlo. Me pasé casi toda la noche suplicando a Dios que me dejara más tiempo con ella.

»Mientras mis padres y mi hermano celebraban el día de Navidad con villancicos, oraciones y comida, yo estaba lejos, demasiado consumida por la preocupación como para unirme a ellos. Allí estaba, rodeada por mi querida familia, a punto de pasar parte de la Navidad con la misma mujer que dio a luz a Jesús dos mil años antes, y no podía ni siquiera sonreír.

»Mi presentimiento aumentaba a medida que la aparición se acercaba. Mi madre, mi padre y mi hermano, que se habían puesto sus mejores vestidos para la Navidad, estaban arrodillados a mi lado. Rezamos el rosario para preparar su venida. Cuando finalmente apareció, Nuestra Señora sonrió con amabilidad y me saludó en su modo materno habitual. Me quedé fascinada; su vestido irradiaba el mismo y espectacular color dorado que había tenido la Navidad anterior. En ese momento era imposible seguir estando triste con toda su gracia y hermosura brillando sobre mí.

Diez secretos 
»Mis padres después me contaron que la última aparición diaria duró, de manera extraordinaria, cuarenta y cinco minutos. Nuestra Señora y yo hablamos de muchas cosas. Resumimos esos dieciocho meses juntas… todo lo que nos habíamos dicho unos a otros y todo lo que me había revelado. Me confió el décimo y último secreto y me dijo que tendría que elegir a un sacerdote para una tarea especial. Diez días antes de la fecha del acontecimiento presagiado en el primer secreto, debía decirle a él lo que sucedería. Entonces se suponía que él y yo oraríamos y ayunaríamos durante siete días y, tres días antes del acontecimiento, el sacerdote lo revelaría al mundo. Los diez secretos se revelarán de este modo.


Pincha aquí para adquirir ahora Mi Corazón triunfará.

»Nuestra Señora me dio también un regalo precioso. Me dijo que se me aparecería una vez al año, el 18 de marzo, durante el resto de mi vida. El 18 de marzo es mi cumpleaños, pero Nuestra Señora no eligió ese día por esta razón. Para ella mi cumpleaños no es diferente al de cualquier otra persona. Sólo cuando las cosas contenidas en los secretos empiecen a suceder el mundo entenderá por qué eligió el 18 de marzo. El sentido de la fecha será claro. También me dijo que tendría algunas apariciones adicionales.

»Entonces sacó algo parecido a un pergamino enrollado y me explicó que los diez secretos estaban escritos en él y que debería mostrarselo al sacerdote que eligiera cuando llegara el momento de revelarlos. Lo cogí de sus manos sin mirarlo.

»'Ahora tienes que dirigirte a Dios con fe como cualquier otra persona', dijo. 'Mirjana, te he elegido; te he confiado todo lo que es esencial. También te he mostrado muchas cosas terribles. Ahora debes cargar con ellas con valor. Piensa en mí y piensa en las lágrimas que debo derramar por eso. Debes seguir siendo valiente. Has captado rápidamente los mensajes. Pero ahora debes entender que debo irme. Ten ánimo'.

Un dolor insoportable 
»Me prometió estar siempre cerca de mí y ayudarme en las situaciones más difíciles, pero el dolor que sentía en mi alma era casi insoportable. Nuestra Señora era consciente de mi tormento y me pidió que rezara. Recité la oración que a menudo rezaba cuando estaba a solas con ella –la Salve Regina. (...)

»Me sonrió maternalmente y se fue. Me desplomé en el suelo y sollocé. Nunca pude imaginarme una Navidad tan triste.

»¿Cómo?, pensé. ¿Cómo podía ser que no vería más a Nuestra Señora cada día?

El pergamino 
»Me di cuenta de que aún tenía el pergamino que ella me había entregado. Habiendo visto a Nuestra Señora siempre como un ser físico, parecía natural en ese momento tomar un objeto de sus manos, como haría si fuera cualquier otra persona. Pero ahora que la aparición había terminado, estaba alucinada al ver el pergamino todavía conmigo. ¿Cómo era posible? Me preguntaba. ¿Cómo podía sostener un objeto venido del Cielo? Al igual que muchos otros hechos durante los anteriores dieciocho meses, sólo pude explicarlo como un misterio de Dios.

»De color beige, el rollo estaba hecho de un material parecido al pergamino: ni papel ni tela, sino algo entre medias. Lo desenrollé con cuidado y encontré los diez secretos escritos en una letra cursiva sencilla y elegante. No había decoraciones ni ilustraciones; cada secreto estaba descrito con palabras sencillas y claras, de un modo muy similar a como me los había explicado Nuestra Señora en un principio. Los secretos no estaban enumerados, pero aparecían en orden, uno detrás de otro, con el primer secreto en la parte de arriba y el último abajo, e incluía las fechas de los acontecimientos futuros. (...)

Confianza 
»Durante los diez días siguientes continué haciendo lo mismo cada tarde: me arrodillaba, rezaba y esperaba. Y cuando ella no venía, me desplomaba por la pena y lloraba. Los otros cinco videntes todavía veían a Nuestra Señora. ¿Por qué era yo la única que tenía que vivir sin ella? Ahora sabía por qué me dio mensajes más detallados y por qué me confió los secretos más rápidamente. Ella sabía que nuestro tiempo de estar juntas era limitado. (...)


Mirjana vio a la Virgen diariamente durante más de un año, como los otros cinco videntes.

»Me sentía culpable por estar tan triste, lo que provocaba que estuviera peor. ¿Cómo podía afirmar que era creyente si me negaba a aceptar los planes de Dios? Sabía que tenía que confiar, pero el dolor me parecía insuperable. (...)

»Mi deseo de ver a Nuestra Señora era tan fuerte que al final decidí intentar dibujarla. Cada artista tiene un ámbito y el mío siempre había sido el retrato de chicas y mujeres. Si pudiera capturar un poco, sólo un poco, de su belleza en un papel, entonces al menos tendría algo que mirar fijamente en su ausencia. Saqué mi material de dibujo e hice un boceto de su contorno, su vestido, sus brazos extendidos, e incluso los largos mechones de pelo negro que se asomaban por debajo de su velo. Pero cuando intenté dibujar su rostro, no parecía ella. Lo intenté varias veces, pero mi decepción crecía con cada intento fallido. ¿Por qué no podía hacerlo? (...)

Lo importante es cambiar de vida
»Cuando llegó la noticia a Medjugorje de que mis apariciones diarias habían terminado, todos se quedaron perplejos. Las conjeturas acerca de los secretos se hicieron incontrolables, pero tenía mucho cuidado en no decir nada que pudiera insinuar la hora y los contenidos. Me preguntaba si nosotros los videntes deberíamos haber mencionado que habíamos recibido los secretos; a menudo parece que la gente está más interesada en ellos que en los mensajes.

»La primera vez que Nuestra Señora me confió los secretos, me provocó un gran estrés y ansiedad. Pero con el tiempo Dios me ayudó a comprender y a aceptar todo. La gente siempre me ha preguntado sobre los secretos y no puedo criticarles que sientan curiosidad. Muchos tienen una fascinación natural por lo desconocido. Algunos han dicho que soy una privilegiada por conocer lo que sucederá en el futuro, pero yo no lo veo así. Sería mucho más fácil para mí si pudiera revelarlo todo ahora. Pero los secretos son la voluntad de Dios. Soy consciente de mi debilidad humana y puedo decir con seguridad que no soy yo quien guarda los secretos; solamente con la ayuda de Dios soy capaz de hacerlo. (...)

»Desenrollé el pergamino y lo guardé entre mis documentos importantes, pero me preocupaba que alguien pudiera encontrarlo y leerlo. Un día que mi prima y una amiga estaban en nuestro apartamento, algo me decía que se lo enseñara. Al principio me resistí, pero el sentimiento era imperioso. Saqué el pergamino de su escondite. Mi prima lo tuvo en sus manos y me dijo que vio un tipo de oración o poema. Mi amiga, sin embargo, dijo que vio una carta en la que una persona estaba pidiendo ayuda. Ninguna de las dos vio la misma cosa. Entonces me di cuenta de que sólo yo podía leer lo que en realidad estaba escrito. Lo más probable es que esto sucedió para que yo pudiera tener paz. A partir de entonces ya no volví a pensar en él ni me preocupé. Nuestra Señora nunca mencionó el incidente. (...)

»Mucha gente se preguntaba por qué Nuestra Señora me dio el pergamino. Algunos suponían que era para que no olvidase los secretos, pero esto no es exacto. Si me olvido de algún detalle, Dios es todopoderoso y puede darme el regalo de recordarlo en el momento preciso. Mi interpretación del pergamino es distinta: su existencia significa que no es necesario que yo esté viva para revelar los secretos. De lo contrario, sería demasiado privilegiada. Si no estuvieran escritos significaría que no podría morirme morir hoy y que tendría asegurado el estar viva cuando llegue el momento de revelarlos. Ningún ser humano vive para siempre y nadie es eterno. (...)

»Mi tarea es ser obediente, nada más, porque no puedo cambiar nada. (...)

»Cuando la gente me hace preguntas pesimistas sobre las catástrofes bíblicas y el final del mundo, siento lástima por ellos. Parece que algunos piensan que todos esos secretos son negativos. Quizá tengan una conciencia culpable; quizá estén preocupados por cómo han vivido sus vidas y por eso temen el castigo de Dios. Quizá cuando el bien no está muy presente dentro de nosotros esperamos cosas malas. Pero preocuparse por los secretos no cambia nada. La gente debería preocuparse únicamente en cambiar su vida. (...)

»Quienes conocen el amor de Dios deberían estar llenos de alegría. No tiene sentido hablar del futuro cuando cualquiera de nosotros puede morir mañana. (...)

»No puedo divulgar mucho más sobre los secretos, pero puedo decir esto: Nuestra Señora está pensando en cambiar el mundo. No vino a anunciarnos nuestra destrucción; vino para salvarnos y, con su Hijo, ella triunfará sobre el mal.

»Si nuestra Madre ha prometido vencer el mal, entonces ¿qué hemos de temer?

Pincha aquí para adquirir ahora Mi Corazón triunfará.

P Fortea: 13 cosas sobre el demonio

Imagen referencial sobre el Diablo - Pixabay (Dominio público)
El reconocido exorcista P. José Antonio Fortea en su “Summa Daemoniaca” menciona un gran conjunto de cuestiones relativas al demonio que es importante que todo cristiano lo tome en cuenta para el combate espiritual por alcanzar el cielo. Aquí 13 cosas que tal vez no sabías del diablo y sus demonios.
1.- El enemigo tiene varios nombres
En el Antiguo Testamento se le llama “Satán” que significaría “adversario, enemigo, opositor”. Asimismo, en el Nuevo Testamento se le nombra como “Diablo”, que viene del verbo griego “diaballo” (acusar). En cambio la palabra demonio, del griego “daimon” (genio), es usado para designar a seres espirituales malignos.
Lucifer es un nombre que no está en las Sagradas Escrituras y que significa “estrella de la mañana” o “el que lleva la luz”. Lo cual “recuerda la pena tan grande que es que siendo tan bello, cayera”, indica el P, Fortea. Sin embargo, el presbítero sigue la misma idea de otro renombrado exorcista, P. Gabriele Amorth, quien considera que Lucifer es el nombre propio del segundo demonio en importancia en la jerarquía demoníaca.
2.- La gran prueba
Todos los ángeles al ser creaos por Dios, sabían que Él era su creador, pero pasaron por una prueba “antes de la visión de la esencia de la Divinidad”. A modo de comparación, el sacerdote explica que sería como decir que “veían a Dios como una luz, que le oían como una voz majestuosa y santa, pero que su rostro seguía sin desvelarse”.
“En esa prueba unos obedecieron, otros desobedecieron. Los que desobedecieron de forma irreversible se transformaron en demonios. Ellos mismos se transformaron en lo que son. Nadie les hizo así”.
3.- La batalla en el cielo fue intelectual
Al respecto, el exorcista indica que los ángeles desobedientes empezaron a odiar a Dios y a verlo como una cadena que oprimía su libertad. La batalla entre Miguel y Lucifer, cada uno con sus ángeles, no fue con armas, ya que no tienen cuerpo, “las únicas armas que pueden blandir son los argumentos intelectuales”, explica.
“Unos se hicieron más soberbios, otros no tanto. Cada ángel rebelde fue deformándose más y más, cada uno en unos pecados específicos. Así como, por el contrario, los ángeles fieles se fueron santificando progresivamente. Unos ángeles se santificaron más en una virtud otros en otra… los ángeles fueron admitidos a la presencia divina, y a los demonios se les dejó que se alejaran”.
4.- La razón de su rebeldía
Sólo en este punto se toma como referencia el libro “Historia del Mundo Angélico”, también del P. Fortea. Allí sugiere, a modo de novela, que la prueba por la que habrían pasado los ángeles es la revelación que les hizo Dios sobre crear el mundo material con la humanidad, que Él se haría hombre para salvar a los pecadores y que nacería de una mujer, la cual sería la reina de los ángeles.
Lucifer no pudo soportar esta idea, creía que él debería engendrarlo al ser la “obra maestra” del Creador. Más adelante con otros ángeles acusaron que Dios estaba equivocado y se rebelaron por completo. Los ángeles que acataron la voluntad de Dios se postraron a adorar a su creador, aún sin ver todavía su esencia. Mientras que los rebeldes se alejaron del amor de Dios.
5.- Son seres espirituales
“Un demonio es un ser espiritual de naturaleza angélica condenado eternamente”. Es decir, no tienen cuerpo, no sienten inclinación a ningún pecado que se cometa con el cuerpo, pero pueden tentar a los hombres a pecar en esas materias. Comprenden esos pecados de un modo meramente intelectual y sus faltas son sólo espirituales.
En este sentido el exorcista precisa que Satán “sigue siendo un bellísimo ángel en su naturaleza, aunque repugnante en su aspecto moral… Su ser personal se ha deformado, pero su naturaleza permanece y permanecerá intacta haga lo que haga. Dado que ambas cosas son inseparables, él auténticamente es un monstruo, un ser deforme, alguien que produce repugnancia y aversión”.
6.- Entre los demonios también hay tiempo
Su tiempo no es material como el de los humanos, sino que es un tiempo propio de los espíritus, que es llamado “evo” (“aevum” en latín) y que es la sucesión de actos de entendimiento y voluntad en un ser espiritual.
El Creador, en cambio, vive en un eterno presente. “Sólo en Él no hay sucesión de tiempo de ninguna clase. En Él no ha transcurrido nunca ni un solo segundo, ni un solo antes ni después. La eternidad de Dios es cualitativamente distinta de la eternidad del tiempo material (con un principio, pero sin final) y de la eternidad del evo (también con un principio, también sin final)”, puntualiza Fortea.
7.- Sufren al considerar a Dios
Cada ángel caído “en el conocer encuentra placer, pero también sufrimiento. Sufre cada vez que ese conocimiento le lleva a considerar a Dios. Y el demonio percibe continuamente el orden y la gloria del Creador en todas las cosas. Hasta en las cosas aparentemente más neutras, él encuentra el reflejo y el recuerdo de los atributos divinos”.
Sin embargo, el exorcista plantea que “el demonio no está siempre en cada instante sufriendo. Muchas veces simplemente piensa. Sólo sufre en ciertos momentos, cuando se acuerda de Dios, cuando se vuelve a hacer consciente de su miserable estado, de su separación de Dios”.
8.- No conocen el futuro, ni pueden leer los pensamientos
Los demonios no ven el futuro, pero con su inteligencia muy superior a la del ser humano pueden deducir por sus causas algunas cosas que sucederán. No saben lo que uno decidirá porque “la libertad humana es el gran factor de indeterminación en sus previsiones”, sostiene el P. Fortea.
“Los demonios pueden tentarnos pero no pueden leer nuestros pensamientos. Aunque dada su gran inteligencia pueden conjeturar lo que pensamos. Al ser seres más inteligentes que nosotros, deducen muchas más cosas y con más seguridad con muy pocos signos externos que lo que deduciríamos nosotros. Pero siempre hay que recordar que ellos están fuera de nuestra alma, sólo Dios puede leer nuestra alma”.
9.- Cuidado con las tentaciones
“El demonio nos puede introducir pensamientos, imágenes o recuerdos, pero no puede introducirse en nuestra voluntad. Podemos ser tentados, pero al final hacemos lo que queremos. Ni todos los poderes del infierno pueden forzar a alguien a cometer ni el más pequeño pecado”, sostiene el sacerdote.
De igual manera puntualiza que “si uno es tentado y ora, la tentación desaparece. Es incompatible la tentación con la oración. La oración crea primero una barrera contra la tentación, pues nuestra voluntad y nuestra inteligencia se centran en Dios. Y si insistimos un poco más, el demonio no puede resistirla y huye”.
10.- Odian más a los ascetas
El exorcista Fortea afirma con seguridad que de todos los cristianos que están en la Iglesia, al que más odia el demonio es al que se dedica a la ascesis (disciplina, ayuno, meditación, oración, sacrificios, etc. para alcanzar la virtud).
“El demonio odia mucho más al asceta que a la jerarquía eclesiástica o a los mismos exorcistas. El exorcista expulsa a uno, dos, una docena de demonios… El hombre que se mortifica, quebranta de un modo mucho más poderoso la influencia demoníaca en este mundo por el mero hecho de sobrellevar sobre su cuerpo y su espíritu la pasión cotidiana de su vida crucificada”.
11.- El significado de la cruz para los demonios
El presbítero describe que “todos y cada uno de los demonios estaban allí, rodeando la Cruz, contemplando con delectación su triunfo”. No obstante, ellos no podían imaginar que era la mayor victoria del Reino de los Cielos que los dejó “sin habla” con la Resurrección.
“Dios Padre no había perdonado la Pasión ni a su mismo Hijo… La Pasión en la Cruz suponía la prueba palpable de que la Justicia Divina no era trasgredida en vano. Fue en ese momento cuando se hicieron plenamente conscientes todos los demonios de que su condenación no tendría indulto alguno por los siglos de los siglos”.
“Por eso ellos de estar contemplando la Cruz con la alegría de su victoria maligna, pasaron a entender que para ellos sería para siempre el recuerdo terrible de la Justicia Divina. Y por eso por encima de todo, los demonios odian la imagen de la cruz, más que la imagen de la Santísima Virgen María o la imagen de cualquier otro santo o la representación de otro misterio sagrado”.
12.- Los objetos que atormentan a los demonios
“La Iglesia con el poder que ha recibido de Cristo puede unir un efecto espiritual a un objeto”, explica el P. Fortea. Cuenta que en una ocasión no había agua durante un exorcismo y bendijo el contenido de una botella de limonada, pero el efecto que producía era mucho menor.
“Al cabo de unos minutos ordené en el nombre de Jesús al demonio que me dijera por qué era eso así. Se resistió, pero al final dijo que el agua era símbolo de pureza y limpieza. Si bien, dijo que aquel otro líquido bendito también le producía algún efecto, pero menos”.
Otros objetos que atormentan a los demonios son las reliquias de los santos y la cruz. Asimismo, las imágenes religiosas también los atormentan, más si están bendecidas, y con mayor fuerza “si en la bendición expresamente se pidió a Dios que repelieran a los demonios”.
13.- No es el 666
El exorcista afirma que identificar la figura bíblica del Anticristo con la del diablo es un error ya que el “666” que menciona el Apocalipsis es número de un ser humano. Por lo tanto es un hombre que propaga el odio, la guerra y el mal. “Nerón, Napoleón, y especialmente Hitler, son figura y bosquejo del Anticristo definitivo y perfecto”, señala.
“También nos aclara mucho la figura del Anticristo su mismo nombre ANTI-CRISTO. Es decir, se trata de la figura contraria a Cristo. Cristo era un hombre, el Anticristo también. Cristo extendió el amor, la paz, la misericordia. El Anticristo extenderá el odio, la guerra, la venganza”.

Manelli de los F. de la Inmaculada, calumniado, inocente ante la justicia


Desestimadas las acusaciones contra el fundador de los Franciscanos de la Inmaculada


María Teresa Moretti
Escrito por María Teresa Moretti
Tras casi un año de investigaciones, el Fiscal del Tribunal de Avellino, D. A. Del Bene, ha pedido la desestimación del procedimiento contra el Padre Stefano Maria Manelli, fundador de la Orden de los Franciscanos de la Inmaculada, actualmente aún bajo el gobierno de un Comisario Pontificio, sin que, desde 2013, se haya dado una motivación válida por parte de la “Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica”.
Recientemente, el Padre Stefano Manelli ha sido objeto de una campaña mediática particularmente virulenta, que en realidad parecía inspirada y orquestada por alguien perteneciente a su propia Orden religiosa. Acusaciones que buscaban producir un fuerte impacto mediático, declaraciones escandalosas de ex-monjas, y hasta la divulgación de la sospecha de un asesinato. En la saga de los Franciscanos de la Inmaculada no se ha escatimado en ningún recurso digno de un folletín decimonónico, y ha habido en los medios de comunicación alguien que ha seguido con demasiado interés, y sin mucho espíritu crítico, la marea malintencionada de las acusaciones.
Ahora que la Justicia, con la petición de desestimación, hace de verdad justicia contra una campaña que podríamos definir difamatoria, emerge el hecho de que el fundador del Instituto de los Frailes Franciscanos de la Inmaculada ha sido injustamente acusado de haber perjudicado la integridad física y moral de las monjas del convento de Frigento, maltratándolas y hasta cumpliendo actos de violencia sexual.
Las personas cercanas al Padre Manelli comentan que: “El éxito de las investigaciones ha finalmente aclarado la falacia de las hipótesis de la acusación, restituyendo justicia y dignidad al Padre Stefano Manelli, desde hace tiempo objeto de calumniosos y difamatorios ataques amplificados por los órganos de la prensa”. 
Ahora que la Magistratura ha hablado, que parece que Padre Manelli nunca haya violando, maltratado o asesinato a nadie, vuelve a ser urgente y necesaria la formulación de la pregunta a la “Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica”: ¿qué hizo Padre Manelli, y qué hicieron los Franciscanos de la Inmaculada para ser tratados con tanta dureza?
No sin ironía, la crónica ha querido que la noticia de la desestimación llegara justo al final del Año de la Misericordia…
Pero sólo Dios sabe si llega demasiado tarde, pues desde el pasado 8 de septiembre de 2015, los “nuevos” Frailes Franciscanos de la Inmaculada, alineados con la iglesia de Bergoglio:
– ya no son los que fundaron el Padre Manelli junto con el Padre Pellettieri,
– ya no son los que aprobó en 1990 la Santa Sede reinando el Sumo Pontífice San Juan Pablo II,
– ya no son los que obtuvieron en 1998 el Derecho Pontificio.
Los “nuevos” FFI ya no profesan el Voto Mariano, según la espiritualidad de San Maximiliano Kolbe, tampoco practican el Voto de Pobreza de San Francisco de Asís ni siguen la ascética y mística auténticamente franciscanas, ni menos aún celebran la Santa Misa según el Motu Proprio Summorum Pontificum.
De momento, la triste historia de la Orden fundada por el Padre Manelli parece uno de los casos, quizás el más clamoroso, de la autodestrucción de la Iglesia postconciliar, una Iglesia que devora sus hijos más bellos y fecundos. Acabado el Año de la Misericordia, esperemos que comience el Año de la Justicia de Dios.
María Teresa Moretti

Eclesiástico masón amenaza a los 4 cardenales

Gabriel Ariza. Infovaticana
29 noviembre, 2016 
vito-pinto-masonEl decano de la Rota Romana, Pio Vito Pinto, ha amenazado a los cuatro cardenales con “perder la dignidad cardenalicia”. Vito Pinto aparece en una lista de eclesiásticos vinculados a la masonería que costó la vida al periodista Mino Pecorelli en 1979. (ver su nombre en la columna izqda, el 4º  empezando por abajo, la lista está al final del artículo)
Mons.Pío Vito Pinto, Decano de la máxima autoridad de la Iglesia católica en procesos de nulidad, ha pronunciado una conferencia en la Universidad Eclesiástica San Dámaso de Madrid. De manera enérgica, según informa RC, ha dicho que los cuatro cardenales que han pedido al Papa Francisco que aclare algunas dudas sobre su exhortación apostólica Amoris Laetitia, han incurrido en un grave escándalo al publicar esta carta en los medios de comunicación.
«¿Qué Iglesia defienden estos cardenales? El Papa es fiel a la doctrina de Cristo. Lo que han hecho es un escándalo muy grave que incluso podría llevar al Santo Padre a retirarles el capelo cardenalicio como ya ha pasado en algún otro momento de la Iglesia», ha afirmado Pio Vito.
Los cardenales Walter Brandmüller, Raymond Burke, Carlo Caffarra y Joachim Meisner preguntaron al Santo Padre algunas dudas de la Amoris Laeitita. El papa Francisco no les respondió y los prelados hicieron pública la carta a través de los medios de comunicación, por eso forman parte de la “lista negra” de Vito Pinto, pero Vito Pinto aparece en una lista mucho menos honorable que esa, Vito Pinto aparece en la lista Pecorelli.
¿Qué es la lista Pecorelli?
Mino Pecorelli fue un periodista italiano que vivió entre 1928 y 1979, cuando falleció en circunstancias sospechosas, oficialmente asesinado por la mafia. Nadie hurgó en esa muerte hasta que en 1995, durante el proceso del dirigente democristiano Giulio Andreotti, alguien le acusó de haber ordenado el asesinato del denunciante.
Mino Pecorelli había denunciado la infiltración masónica en las alturas de la Iglesia, y llegó a publicar una lista de 116 nombres de eclesiásticos de los que, aseguraba, conocía a ciencia cierta su filiación masónica. En concreto, se trataba de una lista de eclesiásticos iniciados en la Logia P2.
La lista, que probablemente le costó la vida, se conoce con el nombre de Lista Pecorelli, y según fue recogida por Bulletin de l’Occident Chrétien Nr.12, Julio, 1976, es la siguiente:

LISTA DE MINO PECORELLI 
pecorelli5

Jesús: El Infierno realmente existe

28 November 2016. Jabez in Action. Jesus to Tenderheart, Canada 





Hijos de mi Divino Corazón,

Soy el gran Yo soy. Yo Soy el Alfa y la Omega. Yo soy. 

Abrid vuestros corazones al Único Dios Verdadero. 

Rendíos a Mí. Dadme permiso para trabajar en vosotros. 

Amado, tú yerras. Estás destrozado. Deseo restaurarte, ayudarte con Mi curación y mostrarte el camino. Acepta Mis correcciones. Acércate a Mí. Oye mi voz. Arrepiéntete de todo mal. Sé correcto conmigo. 

Muchos me rechazan. Millones corren el riesgo de la condenación eterna a cambio de momentos de placer. 
Amados, no comprometáis vuestro destino eterno. Una eternidad es un tiempo realmente largo para vivir atormentado. Satanás te ha engañado. Vuelve a mi. Arrepiéntete. Pide perdón. Sé justo conmigo.

 
Amado, el Infierno realmente existe. No te niegues a creer en la existencia del Infierno porque seguramente irás a parar allí. Cree, y arrepiéntete.

Glorifícame. Hónrame sólo a Mí. Guarda mis mandamientos de amor. 

Esto no es un juego. Los placeres de la carne no merecen hacerte sufrir una eternidad de angustia. Cambia tu corazón. Cambia por Mi gloria, y conduce a otros al redil. 

Te dejo mi beso de paz. Shalom





Patriarcado Católico B. declara anatema a Francisco





One page


Claras las palabras del Patriarcado Católico Bizantino Universal incluidas en una carta (ver enlace del documento original abajo) 

El Patriarca  Elijah Anthony Dohnal OSBMr:

Nacido en el año 1946 en Hluk, República Checa. Ordenado sacerdote en el año 1972. En el año 1991 ingresó en la Orden de San Basilio el Grande, habiendo hecho un cambio de rito. Se doctoró en teología en Praga. Profesor de dogmatica (Presov, Eslovaquia), el obispo católico, fue nombrado arzobispo en el año 2009. Nombrado Patriarca del Patriarcado Católico Bizantino el 5 de abril de 2011 a través de la elección y la imposición de los manos del Sínodo de los Obispos de la Iglesia Greco-Ortodoxa de Ucrania, presidido por el arzobispo Michael Osidach. 


La carta completa:

Francisco Bergoglio es un Papa inválido, su exhortación herética Amoris L no tiene valor, así como tampoco el nombramiento de los 17 Cardenales.

Francisco Bergoglio SJ es un pan-hereje, un papa inválido y un mero Gran Maestro honorario de la Logia del Vaticano, un carnicero de la Iglesia Católica y de los valores morales.

La Palabra de Dios a través del apóstol Pablo es de actualidad para hoy: 

6.Estoy sorprendido de que tan rápidamente os hayáis apartado de aquel que os llamó por la gracia de Cristo y os hayáis pasado a otro Evangelio.
7.Eso no es otro Evangelio; lo que pasa es que algunos siembran entre vosotros la confusión y quieren deformar el Evangelio de Cristo.
8.Pero si yo mismo o incluso un ángel del cielo os anuncia un evangelio distinto del que yo os anuncié, sea maldito.
9.Os repito lo que ya os dije antes. Si alguien os anuncia un evangelio distinto del que habéis recibido, sea maldito.
(Gálatas 1: 6-9)

El Patriarcado Católico Bizantino (Universal) que es la voz profética del que clama en el desierto, por la presente, de nuevo ante todos los católicos y cristianos declara: 
En nombre del Dios Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, declaramos que Francisco Bergoglio es maldito, excluido de la Iglesia Católica, porque él predica un evangelio distinto del que fue predicado por los Apóstoles y la Iglesia de Cristo, lo que también está confirmado por la Constitución dogmática Cum ExApostolatus Officio del Papa Pablo IV. 
Ésta indica claramente que todas las acciones de un pseudo-papa de este tipo no tienen fuerza. Su nombramiento de 17 Cardenales no es válido! Su exhortación herética Amoris Laetitia (AL) carece de fuerza y, por lo tanto, no es vinculante y causa daño a las almas. 

Firmado:

+ Elías (Elijah en inglés)
Patriarca del Patriarcado Católico Bizantino

+ Metodio OSB y + Timothy OSB 
Secretarios de los Obispos

 + Samuel 
portavoz de la BCP

Noviembre 2016

Copies to:
Bishop’ s o ffices
Political leaders of Europe and America
Mass media
Copias a:
Las oficinas de los Obispos
Los líderes políticos de Europa e America
Medios de comunicación


Página web del Patriarcado:

********************************************************************************************************

Para ver la carta original en inglés:


Transcripción en inglés del original:


Francis Bergoglio is an invalid Pope, his heretical exhortation AL is without force as well as the naming of 17 Cardinals

Francis Bergoglio SJ is a pan-heretic, an invalid Pope and a mere honorary Grand Master of the Lodge ofthe Vatican, the butcher of the Catholic Church and moral values.

The Word of God through the Apostle Paul is topical for today: “I marvel that you are turning away sosoon from Him who called you in the grace of Christ, to a different gospel, which is not another; but thereare some who trouble you and want to pervert the gospel of Christ. But even if we, or an angel fromheaven, preach any other gospel to you than what we have preached to you, let him be accursed –anathema sit! As we have said before, so now I say again, if anyone preaches any other gospel to youthan what you have received, let him be accursed – anathema sit!” (Gal 1:6-9)

The Byzantine Catholic (Universal) Patriarchate, which is the prophetic voice of the one crying in the wilderness, hereby again before all Catholics and Christians publishes: In the name of the Triune God,Father, Son and Holy Spirit, we declare  that Francis  Bergoglio is accursed, excluded  from theCatholic Church because he preaches a gospel other than the one that was preached by the Apostlesand the Church of Christ!

In accordance   with  the Word of   God   this  is  also   confirmed by  the   Dogmatic Constitution  Cum   ExApostolatus Officio of Pope Paul IV. It clearly states that all actions of such a pseudo Pope are without force. His naming of 17 Cardinals is without force! His heretical Exhortation Amoris Laetitia (AL) is without force too, and therefore is not binding and causes harm to the souls.

+ Elijah: Patriarch of the Byzantine Catholic Patriarchate
+ Methodius  & + Timothy: OSB Mr Secretary Bishops
+ Samuel Spokesman of the BCP

http://vkpatriarhat.org.ua/en/?page_id=956428 

November 2016

Copies to:
Bishop’s offices
Political leaders of Europe and America
Mass media

Después de los 4 card. hablan los laicos

Sandro Magister Los cuatro cardenales jamás han estado solos con sus " dubia ". La prueba de esto es lo que sucedió en Rom...